Artículo «Paradojas de nuestra industria petrolera» por OSCAR VANEGAS Junio 24 de 2012

{image}{/image}Por la importancia  reflexiva planteada por el Profesor Oscar Vanegas Angarita en su Columna de Opinión del Periódico Ecos Politicos.com; reproducimos de manera íntegra su escrito; el cual consideramos de vital importancia en el entendimiento de nuestra Política Petrolera, la cual adolece de criterios de autoabastecimiento, soberanía, sustentabilidad e industrialización nacional. Para los obreros del sector estratégico de la Minería y la Energía el mundo Capitalismo y su lógica de explotación y consumo de los recursos naturales, no es la Opción; hoy más que nunca el socialismo tiene vigencia; y los obreros debemos retomar nuestro papel Histórico, exigir por ello una Ecopetrol 100% Estatal, rechazar la privatización de las redes de transporte de hidrocarburos mediante la creación de CENIT S.A.S. y exigir la distribución de la riqueza que le pertenece a todo el pueblo colombiano.

Paradojas de nuestra industria petrolera

Ya es hora de que ACIPET y el CPIP se pongan serios, y que sus dirigentes en lugar de estar tomando whisky y jugando golf con los presidentes de las compañías petroleras en los clubes de Bogotá, exijan salarios de enganche decentes,..

Por: OSCAR VANEGAS Junio 24 de 2012

Después de más de 20 años de estar enclaustrado en las aulas universitarias, con cada viaje que hago a las regiones petroleras, como conferencista, observo nuevas paradojas de nuestra industria petrolera. Algunas de éstas son:

En mi época de estudiante en la UIS, en la década del ochenta, las empresas petroleras operadoras eran pocas; pero eran de renombre y excelente reputación. Todas, excepto Ecopetrol, eran multinacionales clasificadas entre las 100 más grandes del mundo. Producían muy poco, pues el país era importador de petróleo (el Fondo Nacional del Café cubría las pérdidas de Ecopetrol), por lo tanto estaban dedicadas casi que exclusivamente a la exploración; invertían en las comunidades, pues construían vías, puentes, puestos de salud, escuelas, becaban estudiantes, financiaban proyectos productivos y de investigación, patrocinaban eventos académicos, cubrían el transporte de las visitas técnicas de quienes nos formábamos como ingenieros de petróleos, daban pasantías y prácticas de vacaciones, pagaban excelentes salarios (los más altos del país), e invertían, sin tacañería, en el medio ambiente (las aguas residuales quedaban potables).

Todas esas inversiones las hacían a pesar de tener pocos ingresos, pues el precio de crudo oscilaba entre 10 y 15 dólares; entregaban el 20 por ciento de la producción por regalías, no hacían trampa con los impuestos ni tenían prebendas tributarias; no escondía producción y entregaban al País (a través de Ecopetrol) el 50% de la producción (después de descontar las regalías). Bajo esa dinámica descubrieron los gigantes yacimientos de Caño Limón, Cusiana y Cupiagua. Por todo lo anterior inspiraban respeto y admiración.

Hoy, de las cerca de 140 operadoras que aparecen con bloques ante la ANH o están inscritas ante el Ministerio de Minas, solo 5, incluida Ecopetrol S.A, pertenecen al selecto y prestigioso grupo Top 100 de las más grandes empresas petroleras del mundo. O sea que la gran mayoría de empresas que hoy operan el supuesto boom petrolero (extracción del remanente de las reservas descubiertas por las grandes de antaño), son empresas “chichigüeras”, como dice un Senador de la oposición.

La composición empresarial actual de nuestra industria petrolera explica el por qué no invierten en exploración propiamente dicha, pues es muy costosa y no tienen los recursos. El por qué están degradando sin asco el medio ambiente, no reinyectando las aguas residuales al yacimiento y, por el contrario, vertiéndolas al cauce de los ríos sin previo tratamiento. El por qué están atentando contra los propietarios de los predios pagando servidumbres irrisorias. El por qué no invierten en las comunidades ni en las vías que destruyen con equipos que pesan más de 60 toneladas, argumentando que ello es responsabilidad del Estado y, que al invitarlos a invertir en Colombia, les ofrecieron excelentes vías. El por qué no están generando empleo en las zonas de influencia y si lo generan, están pagando salarios que les da vergüenza decir que trabajan para una petrolera. Hoy, algunas compañías petroleras están enganchando ingenieros, recién graduados, por un millón de pesos mensuales.

El cuadro actual, que tiene indignadas a las comunidades y al gremio petrolero, es paradójico si se tiene en cuenta que la mayoría de empresas operadoras están dedicadas a la extracción de nuestro crudo, vendiéndolo a precios que han oscilado alrededor de los 100 dólares en los últimos cinco años; las regalías que pagan, con el contrato actual, oscilan entre el 8 y el 10 por ciento; los impuestos los evaden o tienen importantes descuentos tributarios, y la participación del Estado en la producción de hidrocarburos es casi nula. Mejor dicho, se la quieren ganar es toda.

Ya es hora de que ACIPET y el CPIP se pongan serios, y que sus dirigentes en lugar de estar tomando whisky y jugando golf con los presidentes de las compañías petroleras en los clubes de Bogotá, exijan salarios de enganche decentes, exijan el cumplimiento de la cuota laboral criolla (estamos llenos de Venezolanos), y que saquen un tiempito para que visiten las regiones petroleras y se enteren, de boca de las comunidades, de la problemática. Igualmente, deben intervenir ante el gobierno y el Congreso de la República formulando una ley marco de hidrocarburos y proponiendo una nueva legislación ambiental y una nueva ley de servidumbres, si quieren propender por mejorar las condiciones de la industria, salvaguardar el medio ambiente y velar por evitar el deterioro de una profesión que una vez fue digna y orgullosa.

* Ingeniero de petróleos. Especialista en Finanzas UNAB. Especialista en Hidrocarburos UIS. Candidato a Magister en Hidrocarburos de la UIS. Catedrático de la UIS. Director del Centro de Estudios Minero Energéticos de la UIS.

Reproduce: Junta Directiva Nacional-USO, Junio 25 de 2012.

ATRÁS  LA PRIVATIZACIÓN DE ECOPETROL…ATRÁS…ATRÁS…ATRÁS.

EXIGIMOS SE REVERSE LA CREACION DE CENIT S.A.S Y LA ENTREGA DE NUESTRAS REDES DE OLEODUCTOS, POLIDUCTOS, MUELLLES Y TERMINALES A LAS MULTINACIONALES…EXIGIMOS…EXIGIMOS…EXIGIMOS.

FUERA JAVIER GENARO GUTIERREZ DE ECOPETROL…FUERA…FUERA…FUERA.

>> Descargar documento en formato PDF