Descalabro en Refinería de Cartagena es culpa de los administradores, no de los trabajadores

  • Categoría de la entrada:Cartagena
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La Unión Sindical Obrera clarifica algunas declaraciones malintencionadas de CB&I y le dice al gobierno que los responsables del descalabro financiero en la refinería, están entre los miembros del equipo negociador, la administración y los ministros que avalaron la contratación.

La empresa CB&I, que hizo los trabajos de ampliación y modernización de la refinería de Cartagena, trata de exculpar su responsabilidad en el escándalo por despilfarro de dineros, alegando que fueron los paros y las protestas laborales las que generaron un estado de descontrol y de pérdidas tal que dan cuenta del descalabro económico de 4.000 millones de dólares.

Moisés Barón Cadena, como miembro del equipo negociador en ese entonces, manifestó que estas afirmaciones causan “preocupación” e “indignación” en la USO. A propósito, refutó los hechos que rodearon la huelga que hoy CB&I pone en tela de juicio.

“Debemos hacer tres precisiones que son determinantes para desvirtuar la horda de mentiras que quiere posicionar CB&I para salvar su responsabilidad. Primero, la huelga duró solamente tres días. Segundo, esos tres días, como lo señala la ley colombiana, no fueron pagados; el patrón no estaba obligado a pagarlos y efectivamente no los pagó. Tercero, las cuantías económicas que significaron el acuerdo final contabilizaron 104 millones de dólares, diferidos a los años 2013, 2014 y 2015”, precisó de manera enfática.

De hecho, las circunstancias no permitieron que en el marco de los 40 días de la negociación se hubiese podido lograr un acuerdo y una salida concertada al conflicto laboral, debido a la persistencia de los antecedentes que habían impuesto CB&I y Reficar de una conducta antisindical.

Antes de la protesta, algunos trabajadores (especialmente los colombianos) ganaban 17.000 pesos al día, lo cual está muy lejos del promedio en la industria del petróleo. Ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo, los trabajadores votaron en asamblea por huelga general. El Ministerio del Trabajo constató todo el proceso. Luego de tres días, las partes firmaron una convención colectiva.

La USO ratifica que los responsables del despilfarro están en el gobierno nacional, tanto el del Álvaro Uribe Vélez como el de Juan Manuel Santos. Así mismo, los expresidentes de Ecopetrol, Isaac Yanovich, por el contrato que suscribió con CB&I a través de Glencore, y Javier Pemberthy Gutiérrez, por darle continuidad.

“Aquí las juntas directivas de Ecopetrol y CB&I son las que tienen que dar la cara y explicar las razones de este desfalco económico. De ninguna manera vamos a aceptar que lo pretendan endilgar en los derechos de los trabajadores y en la actividad sindical legítima que desarrollamos para reivindicar nuestros derechos”, manifestó Moisés Barón.

En estos momentos, la USO promueve con bancadas políticas aliadas y el presidente del Senado un gran debate, donde se ausculte toda la maraña de contrataciones que se dieron en el caso de Reficar. A partir de allí, se puedan adelantar las demandas contra CB&I en los estrados internacionales.