Ecopetrol abre procesos disciplinarios a dirigentes de la USO.

{image}http://www.eldia.co/images/stories/personajes/uso/rodolfo.jpg{/image}Incumpliendo los acuerdos alcanzados con la Unión Sindical Obrera –USO-, los dirigentes de Ecopetrol han abierto procesos disciplinarios contra los compañeros Rodolfo Vecino y Joaquín Padilla, por participar en las actividades de Protesta programadas en Cartagena.

Después de conversaciones con varios dirigentes de la USO se pudo conoce algunos detalles de esta situación. En los primeros meses del año, la USO declaró anormalidad laboral en ECOPETROL a nivel nacional. En el marco de la misma, se realizaron jornadas de protesta en la Refinería de Cartagena y en REFICAR, ampliación de la misma. Como represalia por dichas actividades, ECOPETROL llamó a descargo a dos dirigentes sindicales, Rodolfo Vecino, fiscal de la Junta Directiva Nacional y Joaquín Padilla, secretario de prensa de la subdirectiva de la USO en Cartagena. 

Posteriormente, la Junta Directiva Nacional de la USO y el Presidente de Ecopetrol firmaron un acuerdo donde se suspendía el procedimiento convencional y administrativo.  Sin embargo, y para sorpresa de los dirigentes de la USO, después de que se hizo el acuerdo ECOPETROL no suspendió el proceso administrativo sino que, por el contrario, realizó una solicitud ante el Tribunal Superior de Bolivar, pidiendo la declaración de ilegalidad del cese de actividades. Como es sabido, la declaración de ilegalidad es un  requisito previo para sancionar a los sindicalistas que participan en una protesta, por lo que parece clara la intención de agredir a los directivos de la USO mencionados, los cuales cuentan con fuero sindical.

De acuerdo a los dirigentes sindicales con estas acciones el Director de ECOPETROL está incumpliendo el acuerdo suscrito con la USO, dado que no ha suspendido los procedimientos disciplinarios contra quienes participaron en la protesta de la refinería de Cartagena. Lo paradójico, según ellos, es que la dirección de ECOPETROL realizó esta acción hostil contra los representantes de los trabajadores, justo después de que se había sentado con la USO a trabajar un acuerdo con el objetivo de aumentar los niveles de confianza mutua.

Los dirigentes de la USO deploraron esta maniobra de la dirección de la empresa, que “sólo sirve es para desmejorar el clima laboral”. Al tiempo que expresaron que ante este tipo de jugadas “sucias” no les queda otro remedio que reconsiderar lo acordado respecto al cese de la anormalidad laboral.