Entre falta de medidas sanitarias y pérdidas millonarias: Pemex se convierte en la petrolera con más muertes por covid-19

Los registros han encendido las alarmas en los sectores de la salud pues además de las 313 muertes de trabajadores activos, se suman 587 jubilados, 415 familiares de trabajadores y 7 trabajadores externos, por lo que el total de muertes es de 1,322.

La petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) es la compañía con el mayor número de trabajadores fallecidos por covid-19 del que se tenga registro, con un total de 313 muertes de empleados activos, según el último reporte de salud emitido por la propia empresa.

Los registros han encendido las alarmas en los sectores de la salud y de empresas dedicadas la energía pues a esa cifra se suman 587 jubilados, 415 familiares de trabajadores y 7 trabajadores externos, por lo que el total de muertes es de 1,322.

Estas alarmantes cifras se producen a pesar del plan que la empresa diseñó para tratar de contener la enfermedad, que no ha contemplado el cese temporal de sus operaciones en las locaciones más afectadas, ni especifica si los casos detectados en su personal activo proviene de las oficinas centrales, refinerías, buques o plataformas.

A esto se suman las denuncias que han hecho trabajadores activos y miembros del sindicato sobre la laxa aplicación de los protocolos diseñados.

En el mes de marzo Pemex desplegó un plan de seguridad y medidas sanitarias en la mayoría de sus plantas en tierra, incluyendo refinerías y plantas petroquímicas. Los trabajadores debían usar desinfectante en gel para manos y mascarillas, además de pasar un control rutinario de temperatura y adoptar medidas de distancia de seguridad.

Además, señala que realizó labores de acercamiento de servicios de salud a jubilados y familiares de trabajadores sin tener que salir de casa, así como otras formas de asistencia sanitaria telemática.

Meses después, en junio, implementó horarios escalonados para los empleados en tierra y la aplicación de pruebas rápidas al personal.

Sin embargo, las medidas descritas no han sido suficientes para contener los contagios. La petrolera informó en su último reporte que hasta la fecha había realizado 13,104 pruebas diagnósticas de la enfermedad, de las que se han confirmado un total de 8,166 casos, es decir, el 62% de las pruebas realizadas han dado positivo.

Pese a esto, la empresa que tiene una población derechohabiente de aproximadamente 750,000 personas, asegura en su informe que “en apego a la política de la empresa productiva del Estado, de que los trabajadores son el activo más valioso, la estrategia de prevención integral contra el covid-19 ha logrado contener la propagación de contagios entre los trabajadores”.

Denuncian que medidas sanitarias no se aplican a todos

Miembros del Sindicato de Petroleros de México han denunciado la falta de medidas efectivas y aseguran que los directivos de la empresa han ignorado el decreto presidencial que ordena enviar a personal vulnerable a confinamiento durante la pandemia de coronavirus.

Entre las denuncias enviadas por el sindicato al presidente López Obrador en una carta que cita el diario Milenio en el mes de mayo, señalan que los empleados que se encuentran en plataforma no tienen las condiciones adecuadas para evitar contagios.

Además, aseguran que aquellos empleados que han sido enviados a cuarentena o trabajo desde casa es «sólo a cierto personal que guarda una relación poco transparente con funcionarios de la empresa, quedando a discreción su aplicabilidad y con ello contradiciendo el decreto presidencial lo cual pone en alto riesgo a todos los trabajadores petroleros pero más aún a sus familias».

De esa situación también da cuenta Bloomberg, que realizó entrevistas con decenas de empleados de la empresa petrolera quienes aseguraron que uno de los mayores focos de contagio son la plataformas marinas.

“Los trabajadores en esas instalaciones aseguran que la compañía tardó en desinfectar los espacios de trabajo y de vivienda, reducir la cantidad de personal, evacuar a los empleados enfermos y proporcionar pruebas de diagnóstico antes de que las personas abordaran. Las evacuaciones avanzaron lentamente porque los médicos tuvieron que pedir permiso a sus jefes en los hospitales y oficinas regionales administrados por la compañía para enviar a las personas a casa, lo que resultó en que los contagiados continuaran trabajando cerca de otras personas durante días después de informar los síntomas”, publicó el diario.

Pérdidas históricas atribuidas a la pandemia

Casi cinco meses después del inicio de la pandemia, a finales de julio, Pemex reportó una pérdida histórica de 606,000 millones de pesos ($26,406 mdd) en el primer semestre de 2020, equivalente a seis veces más que las pérdidas de 88,500 millones de pesos ($3,853 millones) reportados en el mismo periodo de 2019.

Al presentar su informe financiero, la petrolera estatal atribuyó los resultados a la «parálisis» de la actividad económica global por la crisis de coronavirus y la pérdida cambiaria por la depreciación del peso.

Las ventas nacionales cayeron 38.3 % hasta los $11,187 millones, mientras que las exportaciones disminuyeron 33.7 % al totalizar $8,985 millones.

Estos resultados han comenzado a alejarse de la apuesta del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador quien, al inicio de su mandato, prometió levantar el negocio de la refinación, con el fin de alcanzar la autosuficiencia en gasolinas y anunció un ambicioso plan para «rescatar» Pemex que, según dijo, permitiría aumentar en un 45% la producción de petróleo crudo antes de 2025.

Pemex padece desde hace años la disminución de la producción, el envejecimiento de sus infraestructuras y severos recortes en el presupuesto que llevaron a recortes en su plantilla y a proyecciones menos ambiciosas.

La compañía ha luchado para conseguir fondos adicionales en medio de las crecientes obligaciones de pensiones, los altos impuestos, el robo de combustible y otras ineficiencias.