“Ecopetrol no se puede enriquecer a costa de sus trabajadores”, señala el vicepresidente de la USO

{image}http://www.eldia.co/images/stories/230310/uso.jpg{/image}La USO viene desarrollando una serie de actividades en defensa de los intereses de los trabajadores que van desde reuniones con la Procuraduría General de la Nación para eliminar las inhabilidades de 61 despedidos por la huelga de 2004 y su pronto reintegro, hasta la solución del problema escalafonarios, pasando por la exigencia del respeto a la Convención.

Así lo anota para Frente Obrero, Juan Ramón Ríos, vicepresidente de la USO, quién asegura que las conversaciones con el mismo procurador van por buen camino de manera que los 61 compañeros injustamente despedidos sean reincorporados.
“Esto se conoce como la segunda etapa, pues la primera se relaciona con los acuerdos establecidos en la actual convención. Documentamos muy bien todos los elementos pues jurídicamente estamos convencidos que no hay ninguna inconsistencia”, anota Ríos.

Sobre el escalafón, el dirigente sindical señala que “hemos tenido varias reuniones con la empresa que ya reconoce que los trabajadores han ganado más de dos mil tutelas y por ende mucha gente ya esté devengando más salario del que tenían en el escalafón, a raíz de que la administración de Ecopetrol, valiéndose de un laudo arbitral de 2003, no los incrementó”, recuerda Ríos.

A raíz de las tutelas ganadas por muchos trabajadores, el salario se les ha incrementando a estas dos mil personas y han quedado por encima de la política salarial y de la curva escalafonaria que tiene Ecopetrol.

“Hemos insistido en solucionar este problema pero la empresa se empecina en esperar un fallo de la corte constitucional, pero le hemos dicho que con fallo o sin él, los trabajadores van a quedar totalmente desubicados en el escalafón”, afirma el dirigente sindical.

Añade que “es necesario que la empresa y la USO se sienten a mirar una política salarial ajustada a la constitución y la ley, también los directivos empezaron a ganar las tutelas con las cuales están tumbando la política de Ecopetrol sobre salarios”.

“Ecopetrol da un bono de incentivo al ahorro quitando el derecho a que sea salario; ya dos trabajadores han ganado tutelas al respecto, lo que tiene gran impacto económico para la empresa”, señala Ríos refiriéndose a  acciones de exigibilidad de los derechos.

“Es que no se le puede arrebatar el derecho a los trabajadores a recibir un salario y a la vez no darle una bonificación sin incidencia salarial. Este es un tema trascendental”, afirma.

Ríos repasa otros temas como el de vivienda, donde hay algunos problemas y denuncias frente al no pago del plan educacional completo y se desconoce a las sustitutas dejando de lado la manutención y alojamiento a los estudiantes, violando la convención que se pretende interpretar unilateralmente.

“Si estas reclamaciones que hacemos para que no se viole la convención implican que la empresa erogue más dinero, lo tendrá que hacer pues la USO no va a transigir en aras de que no se le bajen los intereses a los accionistas”, enfatiza.

“Ecopetrol no se puede enriquecer a costa de sus trabajadores: primero estamos nosotros y después los accionistas”, señala.

Ríos insiste sobre este tema que “semejante situación se aprecia en la política de tercerización: hace unos años los trabajadores a término indefinido éramos 13.000 y hoy no llegamos a los 5.000, incluidos directivos, convencionales y temporales, pero sí hay 34.000 contratistas a quienes no se les paga el salario convencional mínimo escalafonario que es de $37.000 sino el legal que es solo de $25.000”.

“La empresa se ha comprometido en las actividades de producción a pagar, a partir del 1 de octubre de 2009 dicho salario convencional a los trabajadores y estamos a marzo y aun no hay una solución”, denuncia.

“Las empresas contratistas no están pagando lo acordado en la convención. Por eso la USO hace un llamado a todos los trabajadores para que nos unamos y defendamos un salario digno. Por eso suenan vacíos los llamamientos de Ecopetrol a que mantengamos un clima de confianza laboral, a que no hagamos mítines o busquemos organizar a los miles de tercerizados cuando se vulneran tan gravemente los derechos de nuestros asociados y de todos los trabajadores”, reclama Ríos finalmente.