El ejército disparó a sangre fría contra campesinos desarmados en el Cauca

  • Categoría de la entrada:Nacional
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El jueves en la mañana el ejército atacó y disparó sin motivo alguno contra campesinos indefensos en el Cauca. Producto de esta arremetida, un campesino resultó muerto. Lo más descarado es que tratan de justificar el caso como si los habitantes fueran “narcos”.

Andrés Gil, vocero de Marcha Patriótica, explicó lo sucedido. El jueves, en los corregimientos Sinaí, La Belleza y El Mango del municipio de Argelia, Cauca, un  helicóptero y unidades en tierra de la Brigada 29 del Ejército desarrollaron un operativo que ellos denominaron “antinarcóticos”. Consistía fundamentalmente en acompañar y generar protección a erradicadores forzados que trabajan en parcelas de campesinos que cultivan una o dos hectáreas de coca.

Mientras aterrizaba el helicóptero, los campesinos procedieron a organizarse para protestar, muchos de ellos desde sus casas. Estos cultivos son única fuente de sustento ante el abandono total del Estado.

Por alguna razón, la fuerza de tierra disparó y el helicóptero respondió disparando hacia los pobladores. Resultaron heridos siete campesinos y uno fue asesinado, Miller Bermeo Acosta, con una bala en la pierna que rozó la aorta.

En la mañana del viernes, desde muy tempranas horas amanecieron nuevos sobrevuelos de helicópteros y la noticia la quisieron hacer pasar inicialmente como que los campesinos eran narcotraficantes. Los videos, imágenes y testimonios en redes sociales han mostrado que estaban desarmados y que eran personas humildes de la zona.

Gil afirma al respecto, “no se puede considerar una fuerza pública que voltea sus armas contra el pueblo colombiano, que realiza una protesta legítima. Acabamos de salir de los datos del informe del Censo Nacional Agropecuario, que habla de la marginalidad del campo colombiano y sobre todo en estas zonas como el Cauca. No se compadecen estas realidades, cuando se sigue atacando a los campesinos, ya no con falsos positivos sino atacando directamente”. 

La situación de tensión en el área sigue. Han venido sumándose comunidades a la protesta que se lleva a cabo ante esta acción indiscriminada y desproporcionada de la fuerza pública colombiana.

Para Gil, desde Marcha Patriótica, es necesario replantear la posición del ejército frente a la población civil. “Creemos que si desde ya no se encara una doctrina de seguridad diferente, donde el ejército nacional no vea al campesino como un enemigo, donde no se criminalice el intento de sobrevivir, ganarse el pan diario, donde se le dé solución distinta a la represiva a los cultivos ilícitos.

El presidente Santos tiene en sus manos comenzar a generar un clima de paz en Colombia o, por el contrario, un clima de incertidumbre hacia la paz”.