“El pueblo tenemos que unificarnos contra las políticas privatizadoras”

  • Categoría de la entrada:Nacional
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El panorama de este 2016 se vislumbra adverso para el pueblo colombiano. Dirigentes sindicales y defensores de derechos humanos lo ven “preocupante”, debido a las malas decisiones del gobierno de Santos, por un lado, y la arremetida privatizadora de Peñalosa, por el otro.

El año comenzó bastante mal con el miserable aumento del salario mínimo en el 2015. En diferentes declaraciones Peñalosa ha dejado ver su interés por privatizar servicios públicos como el aseo o la ETB. Ha hablado de más impuestos, de peajes y de cobros a granel. Además, se avecina una reforma tributaria nacional que gravará hasta los huevos.

El propósito general es descargar en los hombros de la clase obrera todo el peso de la crisis económica, más el peso de las políticas con intereses particulares de Peñalosa.

“Enero nos saluda con el anuncio de las privatizaciones, cosa que se venía venir con el gobierno de Peñalosa. Son alertas que nos ponen a los líderes sindicales y defensores de derechos humanos, porque la tarea va a ser ardua para defendernos de la masacre laboral contra los bogotanos, de la privatización de servicios públicos, de entidades y empresas que siendo públicas nos favorecen”, manifestó Carmen Mayusa, directiva de Anthoc nacional.

Ella apunta que el fracaso y la angustia ya se empieza a vivir en los hogares, “mucho más para aquellas personas que viven el rebusque”. En este ambiente, la gran emoción que generaba el proceso de paz se diluye, especialmente porque para los defensores de derechos humanos será mucho más difícil organizarse.

Al mismo tiempo, las declaraciones y acciones de las administraciones buscan desalentar a la población para que no tomen el camino de la lucha y entreguen sin pelear sus derechos. Ante esto, Mayusa envía un mensaje.

“A pesar de la tristeza tan grande de ver que muchas ratas detrás del gobierno de Peñalosa se van a apoderar de Bogotá, a pesar de que ya el uribismo se apodera con mucha fuerza del Distrito Capital, nosotros tenemos que unificarnos. El llamado a la clase trabajadora y al pueblo en general es que multipliquemos esfuerzos, tripliquemos el trabajo, hagamos del tejido social el camino real para defender la paz, los derechos laborales y las conquistas que nos han arrebatado”.