Ecopetrol indolente ante enfermedades de trabajadores tercerizados

{image}http://lh5.googleusercontent.com/-Nxw8JRcSuJg/UyyS6-gtigI/AAAAAAAAGQI/tiZNEPSs9U0/s800/mitin_enfermosdiscapacitados_ecopetrol.jpg{/image}La realidad es que los contratos de los trabajadores tercerizados de Ecopetrol están a la deriva, porque no hay control por parte de la empresa. Incluso, cuando esta paga sumas millonarias por realizar unas auditorías que no sirven.

Los trabajadores discapacitados despedidos por las contratistas del Huila como Halliburton, Weatheford, Petroworld, Slumberger, entre otras, cumplen este viernes cuatro días reclamándole a Ecopetrol su responsabilidad frente a su condición de salud. Continúan encadenados frente a las oficinas de la empresa Bogotá. Ellos reclaman la responsabilidad que debe asumir la estatal petrolera frente  al detrimento de su salud producto de prestar sus servicios para producir “los millones de barriles limpios”, como reza el slogan de Ecopetrol.

Fueron despedidos violando la obligación de reubicarlos sin desmejorar sus salarios y Ecopetrol no les exige a sus contratistas el cumplimiento de la normatividad. El capítulo de salud ocupacional que tiene pactado la USO con Ecopetrol obliga a todas las empresas contratistas desde el momento del contrato original el acatamiento de las políticas nacionales en materia de salud ocupacional,  pagos de salarios y jornadas laborales.

“Como organización sindical estamos reclamando al Ministerio del Trabajo, al gobierno nacional y a Ecopetrol que les garanticen a estos trabajadores sus derechos fundamentales. Pero lo más importante, que Ecopetrol asuma la responsabilidad solidaria con los trabajadores y le exija alas empresa el cabal cumplimiento de la norma”, manifestó Ariel Méndez, directivo de Ecopetrol.

Sin embargo, Ecopetrol tiene aproximadamente 42.000 trabajadores contratistas, de los cuales el 30% están enfermos a causa de las consecuencias propias de la explotación petrolera. Pese a que es un riesgo inherente a este campo de trabajo, ellos están abandonados porque las patronales no responden en absoluto.

Adicionalmente, las instancias regionales del Ministerio del Trabajo parecen aliadas de las empresas, porque cuando los trabajadores hacen reclamos, encuentran rechazos parcializados de los funcionarios.

El sistema de salud valora las sintomatologías y al calificar los tratamientos llega a tergiversar el origen de la enfermedad. “Ecopetrol debe revisar esta política y debe buscar que los trabajadores sean directos, para que cuando se presenten estas patologías tengan un tratamiento y a estas personas se les garantice una etapa final de su vida en mejores condiciones”, sentencia  José Marín, Secretario de Prensa de la USO.