El Esmad, implicado en agresión a estudiante de la Universidad Distrital

  • Categoría de la entrada:Nacional
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

En días pasados fue brutalmente agredido un estudiante de la Universidad Distrital. La salud del joven Miguel Ángelo Barbosa es crítica desde que el Escuadrón Móvil Antidisturbios arremetiera contra una manifestación pacífica en la UD.

De acuerdo con Andrea Alvis, asesora jurídica del Comité Permanente por los Derechos Humanos, el pasado jueves 21 de abril en horas de la tarde, los estudiantes de la UD adelantaban una movilización social y cultural en las diferentes sedes de Bogotá en contra de la reforma y por un cambio de los estatutos frente a la actitud autoritaria del Consejo Superior.

En la sede Tecnológica, en la localidad de Ciudad Bolívar, en medio de la manifestación pública. El Esmad llegó en tono provocador a gasear a la comunidad. Entre los muchos manifestantes que resultaron heridos, uno fue de gravedad.  Miguel Ángel Barbosa está en estado de coma.

A falta del esclarecimiento de los hechos, la verdad que la primera pregunta al Escuadrón Móvil Antidisturbios es sobre lo que ellos hicieron antes de llegar a reprimir la protesta. No se activó primero el protocolo de seguridad interno de la universidad, los gestores de convivencia o los representantes de Derechos Humanos de Bienestar Universitario se quedaron impotentes ante la arremetida del Esmad, que ingresó con violencia a la institución.

Al respecto, hay una sensación de miedo en la universidad. No es la primera vez, que en una educación superior se presentan amenazas a estudiantes por situaciones similares.

“Llama la atención el silencio de la fuerza pública y del Esmad frente a los hechos y a su accionar desmedido. En todo el sentir de la protesta social de los estudiantes, están bastante afectados. De la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios y de otras organizaciones nos han manifestado que también temen por represalias, incluso en el término académico e institucional, que se quiere adelantar en su contra por estos hechos”, indicó Alvis.

Lo anterior está conectado a otra situación polémica del Esmad. El fin de semana pasado se movieron en las redes sociales fuertes críticas a una “bibliotanqueta”, que ubicaron en plena Feria del Libro de Bogotá.

La defensora de derechos humanos manifestó su preocupación por que no es claro bajo qué fin procedieron con ese elemento de guerra en un lugar lleno de niños. Ellos se excusarán con el medio pedagógico, pero la realidad es otra.

“Estamos bastante preocupados por las acciones violentas de todo tipo que pueda estar adelantando la fuerza pública. Si bien la bibliotanqueta no es una agresión física, sí es una agresión simbólica contra los menores de edad y los asistentes a una Feria del Libro. Estamos preguntándole a la administración de Bogotá y a la administración de la Feria porqué este tipo de actos se presentan en un evento privado”.

Antes de presentar la tanqueta como un elemento de enseñanza, la verdad es que está más ligada a torturas en diferentes manifestaciones a campesinos, estudiantes y ciudadanos. Entonces, es necesaria primero una garantía de no repetición. En esta época de paz y de acuerdos, es grave que la fuerza pública quiera imponer la presencia del Esmad vistiéndola con flores y colores, más aún sin concertar con la comunidad, cuyo verdadero sentir es el desmonte efectivo del Esmad.