El profe Jhonatan Alvarado no está solo en la lucha por su vida

Sigue en delicada condición de salud el docente Jhonatan Alvarado, quien es víctima de un mal procedimiento quirúrgico y se agrava por el pésimo servicio para el magisterio en el Meta. En su nombre se adelanta una campaña nacional con la etiqueta #Salvemosalprofe.

Alejandro Moncada, directivo de ADEM, subraya que debe recibir tratamiento lo más pronto posible. Padece cáncer y es una carrera contra el tiempo, donde la forma extremadamente lenta en que funciona la salud aquí en Colombia es lo más lesivo.

Actualmente, varios líderes sindicales, familiares y personas están haciendo un recorrido por los colegios de Villavicencio para sumar apoyos. Es duro decir que se aduce como única posibilidad de salvarle la vida el amputarle la pierna, ya que el cáncer podría hacer metástasis. A pesar de la premura del caso, la entidad prestadora le pone obstáculos hasta para los exámenes.

Moncada recuerda que han agotado las salidas. “La Fiduprevisora, que es el primer garante del servicio de salud para el magisterio, no aborda a los operadores por los incumplimientos y la falta  prestación del servicio. Lo mismo pasa con la Supersalud, hace algo más de 20 días tuvimos una reunión con el Superintendente en Bogotá y no vemos que haya algún avance. Le exigimos al Superintendente que se adelantara una multa  y sanción al operador a Servimédicos y a la UT Medicol que corresponde a la región, y no hemos tenido una noticia”.

Por el momento, se han volcado a los medios de comunicación y redes sociales, llamando la atención del país como última opción, incluso, para denunciar la negligencia de los mismos organismos de control y vigilancia. “Es lamentable que ningún organismo de control ha tomado medidas al respecto no solamente sobre la situación del compañero Jhonatan Alvarado sino realmente de muchísimos más colombianos”, afirma Moncada.