Cierre de Protabaco plantea profunda crisis laboral en el sector

  • Categoría de la entrada:Nacional
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

{image}http://lh3.googleusercontent.com/-_y8Jfg150Rg/U9K6dBZU6HI/AAAAAAAAIhM/dwB8TK3WPXQ/s500/sintraprotabaco.jpg{/image}Completa 20 días el cierre de Protabaco. La British American Tobacco adquirió Protabaco y se quedó con el 50% del mercado en Colombia, así tenía asegurada la venta, pero dijo que no era un negocio y de un momento a otro informó que no seguirían produciendo más en el país.

Aducen justificaciones de sostenimiento a largo plazo. Las consecuencias son nefastas, unos 600 trabajadores de la planta de Bogotá se quedarán sin su sustento diario y aproximadamente 8.000 familias que viven del cultivo del tabaco en Boyacá, Santander y Huila quedarán en la nada.

“La planta de producción en Bogotá, con las mínimas herramientas que dio la British American cuando fue adquirida y trajeron maquinaría vieja, la logramos producir al tope. Logró posicionarse  en el tercer renglón en la región, por encima de Venezuela y de países centroamericanos. Los resultados eran de mostrar. No entendemos de la noche a la mañana porqué dice que esto no es viable, que se van a llevar nuestras marcas estrellas y que las van a fabricar en Chile”, manifestó Gilberto Montaño, Secretario General de Sintraprotabaco.

Con el fin de evitar este descalabro, Sintraprotabaco se mueve en varios frentes. Concertaron una cita con la directora regional del Ministerio del Trabajo para que designe a un veedor que fiscalice la manera en que los directivos de la empresa presionaron a los trabajadores para forzar su renuncia.

Además, interpondrán denuncias ante la OIT, porque en el momento en que la British American adquirió Protabaco se comprometió a mantener los sitios de trabajo en Bogotá y los cultivos en los departamentos. En contraste, los campos de municipios como San Gil y Capitanejo están en devastados porque su principal actividad comercial fue eliminada.

El viernes, los sindicatos de la empresa, la CUT y ciudadanos solidarios desarrollaron un mitin en la sede principal de la empresa en Bogotá, en la Calle 80 con Avenida Boyacá. “Cuando decimos que estamos en pie de lucha, es que prácticamente quedamos las personas que estamos aforadas y somos los que vamos a aguantar hasta última hora, hasta que la empresa decida decir a la luz pública  por qué decidió cerrar a la compañía si no había motivo para hacerlo”, añadió Montaño.