Homenaje a nuestro padre Viejo H

{image}http://www.eldia.co/images/stories/230311/02.jpg{/image}Para continuar memorando los mártires del pueblo y en honor al compañero José Humberto Hernández, connotado líder sindical de la Unión Sindical Obrera, defensor de los Derechos humanos de los obreros y campesinos, quién fue víctima de los intolerantes de la vida y de la causa popular, transcribimos dos escritos de sus hijos, con motivo del vigésimo aniversario de su asesinato.

Hoy se cumple 20 años de haber sido cegada la vida de nuestro querido padre, amigo y compañero, José Humberto Hernández Gavanzo.

Lo recordamos con ternura y orgullo; su profunda sensibilidad social lo llevó desde muy temprana edad a asumir el compromiso de luchar por la conquista de la felicidad de nuestro pueblo.

Su ejemplo humilde, sencillo, valiente y alegre, lo convirtieron en un abnegado revolucionario en todos los momentos de la vida. Desde su cotidianidad familiar, con amigos, en su trabajo, como en su militancia sindical con la gloriosa Unión Sindical Obrera U.S.O. entregando siempre su lealtad y fidelidad a la causa de la clase obrera.

Luego su vocación libertaria lo llevo a comprometerse con las batallas difíciles del movimiento campesino al interior de la Asociación Nacional de Usuarios campesinos, Línea Sincelejo, ANUC.

En ese transcurrir comunero, de gallardía, responsabilidad y disciplina, lo llevó a empuñar la defensa de los derechos humanos en CREDHOS.

La intolerancia de la antidemocracia del gobierno colombiano, quien históricamente viene segando la vida de miles de dirigentes, activistas, defensores de derechos humanos, mujeres, trabajadores, campesinos y estudiantes, terminó con la vida de nuestro padre.

Su sangre derramada, como la de tantas compañeras y compañeros, está sembrada en nuestros territorios; ella es semilla cultivada para ser cuidada por los que hemos continuado en el compromiso de ver a nuestra Patria liberada.

Su nombre, las palpitaciones de su corazón, y su risa de poeta nos estremece y nos inspira hacia la victoria. Su espíritu nos acompaña siempre. No nos abandona.

Con él, ha crecido el amor a nuestro pueblo: ese gigante, protagonista de la historia.

Hoy, como siempre te rendimos homenaje, amado padre. Estas en nosotros en todos los instantes de la vida. Seguimos construyendo caminos, sueños posibles e imposibles, pero todos, realizables; tenemos a nuestro favor el aura emancipadora.

! Gloria a tu vida, a tu ejemplo y a tu compromiso, amado padre!
Hoy todos somos usted, mañana nacerán miles y serán nosotros.

TUS HIJOS: Héctor, Hernando, Junior, Fabio, Hidley, Ivonne, Leidy y Héctor Hernando.

Descargar documento en formato PDF.