Luchemos por el derecho al trabajo en condiciones dignas y decentes

{image}http://www.eldia.co/images/stories/logos/uso.jpg{/image}“La riqueza de toda nación y de toda sociedad reside en sus recursos naturales y en la fuerza de trabajo transformadora física e intelectual de sus hombres y mujeres”.

Con base en la decisión del 2º Congreso Mundial de la Central Sindical Internacional (CSI), celebrado en Vancouver, Canadá, la CSI convoco una 3ª Jornada Mundial por el Trabajo Decente (JMTD). Esta jornada tuvo lugar, como de costumbre, el 7 de octubre. En años anteriores, la JMTD ha involucrado a millones de sindicalizados en acciones a favor del trabajo decente, y en las actuales condiciones de crisis económica mundial es más importante que nunca que los trabajadores del mundo entero nos hayamos manifestado desde las fábricas o desde los municipios y departamentos reclamando el derecho a un trabajo decente y una vida digna.

Pese a que se haya empezado a hablar por el sistema capitalista neoliberal de recuperación, hay pocos indicios de que se ponga fin a la crisis social y del empleo. Cada puesto de trabajo perdido representa un drama humano, y hasta el momento son millones de empleos formales los que se han perdido en Colombia, aumenta dramáticamente la informalidad y el desempleo real no es inferior a un 12%  y esto sin contar que ya nuestro País registra un 60% de su población en condiciones de pobreza  y un 20% en condiciones de miseria; es decir, sumidas en la más extrema pobreza.

El mundo se encuentra en un punto de inflexión: puede romper con las políticas de un modelo de desarrollo capitalista y desalmado que le ha fallado a la humanidad desde el pasado y que ocasionaron la crisis actual y avanzar hacia un futuro más justo, sostenible y próspero, o puede volver a caer en las injusticias, los desequilibrios y la miseria, con la perspectiva de todavía más pobreza y desempleo masivo como una característica permanente de nuestras sociedades.

Hoy más que nunca se hace necesario globalizar la lucha y la resistencia; el movimiento obrero mundial tiene que recuperar las banderas unitarias y organizativas que permitieron luchar por ejemplo en un primero de mayo de 1986, reclamando las jornadas laborales de los tres ochos, con lo cual no solo hicieron temblar a Chicago sino al Capitalismo voraz y sus empresas que lo representan.

DEFENDAMOS NUESTRA MANO DE OBRA LOCAL:

El contexto internacional nos pone de presente las circunstancias de las relaciones capital – trabajo y si bien nuestro país posee una constitución política que en su artículo 25 consagra como derecho fundamental, el derecho al trabajo; la realidad es totalmente opuesta; de igual manera en Barrancabermeja y la Región del Magdalena Medio, fueron muchas las esperanzas y expectativas con la promulgación del ACUERDO MUNICIPAL 005 de 2008 el cual fue aprobado por el Consejo Municipal y ratificado por el señor Alcalde Municipal; pero que distinta ha sido la suerte de esta norma municipal con relación a las que se han proferido por las mismas instancias  para regular el uso del espacio público o los de la circulación de las motocicletas con parrilleros para controlar el transporte informal; pues a estos dos últimos les ha caído todo el peso de la ley y toda la capacidad coercitiva del estado, FUERTES CON LOS DEBILES; mientras tanto a los empresarios y grandes contratantes de mano de obra se les deja a referéndum y voluntariedad el acatamiento de la vinculación del 80% de la mano de obra local en el desarrollo de sus procesos productivos, comerciales o de servicios, DEBILES CON LOS FUERTES.

Por si lo anterior fuera poco, debemos diferenciar el derecho al trabajo que como se ha señalado ya es crítico y con tendencia a empeorar, de la calidad del empleo y del ingreso; ya que en nuestra municipalidad pululan las intermediadoras laborales, tales como las Cooperativas de Trabajo Asociado C.T.A, caso ADECO, entre otras; las empresas de empleos temporales, tipo suministros, las de maquila que contratan a destajo o por cantidad de obra; y la de out sourcing, tipo Multinacional Sodexo que utilizan la infraestructura de la empresa principal mientras se lucran de la administración del personal y de la precarización de sus salarios y garantías sociales.

Estas son razones suficientes para  que la clase trabajadora insistamos en luchar unidos y organizados por el derecho al trabajo y en condiciones dignas y decentes, ya que en Ecopetrol se predica la RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL derivado del PACTO GLOBAL DE DERECHOS HUMANOS; mientras se implantan sobrecargas laborales, se reduce la nomina, se precariza las condiciones de los tercerizados al punto que hoy solo el 16% de los contratos son de régimen convencional, a los cuales Pseudoabogados de la administración legislan como ocurre para el personal no escalafonado del contrato de agua y aire desarrollado por schader inelectra o le interpretan amañadamente que parte de la Convención Colectiva de trabajo le aplican y cual no como ocurre con jornada de trabajo, viáticos y tiqueteras de alimentación, basados estrictamente en razones de costos económicos; mientras el resto, es decir,  el 84%  son de Régimen legal con  salarios básicos diarios de $25.000 ( U$ 13); se constriñe la actividad sindical y se persigue a los dirigentes por métodos legales, tal y como ocurre con el centenar de procesos disciplinarios en contra de nuestra dirección local o por métodos ilegales tal y como lo hicieran con el compañero Gilberto Torres, secuestrado en el Casanare, que es la reedición de lo ocurrido con Aury Sara Marrugo en Cartagena   y Rafael Jaimes Torra, en Barrancabermeja.

Otras formas de violencia y de exclusión se detectan en los sitios de alimentación, en los lugares de trabajo, en la dotación laboral y hasta en su ilegal obligatoriedad de portar la ropa de trabajo al momento de ingresar a laborar y llevarla consigo contaminada a sus humildes moradas y establecimientos públicos tales como restaurantes, bancos, colegios y clínicas.

Y por si aun no lo creen,  Datos y Hechos: A los trabajadores de OSPALCO LTDA, no les tienen contrato laboral, les adeudan más de tres quincenas sin que la empresa haya probado aún lo contrario; están al servicio de la firma contratista WOOD GROUP quien construye dos balas en la planta de GLP y la interventoría y la administración de ECOPETROL S.A. como siempre, no sabían nada; y para rematar OSPALCO procede la intimidación, el miedo y el chantaje para con los trabajadores.

La administración de Ecopetrol ya había acabado con el Convenio Sena – Ecopetrol, universidad de los pobres y luego en cabeza de Andrés Pavía  elimino un centenar de puestos de trabajo en HSE Vigías e Inspectores acabando también con el esfuerzo individual; también los Ingenieros, Técnicos y Supervisores directivos continúan ocupando los cargos convencionales, los temporales siguen envejeciendo y esperando una oportunidad de vinculación indefinida y  los que se van pensionando no son llenadas sus vacantes; mientras buena parte de ellos regresan de nuevo con las empresas contratistas vestidos de verde; ¡QUE BONITA CONTRIBUCION AL EMPLEO DE LOS BARRANQUEÑOS! 

Por último las condiciones dignas y decentes serán las que marcaran las pautas para unas relaciones cordiales y del esmero de las partes dependerá la confianza, la cual jamás se decreta, necesariamente se construye.

Descargar documento en formato PDF