Intervención de la Unión Sindical Obrera – USO en el marco de los 60 años de Ecopetrol

{image}http://www.eldia.co/images/stories/logos/uso.jpg{/image}Hoy nos sentimos orgullosos en el aniversario de esta gran empresa que se gestó con la lucha de los obreros petroleros y la población de Barrancabermeja en  la huelga de 1948 que entre sus motivaciones contemplaba puntos de carácter laboral y la nacionalización de la reversión de mares, petición que se posicionó en la conciencia nacional.  Con amplios sectores a favor de esta propuesta  el gobierno de la época se vio forzado a proferir la ley 165 del 27 de diciembre de 1948 que autorizaba crear una empresa colombiana de petróleos y es así como el 25 de agosto de 1951 nace LA EMPRESA COLOMBIANA DE PETROLEOS- ECOPETROL. Nombre que refleja los anhelos y las esperanzas que hace sesenta años muchos Colombianos pusieron en un proyecto en el que los gobernantes de la época no creían, la misma empresa que hoy se yergue fuerte, altiva y desafiante, ante el reto de continuar aportándole a los Colombianos el fruto de la explotación petrolera para sembrar un futuro de Esperanza y oportunidades.

Sin embargo, no todo es alegría pues hoy cuando conmemoramos los 60 años de existencia de ECOPETROL, justo cuando la empresa está en el mejor momento de su historia y se proyecta como una de las empresas más grandes y eficientes de Latinoamérica, se cierne con fuerza la sombra de la privatización. No entendemos la lógica mal sana de regalar nuestro patrimonio; No entendemos porque pueden existir Colombianos a los que no les interese su país y con tal de ganarse unas cuantas monedas son capaces de sacrificar el futuro de sus compatriotas.

Nos alegra que hoy ECOPETROL se proyecte como una empresa grande y sólida, que participe en toda la cadena productiva de los hidrocarburos. De hecho el fortalecimiento y engrandecimiento de ECOPETROL ha sido una de las banderas de nuestra organización sindical. La USO ha confrontado la nefasta política de concesión y entrega del recurso petrolero nacional a las multinacionales. Luchando para que Reversiones como la del contrato de Mares, que dio lugar a la creación de ECOPETROL; los campos de Casabe y Cantagallo que estuvieron en manos de la Shell; Dina 540 en el Huila; Campo Zulia y Río de oro en Norte de Santander; Castilla y Chichimene en el Meta que son unos de los principales productores de petróleo en el país, y otras tantas que se me escapan mencionar, llegaran a formar parte de ECOPETROL. Aunque sabemos que nunca el Gobierno va a reconocer que gracias a la lucha de la USO, ECOPETROL se ha fortalecido, continuamos creyendo y apostándole a que es posible contar con una empresa petrolera Estatal fuerte que le permita a los Colombianos obtener un mayor beneficio de la explotación de sus recursos hidrocarburiferos. Sea esta la oportunidad para hacer un reconocimiento a esos líderes sindicales  y trabajadores que motivados por su espíritu nacionalista, lograron a través de la lucha junto al  pueblo, arrebatar de las manos de las multinacionales estos campos que al pasar a ECOPETROL fueron claves para su consolidación  y fortalecimiento.

En 1996, en pleno apogeo de la política de privatización de las empresas del Estado, el gobierno y la administración de ECOPETROL contrataron un estudio económico y de desarrollo estratégico a la empresa Booz Allen Hamilton, que concluyó con la recomendación de dividir a Ecopetrol en cuatro empresas, la reestructuración del esquema laboral y la salida de ECOPETROL de varios negocios de la cadena productiva. Si eso se hubiera concretado, tal vez hoy no tendríamos a ECOPETROL, por supuesto, esto era parte de la receta de privatización que se aplicaba a todos los países de América Latina. La USO desarrolló en conjunto con varios catedráticos y expertos de este país, una investigación sobre las condiciones de ECOPETROL y la Industria petrolera en el Mundo, que arrojó como resultado una propuesta en la que se planteaba un esquema totalmente diferente al propuesto por Booz Allen Hamilton, que apuntaba al fortalecimiento de ECOPETROL mediante su integración a toda la cadena productiva de los hidrocarburos y  a la búsqueda de la autonomía financiera, administrativa y presupuestal de la empresa frente al Gobierno Nacional, como requisito indispensable para su crecimiento y proyección. Dicha propuesta fue condensada en el documento llamado “ECOPETROL SIGLO XXI”, el cual fue  entregado al Gobierno y a la administración de la empresa, pero nunca se tuvo respuesta buena ni mala, simplemente en su arrogancia el gobierno desestimó las propuestas de los obreros petroleros.

Desde 1996 veíamos como la pérdida de la Autonomía Financiera, Administrativa y Presupuestal de ECOPETROL era un factor que la llevaría al fracaso, por eso insistíamos tanto, en la necesidad de dotar a ECOPETROL de dicha autonomía, sacándola de las cuentas generales de la nación y estableciendo un acuerdo en el que ECOPETROL  garantizara el autoabastecimiento petrolero y la transferencia de buena parte de las utilidades al gobierno nacional. Lo anterior, sobre la base de mantener el carácter 100% estatal de la empresa.

El gobierno tomó la decisión de convertir a ECOPETROL en una empresa de carácter mixto, en la cual tuviera cabida el capital privado, como condición para entregarle la autonomía financiera y presupuestal. La emisión del decreto 1760 de 2003, que cambió el carácter de empresa comercial e industrial del Estado a una sociedad pública por acciones, y la promulgación de la ley 1118 de 2006 que permitió vincular capital privado hasta en un 20% del total de acciones de la empresa, son las bases que pretenden consolidar la futura privatización y entrega de ECOPETROL al capital privado multinacional. Aunque el gobierno y la administración de ECOPETROL insistan en negarlo, todas la acciones que han tomado desde el 2003 así lo demuestran.

A través de una muy buena campaña mediática se le vendió la idea a los Colombianos  que comprar acciones de ECOPETROL no era privatizar sino “democratizar” la estatal petrolera, cosa que no puede ser más  contradictoria y mentirosa pues al ser Estatal pertenecía a los 44 millones de Colombianos y con la venta de acciones lo que hicieron fue iniciar su privatización. Es importante develar que la intención del gobierno jamás ha sido la democratización o la participación de los colombianos de clase media y baja en la propiedad accionaria de ECOPETROL, sino que este es la cortina que se coloca para tapar las verdaderas intenciones, que son que el capital privado transnacional finalmente se quede con el control y la propiedad de la empresa.

¿Porque decimos esto?:

1.    Las acciones de ECOPETROL se cotizan en las bolsas de valores de Nueva York, Toronto, Lima y Bogotá. No hay duda que la intención es que el capital privado extranjero compre acciones de ECOPETROL, como efectivamente ya se observa.

 

2.    En el 2008, 482.941 Colombianos compraron acciones de ECOPETROL, lo cual fue mostrado por el gobierno como una verdadera democratización. Sin embargo hoy tan solo hay 368.000 accionistas, es decir un 23,8% menos de accionistas ¿Qué pasó con los 114.941 Colombianos que dejaron de ser socios de ECOPETROL? A manos de quien fueron a parar esas acciones?  La respuesta la encontramos en el Informe de Gestión Empresarial y Finanzas de Ecopetrol en el 2010, donde se ve como Fondos y compañías extranjeras poseen hoy el 0,25% de participación, mientras las Personas Jurídicas, es decir, las  empresas privadas aumentaron su participación del 0,74% al 1,04%, en la práctica se está dando una concentración accionaria en manos de capital privado internacional, lo cual seguramente se irá incrementando en el corto plazo.

Por todo lo anterior, La USO rechaza la venta de acciones de ECOPETROL y el anuncio del Gobierno Santos de vender un 10%  adicional, para afrontar la construcción de infraestructura vial, que como ha ocurrido siempre se le entrega en concesión a los privados, para que llenen sus bolsillos de dinero, con el cobro de los peajes.

Consideramos que no es necesario vender una sola acción de ECOPETROL para financiar sus inversiones, pues existen otros mecanismos, como la colocación de bonos de deuda, que ECOPETROL acaba de probar con gran éxito recaudando un billón de pesos,  o la adquisición de préstamos con la banca internacional, que le permitirían recaudar el dinero que requiere, sin comprometer su propiedad.

No entendemos el afán del gobierno nacional de vender parte de su participación en ECOPETROL, máxime cuando lo que se prevé con el crecimiento y el incremento de la producción de la empresa, es precisamente que las transferencias y en especial las utilidades sigan creciendo en el mediano y largo plazo.

ECOPETROL APORTA GRANDES RECURSOS PARA LA INVERSIÓN SOCIAL DEL PAÍS.

ECOPETROL le entregó a la nación en el 2010, por concepto de impuestos y transferencias, cerca de $11,93 billones de pesos, lo que equivale a seis veces lo que el Gobierno recaudó con la última reforma tributaria.

Los Colombianos debemos tener claro que si el gobierno vende su participación en ECOPETROL, se estaría privando al pueblo Colombiano de la posibilidad de beneficiarse de  las utilidades que transfiere ECOPETROL  a la nación.

UNA POLÍTICA MINERO ENERGÉTICA EQUIVOCADA Y ANTINACIONAL

La reducción de las regalías; las exenciones de impuestos; el retorno al contrato de concesión como modalidad de explotación de nuestros hidrocarburos; la privatización progresiva de ECOPETROL; la reducción de la participación del Estado en la renta petrolera; la No fiscalización de la producción petrolera y minera; la creación de la ANH; la entrega de la soberanía nacional de gran parte de nuestro territorio a las empresas petroleras y mineras  y la ausencia de una política clara sobre la responsabilidad social y ambiental de dichas empresas; son parte de la antinacional política minero energética, impuesta por el anterior gobierno y que el actual continúa desarrollando.

Cada vez son más frecuentes las protestas de comunidades y trabajadores, en contra de las empresas petroleras y mineras, que llegan a las regiones y sin ningún tipo de miramientos, atropellan a las comunidades, dañan el medio ambiente, desplazan de sus territorios comunidades indígenas y campesinas; desconocen la legislación laboral y generan toda suerte de problemas sociales y económicos. Todo esto bajo la mirada complaciente del Gobierno Nacional, que contrario a exigirles que cumplan con su responsabilidad Social, las esculpan y las protegen con el uso de las Fuerzas Armadas.

Muchos colombianos pensamos que es necesario parar un momento la locomotora minero energética y revaluar ese modelo de explotación, que a todas luces está conduciendo a nuestro país a un descarrilamiento inminente. Debemos preguntarnos si lo que le queda a los Colombianos de la explotación de sus recursos minero energéticos, vale la pena frente a los graves problemas sociales, ambientales, culturales y económicos, que están generando. En este modelo de desarrollo, el hallar petróleo, oro, carbón, piedras preciosas o cualquier otro mineral explotable, dejó de ser sinónimo de alegría, riqueza y desarrollo y se ha convertido en una maldición a la cual muchas comunidades del país esperan no tener que afrontar.

Queremos aprovechar este escenario, para llamar la atención del gobierno nacional, sobre la necesidad de re discutir la política minero energética Colombiana. Generando espacios de discusión en los que puedan participar todos los sectores de la sociedad y donde nos tracemos el objetivo de construir un modelo de explotación racional, que proteja el medio ambiente, que respete las comunidades indígenas y campesinas; en el cual el Estado ejerza soberanía  y donde por su puesto, haya una mayor participación del Gobierno y las regiones en la Renta Petrolera y Minera, de tal forma que la explotación de nuestros recursos minero energéticos, sean fuente de desarrollo y sinónimo de oportunidades para las regiones y el país.

Finalmente, ratificamos nuestro compromiso con el pueblo Colombiano de trabajar porque  ECOPETROL siga siendo patrimonio de los colombianos y motor del desarrollo nacional.

Muchas gracias.

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL DE LA USO

Bogotá, 22 de agosto de 2011.

Descargar documento en formato PDF.