Comunicado a la opinión pública ¿QUIÉN RESPONDE POR LA NUEVA APAGADA DE LA REFINERIA?

{image}http://eldia.co/images/stories/030611/01.jpg{/image}“LA RENDICIÓN DE CUENTAS, que permite demostrar la transparencia, calidad de la gestión y buen uso de los recursos, prevaleciendo el bien común por encima de los intereses particulares. Código de Ética de ECOPETROL S.A.”

La parálisis general de la refinería además de ser un hecho no deseado por los inminentes riesgos tanto de conseguir una parada segura como de reinicio de operaciones; acarrea a su vez grandes pérdidas económicas; toda vez que no se refinan 250.000 barriles de crudo por día, con lo cual se dejan de producir alrededor de 80.000 barriles de gasolina, y otros derivados tales como ACPM, gas licuado de petróleo GLP, combustóleo, aceite liviano de ciclo, bases parafinicas, etano etileno  y productos petroquímicos, entre otros.

Además de lo anterior, el daño que se le hace al medio ambiente y a la salud de los trabajadores y los ciudadanos es irreparable. ¿Cuántos eventos más de emanación de gases tóxicos entre los cuales se encuentran presuntamente más de 7 muertes y varios inválidos debemos soportar para hacer un alto en el camino y poner por encima la vida que la refinación de combustibles bajo un esquema de producción limpio y responsable? Los Barranqueños fueron testigos de la amplia nube de catalizador y los gases que de las teas se emitían a la atmosfera, funcionarios de la alcaldía y transeúntes debieron evacuar de sitios comunes ante al ambiente contaminado mientras al mismo tiempo tienen que observar que el proyecto de acto legislativo 013 pretende arrebatarnos las regalías para nuestra ciudad. El escuálido comunicado de la administración de ECOPETROL, no menciona nada de ello, ni de los daños ambientales ni de la afectación a la ciudad y a las personas.

Aunque las causas básicas de dicha parálisis general no se han podido establecer técnicamente, se destaca que ante la falta capacidad de almacenamiento de GLP debió bajarse la carga de la refinería pero se sostuvo la misma desviándose a gas combustible con la inminente presencia de líquidos que pudieron afectar directamente la integridad de los equipos y particularmente de las calderas. Otro hecho relevante es que al momento de tratar de reiniciar la  normal operación de las calderas, los controles electrónicos no efectuaban la secuencia lógica de  arrancada, hechos que pueden dar indicios de las posibles causas que originaron el apagón generalizado.

El lucro cesante que genera la parálisis de la refinería, sumado a los costos del personal administrativo y operativo de firmas contratistas que tuvo que ser evacuado; debe ser contemplado juiciosamente por los órganos de control, quienes de manera oficiosa deben iniciar las investigaciones que traten de establecer:

¿Cuáles son,  como, cada cuanto y con quienes se les está realizando los mantenimientos predictivos, preventivos y correctivos a la refinería?

¿Quiénes y porque han retrasado en el tiempo los planes de modernización y reconversión tecnológica de la refinería?

¿Quienes, como, porque y bajo cuales fundamentos técnicos decidieron cambiarle la dieta de crudos a la refinería, llevándola a crudos pesados, sin cambiar la tecnología ni los equipos?

¿Porqué ante la salida de servicio de cuatro calderas, no actuaron los sistemas de respaldo; es decir las demás calderas, los turbogeneradores eléctricos y la interconexión con el anillo eléctrico nacional?

La Unión Sindical Obrera; expresa públicamente que si estos interrogantes no son resueltos prontamente las paradas súbitas, se harán más frecuentes de lo esperado y los costos humanos, económicos, de infraestructura y ambientales serán incalculables; permitiendo con ello que la falta de confiabilidad operacional conlleve a la irremediable insostenibilidad de la operación en condiciones seguras.

Ya que este hecho se suma  a los dos eventos ocurridos en los últimos ocho días donde se han causado nuevas contaminaciones masivas con gases, que han afectado alrededor de treinta trabajadores al servicio de firmas contratistas; y eso hace que la Refinería de Barrancabermeja NO SEA UN LUGAR SEGURO PARA TRABAJAR y menos cuando no existen protocolos de evacuación (el que si existía demostró que falló el día de ayer), ni sistemas de estabilización de pacientes amplios (cómo los que impidió que se efectuara la atención de pacientes el día viernes) y con dotación suficiente. El pánico colectivo que hoy tienen los trabajadores tiene toda la justificación y ECOPETROL no puede minimizar o subestimar los riesgos.

Los eventos nos vienen indicando que podemos estar al frente de una tragedia mayor, la cual solo podrá evitarse si quienes tienen la potestad y capacidad de decidir las políticas desde el Gobierno Nacional y la Junta Directiva de Ecopetrol, actúan con celeridad, eficiencia y responsabilidad.

Ojala los mismos años que tardaron en tomar la decisión de modernizar; no sean los que se tomen para remediar las consecuencias de su conducta omisiva y negligente; así sigan predicando la cacareada RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL; mientras los trabajadores continúan enfermando y muriendo; y la sociedad de Barrancabermeja siga durmiendo al lado de una bomba de tiempo que se agrava con la IRRESPONSABILIDAD DE LA ADMINISTRACION DE ECOPETROL de traer en paracaídas a inexpertos ingenieros a operar las plantas y ponerse al frente de la operación de sistemas complejos que solo se maniobran con la experticia y la experiencia necesaria que demandan solo actividades de alto riesgo como las de la refinación de petróleo.

Por situaciones menores a las acá descritas se han ido gerentes de la refinería.

ADENDA 1: No nos queda claro el dilema ético numero 30, que se contradice con los comunicados del 13 de mayo suscritas por la misma administración de ECOPETROL. ¿Se puede informar con solo rumores sin hechos que prueben las denuncias?

VIVA LA UNIÓN SINDICAL OBRERA, ORGANIZACIÓN QUE HIZO POSIBLE LA CREACIÓN DE ECOPETROL PATRIMONIO DE LOS COLOMBIANOS QUE SEGUIMOS DEFENDIENDO…. VIVA

Descargar documento completo en formato PDF.