El papel social en el trabajo

{image}http://www.eldia.co/images/stories/230310/uso.jpg{/image}En los procesos productivos existen derechos fundamentales a defender con vehemencia, fortaleza, dedicación y compromiso, éstos son la salud y la vida.
 
Es por ello que el papel que cumplen las compañeras y compañeros que se han educado en profesiones especificas o relacionadas con la Salud Ocupacional, merecen un enorme reconocimiento por ser precisamente ellas y ellos quienes velan porque esos derechos se conserven, y a su vez se garanticen a cualquier costo durante la dinámica que se imponen en el marco de la relación hombre – salud – trabajo.
Debemos todos identificar claramente cuál es nuestro papel social en la misma relación, pues de lo contrario se corre el riesgo de permitir la fuerte influencia que puede ejercer el malévolo explotador capitalista, quien en su afán de reducir costos de mano de obra y producción para aumentar sus ganancias y riqueza, intenta generar confusión, disputa y discordia entre los obreros de tal manera que se favorezca su perversa intención, que consiste en trasladarle dichos costos a los obreros los cuales se traducen en desprotección frente a los riegos inherente y asociados al trabajo. Y es claro también, que ese costo para los obreros representa dolor y sufrimiento no solo en ellos mismos, sino que de igual forma en su familia.
Debemos identificar también, hasta donde llegan las responsabilidades frente a los fenómenos de accidentalidad y enfermedad en el trabajo, especialmente cuales son las responsabilidades del patrón. Creer ciegamente en frases simples, como por ejemplo “cuídate, en casa te esperan” es darle paso a esa influencia que genera profunda confusión de parte del perverso capitalista, quien pretende inculcar equivocadamente, a través del permanente bombardeo de mensajes como el anteriormente señalado, que la responsabilidad de la seguridad es solo del obrero. Debe quedar claro que no es cierto. Hay que partir que los obreros no tienen inclinaciones suicidas lo que significa que tienen claro el significado de la vida y la importancia de cumplir normas de Salud Ocupacional, las cuales siempre cumplen. Que es la desidia, la irresponsabilidad y la avaricia, actitudes éstas que caracterizan al perverso capitalista, las que hacen que las condiciones de trabajo sean inseguras e insalubres para los obreros. Entonces, en ese estado de cosas e intento de confundir y engañar de parte del perverso capitalista, da el siguiente paso, hacer creer que los profesionales de Salud Ocupacional ya no son necesarios en los sitios de trabajo porque, según ellos, la base de los fenómenos de  accidentalidad y enfermedad son los malos comportamientos de los obrero, lo cual es completamente falso. Permitir creer y peor aún, que se imponga, que sin la asistencia técnica y profesionales de los compañeros y compañeras reconocimos como HSE´s, se resolverá el tema de accidentalidad y enfermedad en el trabajo, es dejar avanzar los interés capitalistas hacia la indignificación del trabajo.
Es deber de todos los obreros declarar un estado de alerta y pronunciar profundos mensajes de solidaridad y a su vez de rechazo frente a la medida que pretende Ecopetrol imponer, cual es la de reducir a la más mínima expresión la asistencia de quien se preparó para salvaguardar la integridad de los obreros, y además de quienes hoy están en aula ese proceso de preparación, éstos son los HSE´s.
“…los daños a la salud no son una consecuencia “natural” del trabajo. No es que el trabajo termine por enfermar, sino que es la forma en que la producción se ha organizado para obtener el máximo rendimiento de los obreros, manteniendo las mínimas condiciones de trabajo… …se produce no para satisfacer necesidades, sino para obtener ganancias a costa del trabajo y la salud de los obrero” Asa Cristina Laurell