Estudiantes del colegio Manuela Beltrán exigen terminación de obras de adecuación

Los estudiantes se tomaron el colegio El Paraíso, IE Manuela Beltrán de la localidad de Ciudad Bolívar, en exigencia por el incumplimiento de un contrato de obras de adecuación en las instalaciones de la sede. La constructora está dando largas y no quiere responder cabalmente.

Liana Devia, docente orientadora, explicó los sucesos que motivaron la protesta. La sede C la compró la Secretaría de Educación hace aproximadamente dos años. La entregaron en unas condiciones de construcción bastante deplorables. En vista de ello, la SED aprobó un presupuesto para obras de adecuación. El año pasado no se gestionó nada, sino hasta finalizando el 2015, gracias al ingreso de la nueva rectora, Yaneth Reyes, que se apersonó de la situación.

En reunión con la constructora, los docentes, y el personero, la respuesta de ellos a la comunidad educativa por parte del interventor, especialmente, fue que arreglarían solo los lados de la estructura; pues ellos tenían un acuerdo inicial, pero luego les cambiaron las condiciones. Así que eso no era responsabilidad de él y tampoco del residente de obra. En resumen, estaban en un “juego de pasarse la pelota”, porque terminaban con que la SED debía abrir los espacios. En conclusión, el colegio no podían entregarlo para clases.

Debido a lo anterior, donde la sede tenía unas obras que comenzaron en enero y la constructora estaba incumpliendo con los compromisos pactados, el 14 de marzo inició una toma al mediodía por parte de los estudiantes. Sencillamente la sede no estaba en las condiciones físicas para recibir a los estudiantes.

Los alumnos exigían la presencia de la SED para explicarles cómo iba a ser su proceso educativo en adelante, teniendo en cuenta que el colegio estaba cerrado y no tenían el acceso. El director local se presentó el lunes hacia las 5 de la tarde.

De esta manera, se estableció una reunión entre la rectora, docentes de la jornada tarde, el personero, algunos estudiantes, padres de familia y la constructora. Al final, esta última acuerda que entregará la obra terminada el día lunes 28 de marzo; pero solo en cuanto a aulas, que estarían listas para los estudiantes. Adicionalmente, se compromete a que el 13 de abril entregará la obra terminada en todas las instalaciones del colegio.

La toma se levantó hacia las 6 de la tarde del lunes, con el acta redactada por los estudiantes y firmada por las partes, entre ellas, la constructora. Los alumnos advierten que la firma es un compromiso inicial, pero en caso de que el lunes después de Semana Santa no se vea un avance o que los compromisos no se cumplan en la obra, van a continuar con la toma del colegio.