El Ministerio de Educación quiere negociar con los defectos de sus políticas

{image}http://lh6.googleusercontent.com/-BzQBFC3A21A/U8RNGMeRcbI/AAAAAAAAII8/C5whuAIG65U/s400/grubert_ministra.jpg{/image}El gobierno de Santos  y especialmente su Ministra de Educación no encuentran la forma de desviar la atención por sus deficiencias que ocasionaron el descalabro en las pruebas Pisa. Pretenden endilgarles a los maestros una responsabilidad que nace de sus políticas educativas.

En un intento por disminuir las críticas ante los pésimos resultados de los estudiantes locales en las pruebas Pisa, la Ministra de Educación salió a decir que el 60% de los educadores del país no dominan el idioma inglés. Si bien el presidente de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), Luis Grubert Ibarra, no la desmiente, aclara que la ministra está convirtiendo la visibilización de las fallas en el escenario educativo en una oportunidad de negocios.

“Manda a evaluar con OCDE para montar planes o programas que terminan siendo contratos, para resolver problemas que estructuralmente la educación tiene que resolver por sí misma.Ya debe tener universidades con qué contratar y cuáles serían los contratistas para ello”, advierte.

Él se refiere a que el conocimiento del idioma inglés es consecuencia del diseño curricular que el Ministerio de Educación aprueba a las universidades donde se preparan los futuros licenciados. Allí, la formación en otra lengua no ocupa un sitio de importancia  ni forma parte del acervo cultural educativo. Por tanto, no es de extrañarse que no solo los docentes sino muchos profesionales del país no hablen una segunda lengua.

Ahora, la ministra pretendería aprovechar esa falta de conocimiento para dilapidar los recursos de su cartera en cursitos contratados con entidades privadas; cuando lo que realmente debería hacer es revisar los pensum de las carreras que estudian los colombianos y reforzar allí los estudios en idiomas.

“La ministra visibiliza los resultados de las pruebas como si fueran un rating generando un descrédito de los niños, los maestros y la educación. No miran la viga en el propio ojo. La ministra en su cartera debe dedicarse a administrar para buscar resultados como el país y las familias lo esperan”, agrega el presidente de Fecode.

De esta manera, indica que los verdaderos problemas estructurales del sistema educativo, como la administración correcta de los recursos para la educación, no son objeto de tratamiento sino que este tipo de declaraciones son distractores del gobierno para quitarse la propia responsabilidad en la problemática.