Puerto Gaitán vuelve a la lucha obrera y popular

  • Categoría de la entrada:Meta
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

{image}http://eldia.co/images/stories/101111/01.jpg{/image}Después de levantadas tres jornadas anteriores de protestas en Campo Rubiales y de no producirse acuerdos con la USO; la comunidad y los trabajadores vuelven a la lucha en Puerto Gaitán.

En el marco de la jornada nacional del paro de veinticuatro horas decretado por la Unión Sindical Obrera USO; la comunidad y los trabajadores de Puerto Gaitán en el Departamento del Meta; dieron inicio con una asamblea informativa y una marcha por el Municipio a sus actividades de protesta contra el irrespeto del que han sido objeto por parte del Gobierno Nacional en cabeza del ministerio de Minas y Energía; de la Administración de Pacífic Rubiales Energy en cabeza de Ronald Panti y Miguel de la Campa; así como de la Administración de Ecopetrol en cabeza de Javier Genaro Gutiérrez Pembherty y Héctor Manosalva.

Quienes no solo han desconocido las nobles peticiones; sino que han orquestado todo un plan de violencia económica y política contra las comunidades y los trabajadores que reclaman organizadamente sus derechos.   
Con una tesis manía y trasnochada el Gobierno Nacional repite una y cien veces sobre infiltración de las protestas, actos de terrorismo, encapuchados, etcétera, para no reconocer la génesis y las causas estructurales del problema y aparecer complaciente ante las presiones indebidas que le imponen las multinacionales petroleras y  su esbirro colombiano ALEJANDRO MARTINEZ  en representación de la Asociación Colombiana de Petróleos A.C.P.

La estigmatización y los señalamientos irresponsables, buscan desviar la atención del verdadero debate que en materia de democracia, política petrolera, distribución de la riqueza y libertades sindicales; viene planteando la Unión Sindical Obrera USO.

Se ha vuelto un común denominador en Colombia que las gentes tengan que protestar para hacer valer sus derechos; pero a su vez cada movilización o protesta por mas pacifica que ella fuere, es reprimida con la fuerza pública de la Policía, el ejército y los escuadrones del smad; bajo el falaz argumento del Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, quien señala «Nuestra Constitución permite la protesta social; lo que no aceptamos es que se presenten acciones de hecho, violencia o infiltración de criminales en este tipo de actividades».

Bajo estas premisas, con la arrogancia del Gobierno Colombiano, el despliegue del aparato represivo del Estado; con la aplicación del Código de Seguridad Ciudadana, las presiones e interés de la multinacionales y un  pobre periodismo investigativo, veraz e imparcial en los medios masivos de información; será difícil que la sociedad en su conjunto entienda y discierna con los elementos de juicio suficientes, tal y como lo amerita el análisis de los problemas sociales y laborales en el sector minero energético, especialmente en épocas de crisis económica mundial.

Después de que el pasado 19 de Julio los trabajadores y la comunidad cifraran sus esperanzas en el dialogo social prometido por el Vicepresidente de la Republica  y luego el 19 de Septiembre depositaran su confianza en una mesa de negociaciones que concluyo el 21 de octubre; ambos escenarios fallidos y sin resultados palpables a las justas aspiraciones consignadas en un pliego de peticiones; el pueblo no ve otra opción que salir a la calle y desarrollar la lucha obrera y popular; de la mano de los estudiantes y los hermanos indígenas.  

El Gobierno de Juan Manuel Santos le está respondiendo a los Gaitanense y hasta  altas horas de la noche hizo sentir la presencia del Estado con sus bombas aturdidoras, sus gases lacrimógenos y la detención de dos estudiantes reporteros gráficos, claro ejemplo de la doble moral que encarna el Gobierno Colombiano, mano dura para sus conciudadanos aunque el poder resida en el pueblo según el artículo tercero de la constitución y corazón grande para las multinacionales; mensajes hacia la comunidad internacional cobre respeto por los derechos humanos, aun cuando ni siquiera en la realidad se pueden reclamar y mucho menos disfrutar; así mismo rechazo discursivo a la violencia y al terror; aun cuando es el gobierno y sus agentes los propiciadores y auspiciadores de la VIOLENCIA ECONOMICA y EL TERRORISMO DE ESTADO.

Saludamos y felicitamos la lucha desarrollada con disciplina y valor por todas nuestras subdirectivas a lo largo y ancho del país; resaltamos el esfuerzo, coraje y gallardía de nuestros dirigentes y afiliados en las refinerías de Barrancabermeja y Cartagena; llamamos a mantener el estado de alerta máxima y acatar las orientaciones que estaremos trazando.

Y una vez más Invocamos toda la solidaridad nacional e internacional con este movimiento obrero, campesino, popular, indígena y estudiantil; que clama por  democracia real y participada; una justa distribución de la riqueza; condiciones  dignas y decentes para los trabajadores, así como un bienestar sostenible para las comunidades donde hoy se explota el recurso natural no renovable petróleo.

“LA LUCHA CONTINUA”

Descargar documento en formato PDF.