Agresión estatal y empresarial contra la U.S.O

{image}http://www.eldia.co/images/stories/logos/uso.jpg{/image}En la historia del movimiento sindical colombiano, la USO, es una de las organizaciones con mayor reconocimiento histórico. Son 86 años de lucha y resistencia heroica, en los que, con nuestros hombres y mujeres, acompañados de la población, hemos dado fuertes batallas, destacándose la realización de 8 huelgas obreras por la defensa de uno de los patrimonios más importantes de la Nación. Durante toda nuestra historia hemos asumido una posición de defensa del recurso petrolero para la nación, y se nos reconoce gran incidencia en el proceso de nacionalización del petróleo, así como en la creación y el fortalecimiento de la empresa estatal ECOPETROL. Hemos legitimado con nuestro accionar la necesidad de construir una legislación petrolera de carácter estatal. Nuestro accionar legal y legítimo durante toda nuestra historia se ha basado en los principios pluralistas, democráticos y de solidaridad que rigen al sindicalismo mundial.

Producto de este trabajo, hemos sido víctimas de una persecución sistemática por parte del Estado colombiano, manifestándose en múltiples violaciones de nuestros Derechos Humanos: Asesinatos, secuestros, atentados, amenazas, desplazamientos forzados, exilios, detenciones arbitrarias, despidos, entre otros. A raíz de la aplicación de esta política anti sindical de Empresarios y del Estado colombiano, los trabajadores en general son uno de los sectores más afectados por la violencia, incluida la generada por el paramilitarismo y ahora por las llamadas “bandas criminales”.

Las violaciones al derecho a la vida y la integridad física de los trabajadores sindicalizados y su dirigencia aparecen con crudeza en las estadísticas de la ENS y la CUT que nos dan cuenta de los siguientes aspectos: “El movimiento sindical colombiano en los últimos 23 años ha sufrido 9.911 hechos de violencia, un hecho de violencia cada día. Además de los 2.734 asesinatos, 231 sindicalistas sufrieron atentados de muerte, 193 desaparición forzada, 4.200 amenazas de muerte”, esto indica que se ha obrado de manera sistemática para aniquilar al movimiento sindical colombiano, si a esto le sumamos las violaciones a los convenios de libertad sindical y derecho de sindicación, todo esto en un gran marco de impunidad, podemos afirmar que Colombia es el país más peligroso para realizar actividad sindical en el mundo.

Además la política antisindical en Colombia también se manifiesta en la tendencia a acabar los sindicatos restringiendo los derechos de asociación, negociación colectiva y huelga, una de cuyas herramientas fundamentales ha sido la tercerización de los trabajadores en la industria.

La política del exterminio laboral y físico en contra de los trabajadores afiliados, activistas y miembros de Junta Directiva de la Unión Sindical Obrera USO tiene origen en las denuncias que esta organización ha hecho sobre los intentos de privatización de ECOPETROL para entregarla al capital transnacional. Pero además, el gobierno le está pasando factura a las acciones realizadas por la USO, en la defensa de la clase trabajadora tercerizada, por parte de las transnacionales Pacific Rubiales, Occidental, Cepcolsa, Petrominerales, Ecopetrol, Drummond, Gecolsa, Glencore, Pacific Coal, Kilbury, Cristar, Propilco, Comai, Tiger Sepam, y otras transnacionales y sus contratistas que imponen su poder dominante frente a un gobierno sometido al capital transnacional.

Ahora, Ecopetrol notificó en noviembre pasado la destitución y la inhabilidad por 10 años, para ocupar cargos públicos al Presidente Nacional de nuestra organización sindical, compañero RODOLFO VECINO ACEVEDO. Esta decisión que hoy debe resolverse en segunda instancia, es parte de la campaña de exterminio que se ha orquestado contra la USO, por parte del Gobierno Nacional, las empresas multinacionales del Petróleo y Ecopetrol. Este acto único en toda la historia de nuestro sindicato es un precedente que no puede permitirse, porque además, están en curso varios procesos que incluyen al compañero ISNARDO LOZANO GOMEZ, Secretario General de la Junta Directiva Nacional de la USO, a quien se le adelanta el levantamiento de fuero sindical por una demanda interpuesta por la administración de Ecopetrol; al compañero JOAQUIN PADILLA, dirigente sindical de la USO Cartagena, quien está llamado a descargo para su respectivo despido; al compañero JAIME RODRIGUEZ; dirigente sindical de la Subdirectiva Única de Oleoductos, quien también tiene un proceso de levantamiento de fuero sindical. Lo peor aún es que en procesos disciplinarios se encuentra cerca de 1.000 trabajadores, expuestos y en riesgo de ser despedidos e inhabilitados de por vida en función del mismo número de procesos disciplinaros. Agresiones que también se extienden a los defensores de la vida y la salud.

La situación descrita contrasta abiertamente con los compromisos adquiridos por el gobierno nacional ante la comunidad internacional para cesar la política institucional represiva y antisindical y Garantizar el respeto al Libre Ejercicio Sindical, la Contratación Colectiva y al derecho de Asociación. Compromisos que Ecopetrol dice tener y cumplir también.

El Gobierno del Presidente Santos ha definido que la llamada “locomotora Minero Energética” representa el aspecto más importante del Plan de desarrollo del país en los próximos 4 años, para ello busca atraer a toda costa la inversión extranjera en el sector cediendo a cambio un enorme poder económico, político y militar a las empresas transnacionales, lo cual las ha llevado a pensar que tienen patente de corso para establecer una especie de “república independiente” al margen de la legislación colombiana, donde pueden desplazar comunidades indígenas, campesinas, contaminar ríos, caños y quebradas, talar árboles, explotar el territorio y sobreexplotar a los obreros que venden su fuerza de trabajo, y de paso arrasar con las comunidades que conviven al lado de la riqueza, pero sumidos en la miseria.

Por todo lo anterior, los trabajadores afiliados a la UNIÓN SINDICAL OBRERA USO estamos reclamando del Estado Colombiano, las multinacionales petroleras y de ECOPETROL, que Garanticen el respeto al Libre Ejercicio Sindical, la Contratación Colectiva y al derecho de Asociación. Solicitamos al Gobierno Nacional, ofrecer las garantías necesarias a la organización sindical para ejercer el libre derecho a la protesta, consagrado constitucionalmente, y que se desmilitaricen las relaciones laborales, en el caso de las multinacionales y Ecopetrol. Exigimos el respeto a los derechos humanos, la estabilidad laboral y al fuero sindical para la realización de la actividad sindical.
Responsabilizamos al Estado colombiano por las amenazas y violaciones a la integridad física de los dirigentes y activistas de la USO.

VIVA LA UNION SINDICAL OBRERA, ORGANIZACIÓN SINDICAL QUE HIZO POSIBLE LA CREACION DE ECOPETROL, PATRIMONIO COLOMBIANO QUE SEGUIMOS DEFENDIENDO…VIVA!

Descargar documento en formato PDF.