Gran plantón de la USO por la defensa de los derechos de los trabajadores de Puerto Gaitán

{video}http://www.youtube.com/v/4a_ds4q7Swg{/video}En la Embajada de España se encontraron los representantes de las principales agremiaciones del sector de hidrocarburos, estudiantes y ciudadanía en general, para exigirle al Embajador de España en Colombia  que dialogue  con los representantes de la multinacional violatoria de los derechos de los trabajadores colombianos.

Desde las diez de la mañana el silencio cómplice de la Embajada fue interrumpido por las arengas, denuncias y declaraciones de los representantes de la Unión Sindical Obrera, explicándole a los transeúntes las extensas y agotadoras jornadas de trabajo, la poca remuneración, la violación de los derechos laborales y las condiciones  de insalubridad que se viven en  el municipio de Puerto Gaitán, específicamente en las instalaciones de la empresa Montajes JM y la multinacional CEPCOLSA filial de CEPSA.

Al señor embajador de España, Nicolás Martin Cinto, se le exige que al ser el representante de  la república española en Colombia, tome cartas en el asunto y posibilite que se de lugar tanto a la  investigación sobre las denuncias de los sindicalistas, así como la constitución de una mesa de dialogo en la cual hagan presencia los delegados de las partes en conflicto, para dar una pronta y favorable solución del mismo.

Y es que los 1084 trabajadores que se declararon en asamblea permanente  desde el 20 de junio por la defensa de sus derechos, fueron despedidos irregularmente por la empresa, cercenando el derecho sindical y constitucional  de agremiación, protesta y negociación,  imponiendo un régimen del terror para los futuros trabajadores que quieran luchar por sus derechos.

Por todo esto   la USO, la CUT, SINTRAIME, FUNTRAENERGETICA, los estudiantes y la ciudadanía en general, se continuara manifestando, tanto para exigir a la multinacional la restitución de los trabajadores despedidos,   el respeto por los derechos de agremiación y negociación, y exigirle  al gobierno nacional  que cese las políticas de extracción minera que deja la riqueza en las manos de las multinacionales y los perjuicios ambientales y laborales para los colombianos.