Señor presidente Javier Gutiérrez ¿Cómo construimos confianza?

{image}http://www.eldia.co/images/stories/logos/uso.jpg{/image}Cuando en todos los escenarios y medios de comunicación se hace alarde al acuerdo de marras entre la USO y ECOPETROL para construir confianzas, en simultáneo la administración de la empresa insiste en desconocer los acuerdos, desdibuja el valor de la palabra y procede a la aplicación de las vías de hecho.

En el proyecto de servicios industriales, que adelanta el consorcio INELECTRA SCHRADER, encontramos un sinnúmero de irregularidades de las cuales como siempre, la administración de ECOPETROL S.A. desconocía. No les basta con haber aplicado a rajatabla, el régimen convencional solo al personal escalafonado, sino que ahora permiten que se violen los más íntimos derechos de los trabajadores.

Se tiene desde enero de 2010 una autorización del Ministerio de la Protección Social para laborar 10 horas diarias, que viene siendo utilizada para persuadir a los trabajadores a laborar hasta jornadas de 15 y 16 horas. Prueba de ello fue que masivamente el pasado domingo, los trabajadores tuvieron que descansar colectivamente, porque llevaban más de 22 días sin el derecho fundamental al descanso obligatorio, atentando contra nuestra Convención Colectiva en sus Artículos 139 y 141 y de la directriz presidencial de no privilegiar la producción a costa del bienestar de la gente.

Para rematar, el consorcio, al parecer, recogió en una hoja en blanco las firmas de los trabajadores con el pretexto de pagar unas horas extras adeudadas, que luego convirtió en un acuerdo con los mismos para violar la legislación laboral, donde supuestamente había “voluntad” expresa de los trabajadores, de laborar por encima de lo permitido por la ley y autorizado por el Ministerio de la protección social. ¿Dónde y en que andanzas estaría la interventoría Apluss + Colombia, que no se percato del desafuero?

El administrador del contrato en vez de salir a corregir inmediatamente estas fallas ilegales, salió a alegar su propia torpeza, al señalar que todo obedecía a imprevistos de la planeación en la ejecución del contrato y que la fundida de concreto era una actividad que no podía interrumpirse, situación que conocemos, pero que debe subsanarse con la vinculación de más personal y no con la esclavitud de unos pocos trabajadores.

No obstante todo lo anterior, alrededor del mediodía, concluimos que el consorcio y ECOPETROL S.A. cumplirían la ley respecto de la jornada laboral y el derecho fundamental al descanso compensatorio.

Al finalizar la jornada, habiéndose cumplido las 10 horas los trabajadores seguían en la labor de fundido de concreto. Conocimos que un supervisor que no participó de la reunión con el sindicato, bajo premisas desafiantes ordenó seguir con los trabajos sin importarle lo acordado. La administración de ECOPETROL S.A. conoció de eso y sin embargo lo acolitó y pretendió minar la firmeza de los dirigentes con más amenazas de recurrir a los plurimencionados procesos disciplinarios.

Con tanta denuncia disciplinaria, tendrá que enfrentarse la Jefa de la oficina entre qué es más ilícito disciplinariamente, sí que se violen los derechos de los trabajadores, o acudir a la única vía que tienen los mismos para hacer respetar sus derechos aunque la norma disciplinaria expresamente lo prohíba. Pues al parecer, la operadora disciplinaria se inclinó por la segunda, al sancionar disciplinariamente a los compañeros FABIO DIAZ y WILLIAM SILGADO de la USO-SUO por la reivindicación de los derechos de los trabajadores de una firma contratista.
Así las cosas señor Presidente ¿Cómo pretende que construyamos confianza?

Ya para nadie sensato es un secreto la alta carga contaminante que se deposita en la ropa de dotación de los trabajadores de la industria petrolera y su imperiosa necesidad de construir alternativas como ropa de restitución a préstamo y lavandería especializada por cuenta de Ecopetrol, tal y como opera con los compañeros temporales.

Por otra parte después de varias discusiones sobre la prohibición que existía para el ingreso de trabajadores por la puerta Norte que no trajeran la dotación puesta, logramos demostrar desde el punto de vista legal y de salud ocupacional, que era la administración de ECOPETROL S.A. quien tenía la obligación de suministrar a los trabajadores cambiaderos o vestieres para el ingreso y la salida de la empresa.

En efecto, el Gerente de la Refinería nos respondió por escrito que: “en ese sentido, conscientes de la importancia que representa este tema, reiteramos nuestra voluntad y compromiso en las tareas que se requieran para facilitar, en el marco de la legalidad, la definición del mismo… por tanto agradecemos de antemano su valioso apoyo sobre el particular, teniendo en cuenta que para Ecopetrol S.A. lo más importante es la gente”

En el mismo sentido, el Jefe de Seguridad de la Refinería, nos manifestó por escrito que no existe una prohibición de ingreso para los trabajadores que no porten toda la dotación y que lo único que establecen las normas internas es que “no se permitirá el ingreso de personas en pantaloneta, sandalias o camisilla por esta puerta de acceso”

Así las cosas, NO ES OBLIGATORIO el ingreso, ni la salida de la refinería con la dotación, ni las botas de seguridad, ni la camisa, ni el pantalón verde, basta con que el trabajador porte camisa, pantalón y zapato cerrado. Cualquier actuación en contrario por parte de la vigilancia, sería contrario a las órdenes de seguridad industrial.

Lo anterior, porque conforme al artículo 22 de la resolución 2400 de 1979, los patronos tienen la obligación de “… tener salones especiales destinados a facilitar el cambio de ropas delos trabajadores, separados por sexos, y se mantendrán en perfectas condiciones de limpieza y protegidos convenientemente contra insectos y roedores. Estassalas o cuartos deben estar constituidas por casilleros individuales (lookers metálicos), para guardar la ropa.”

Descargar documento en formato PDF