En plenaria nacional de juntas directivas se crea coordinadora para la unidad sindical minero energética

{image}http://lh4.googleusercontent.com/-xwvBnxftoD0/Um5vWjlrzuI/AAAAAAAAD24/gz7e68rM7Wg/s720/01.jpg{/image}El día 5 de septiembre del año en curso, en la sede de Sintraelecol, en Bogotá, se reunieron voceros de Sintraelecol, Sintracarbón y la USO , con el fin de mirar posibilidades de reiniciar las conversaciones de unidad del sector sindical minero energético, tomando la decisión de convocar a una plenaria nacional de las juntas directivas como una manera seria de darle institucionalidad al proceso.

Esta fue la motivación para que las  juntas directivas en pleno del  Sindicato Nacional de trabajadores de la industria de la electricidad de Colombia, SINTRAELECOL; La Unión Sindical Obrera de la industria del petróleo USO y el Sindicato nacional de trabajadores de la industria del carbón, SINTRACARBÓN,  se reunieran  en  Armenia Quindío, los días 24 y 25 de octubre del año en curso, en una plenaria de 44 dirigentes, 42 hombres y 2 mujeres.

El primer  día, en la mañana, el abogado laboralista Alejandro García presento el marco jurídico de los procesos de unidad orgánica, lo que motivo muchas preguntas y debates sobre, la integración de los bienes, la condición de los fueros sindicales, las convenciones colectivas de trabajo, de qué manera quedarían las subdirectivas en un gran sindicato integrado por las tres agrupaciones sindicales, en aquellos municipios donde hay afiliados y afiliadas de los tres, una a una fueron respondidas las inquietudes, despejándose dudas y permitiendo conceptos y propuestas de todos los participantes.

En horas de la tarde el Dirigente Sindical Canadiense Duncan Brown, quien participó el mes pasado en la conformación en Canadá, del sindicato minero energético y de la química, UNIFOR (Union for Canada), producto de una fusión sindical, comento sobre los pasos que se dieron para llegar a una organización de más de 300.000 socios, en la cual 87.000 son mujeres. Señalo con mucha claridad  la manera como están manejando la integración y solidaridad entre todos, los temas de género, reivindicativo, político  y de organización, con una exclamación al final que llamo mucho la atención, “hoy somos más fuertes, somos admirados por el movimiento sindical, los sindicatos pequeños ahora  quieren fusionarse a nosotros y los patronos están inquietos, nos respetan, están prestos al dialogo y acceden a reunirse cuando así se lo proponemos”.

Los presidentes nacionales de Sintraelecol, Sintracarbón y la USO, Pablo Santos, Jairo Quiroz y Rodolfo Vecino, de una manera magistral fijaron, con muchas coincidencias, las posiciones oficiales  de cada una de las organizaciones respecto al proceso de unidad de los trabajadores minero energéticos, señalando las fallas de procesos anteriores pero resaltando los valiosos aportes que se dieron y que precisamente por ellos nos encontramos aquí reunidos, la manera como lo estamos haciendo hoy, es la manera correcta, despacio, trasparente, seguro y con la institucionalidad que representa la presencia de las juntas en cada caso.

Haciendo uso de la palabra más de la mitad de los asistentes, 26 intervenciones, se logro un diagnostico de la situación del País, que  atraviesa por una crisis económica, política y social, producto de la crisis sistemática del capitalismo manifiesta en  los campos financiero, alimentario, de la explotación indiscriminada de los recursos naturales , cambio climático, sobre-explotación de la fuerza de trabajo, desempleo, pobreza, discriminación racial,  estando todos de acuerdo en la necesidad de buscar nuevos caminos de unidad de los trabajadores de este sector económico, que el Gobierno ha denominado como la locomotora minero energética.

En el segundo día la discusión giro en los elementos fundamentales a tener en cuenta en un proceso de unidad orgánica y los enunciados políticos y sindicales hacia la construcción de una plataforma de lucha de los trabajadores y trabajadoras del sector minero energético.

Se consideró que la política actual de explotación de los recursos minero energéticos, es errada y mezquina por parte del gobierno y las empresas multinacionales, por lo tanto es necesario desarrollar propuestas con las que se recupere la explotación soberana, garantizando el control por parte del Estado y la mayor participación para la nación, eliminando los contratos de concesión y recuperando las empresas estatales en el sector como un bien público.

Todos estuvieron de acuerdo que los trabajadores y trabajadoras Minero Energéticos  requieren de una organización sindical fuerte, que aglutine a todos los trabajadores del sector, para que pueda responder de manera contundente a la agresión y desconocimiento que hacen las empresas tanto  nacionales como  transnacionales, en detrimento de la organización de los trabajadores, que nos permita brindar solidaridad a los sectores en conflicto, como el sector agrario, las comunidades indígenas, los estudiantes, los desempleados y todos aquellos sectores afectados por la pobreza y el maltrato por parte del Gobierno y las Multinacionales. Debemos también de manera unificada confrontar la política de precarización laboral que adelantan las empresas del sector, que implementan formas indignas de contratación, con una exagerada tercerización y la violación de los derechos humanos y sindicales, políticas estas dirigidas a acabar con las formas organizativas de los trabajadores.  

Se manifestó que es necesario una vez terminada la plenaria, socializar estas propuestas para contar con el apoyo directo de las bases, del pueblo y del movimiento sindical nacional e internacional, explicándoles con mucha claridad la manera práctica como se adelantará el proceso y los efectos políticos que se buscan con el mismo.

Para tales efectos se conformo un equipo de trabajo permanente con representación de cuatro compañeros dirigentes de cada uno de los tres sindicatos, que elaborara  las posiciones frente a los hechos que se presenten en el País y que tengan que ver con los trabajadores y el pueblo. De  esta comisión harán parte los presidentes nacionales.

Finalmente se señalo como un paso fundamental  los procesos de diálogo con la insurgencia, en la búsqueda de la paz con justicia social y la reconciliación nacional que tanta falta le hace a este País.