Quien siembra viento cosecha tempestad

  • Categoría de la entrada:Tauramena
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
{image}http://www.eldia.com.co/images/stories/080310/tauramena.jpg{/image}Las mesas de trabajo comunitarias siguen adelante, involucrando cada día más ciudadanos taurameneros, cansados de tantos años de arbitrariedad, explotación, saqueo y devastación del medio ambiente.

Paso a paso se construye la propuesta de dignidad por Casanare enmarcadas en la exigencia de mejores condiciones laborales, de reparación y protección del medio ambiente, de inversión social y desarrollo económico en el municipio y de defensa de los derechos humanos. Desde la multitudinaria asamblea popular realizada el día domingo 7 de marzo, siguen los grupos de trabajo, donde hombres y mujeres soñadoras y determinados a cambiar este estado de cosas recogen y consolidan la inconformidad ciudadana alrededor de exigencias concretas y legitimas.

Sin embargo, por parte de las empresas solo miramos retaliaciones y ofensas. Después que BP y OCENSA incumplieron la palabra dada, que los comprometía a escuchar y dar respuestas a las exigencias populares, las empresas contratistas como ISMOCOL en retaliación contra los  taurameneros contratan personal procedente de otros municipios o departamentos y rechazan los trabajadores locales, solicitando requisitos injustificados, innecesarios y novedosos, realizan despidos injustos y arbitrarios como forma de venganza o como estrategia para desactivar la protesta popular.

Por otro lado están encerrando a trabajadores y trabajadoras en las instalaciones del CPF en el intento de prevenir el paro de la producción como consecuencia de una eventual movilización ciudadana.

Sepan señores que lo que hacen solo produce descontento popular, y este se extiende entre los taurameneros y acerca cada día mas la posibilidad que la protesta vuelva a incendiar el llano.

El movimiento sigue en total disposición de buscar la solución a la problemática por medio de la negociación, de la conversación sana y constructiva entre los trabajadores y las empresas.

Sin embargo el movimiento no se bajará de sus exigencias, no se acabará hasta que no se den repuestas satisfactorias a sus anhelos de justicia.