Reficar ha convertido la refinería de Cartagena en un apartheid llevando a la USO a demandar penalmente a Ecopetrol

{image}http://eldia.co/images/stories/040311/003.jpg{/image}“Cada vez que la USO levanta la lucha en defensa del patrimonio de la nación, en este caso por recuperar la refinería de Cartagena, se viene una oleada de amenazas contra los dirigentes nacionales y de la subdirectiva”, denunció para eldia.co., Rodolfo Vecino, fiscal de la organización.

Precisamente por estos días se han recrudecido los panfletos contra Vecino del grupo paramilitar llamado Los paisas, que señalan que son amos y señores del “patio de Cartagena”.

“Las amenazas no las veo personalmente contra mí, sino que en fin de cuentas están dirigidas a toda la USO por su consecuencia en la defensa de los trabajadores y que Ecopetrol y su refinería de Cartagena sea cien por ciento de la Nación”.

Recordó  que “en 1998, cuando el sindicato encabezó la defensa de la refinería y propuso el Plan Maestro para su modernización, se nos persigió sin tregua, incluso se llegó al asesinato de nuestro querido dirigente y líder social, Aury Sarña Marrugo, tuvieron que marcharse al exilio varios  compañeros y fue despedida toda la subdirectiva”.

“Estamos hoy por que se reconozca por parte de las autoridades legales, la unidad de empresa, pues Ecopetrol continúa con sus maniobras de triangulación para impdir que se aplique la convención colectiva a todos los 1200  trabajadores de la refinería de Cartagena”, denunció.

Vecino anadió que “este situación se ve claramente en el caso de Reficar, la subsidiaria de Ecopetrol, que reestructura la refinería, luego que la multinacional Glencore dejó la operación”.

“Reficar se ha convertido en un apartheid, como aquellas zonas segregacionistas que había en Surafrica, un verdadero campo de concentración donde no se permite el trabajo sindical, la libre asociación, pisoteando la propia Constitución y los ordenamientos de la Oficina Internacional del Trabajo”, puntualizó.

Aclaró que “en esa tringulación aparecen varias empresas de dudoda procedencia, quizá vinculadas a grupos al margen de la ley y que seguramente hacen parte de todo este tinglado de amenazas”.

“Han llegado a tanto que los siete compañeros miembros del sindicato que trabajan en Reficar se vieron obligados a renunciar a la USO so pena de perder sus puestos de trabajo”, anotó.

El fiscal de la USO consideró  que “una vez se termine la modernización de la refinería, convirtiéndose en la más eficiente y limpia del país, con enormes ventajas comparativas como un muelle en el Atlántico, será feriada a los sectores privados como lo revelan algunos senadores como Piedad Zucardi, arrebtándole de nuevo una parte esencial del patrimonio nacional”.

“Por oponernos con vigor a este zarpazo se nos persigue hasta el punto que el presidente de Reficar, Orlando Cabrales, en una clara violación de la ley, anotó el pasado 7 de enero para el diario cartagenero La Verdad, que no reconocia a la USO”,  enfatizó.

Sobre las querrellas que interpuso la USO, Vecino expresó que “una vez hagan su curso en el ministerio de la Protección Social, por violaciones a la libre asociación y las libertades sindicales, por negarse la unidad de empresa, vamos y por primera vez en nuestra larga historia de lucha, entablar una demanda penal contra Ecopetrol por estos atropellos”.