Acercamientos entre la USO y JM fue un fracaso

{image}http://eldia.co/images/stories/300611/01.jpg{/image}La negociación  entre la empresa de Montajes JM al servicio de la multinacional española CEPCOLSA y la Unión Sindical Obrera (USO) para arreglar el conflicto laboral existente dejo claro la posición intransigente de la compañía para respetar los derechos de los trabajadores.

Rodolfo Vecino, Presidente Nacional de la USO, manifestó que no existe voluntad política de la administración de JM para darle una solución al pliego de los trabajadores, donde un 90% de su contenido esta encaminado al respeto de los derechos laborales contemplados en la normatividad vigente, los cuales son desconocidos por las multinacionales petroleras ubicadas en los llanos orientales.

Respecto al componente económico del pliego, el equipo negociador de JM  no llevó ninguna propuesta económica mostrando una posición inamovible a los salarios de hambre dados a los trabajadores, situación que llevó a un rompimiento de la negociación donde la organización sindical dejó constancia de lo sucedido.

La USO denuncia ante la opinión pública nacional e internacional la infiltración de un agente de la policía en la  mesa de negociación,  el cual hacia parte de la representación de la Empresa JM, quien  manifestó que fue delegado por el Comandante de la Policía del Meta para recoger los incidentes de la negociación, aseveró Rodolfo Vecino.

Las explicaciones dadas por el gerente de JM a la infiltración de la mesa de negociación fue la de amenazas contra su vida y la de su familia y desconocía la prohibición de intromisión de la fuerza publica en los asuntos laborales, lo cual es contradictorio a la posición manifestada por el propio agente de la policía, ante dicha situación la USO responsabiliza al estado colombiano de la seguridad  e integridad física de todos los trabajadores petroleros de la región.

Por ultimo,  hacemos un llamado al gobierno colombiano a sancionar a todas las empresas que violen la normatividad vigente en materia laboral y las garantías sindicales como viene sucediendo en la industria petrolera.