Exitosa asamblea obrero, campesina, popular

{image}http://www.eldia.com.co/images/stories/080310/tauramena.jpg{/image}“El que trabaja no come paja”, reza el adagio popular. Después de la suspensión temporal del paro contra BP y OCENSA en el municipio de Tauramena, los lideras naturales del movimiento se dedicaron a visitar: barrios, veredas, comunidades, para manifestarles como debe continuar la siguiente etapa del movimiento, es decir la discusión y construcción colectiva de las peticiones que se van a llevar a las mesas temáticas a partir del día 23 de marzo. Para tal efecto se convocó una asamblea en el polideportivo del barrio las villas el día domingo.

El resultado de ese trabajo se vio reflejado en la masiva asistencia al coliseo, hombres y mujeres venidos de todo el municipio, con un solo deseo, que se haga justicia ante la explotación y permanentes violaciones de derechos fundamentales de que vienen siendo objeto por parte de BP durante el proceso de explotación petrolera.

Este escenario, democrático, amplio, pluralista, permitió visibilizar a quienes han sufrido esos atropellos, sus testimonios de viva voz son la prueba contundente de el costo que han asumido por estar en un territorio que la naturaleza doto de un potencial petrolero, sus historias de vida tiene un valor incalculable para la comunidad y el proceso del movimiento.

El trabajo en las comisiones se caracterizó por la participación, la disciplina y el respeto; las ideas fueron apareciendo producto de las necesidades de las comunidades, ellos en su lenguaje propio identificaron cuales derechos fundamentales han sido violados por la BP y el estado colombiano, destacándose: el derecho a la vida, al trabajo, al medio ambiente sano. Son consientes que la dimensión de la riqueza que la BP se ha llevado del Casanare no se compara con el poco desarrollo del departamento en temas como educación, salud, vivienda, empresa, temas cobijados por los derechos económicos, sociales y culturales (DESC), por el contrario, ha dejado la región sumida en una profunda crisis humanitaria y una catástrofe ambiental. Hoy el movimiento puede decir que dimos un paso más en la consecución de nuestros anhelos y objetivos, hoy quedaron plasmados los elementos básicos para exigir se garanticen y respeten nuestros derechos.

La asamblea reflejó un alto sentido de la solidaridad, esto se hizo manifiesto en dos hechos principales: el primero de ellos es el acompañamiento en el Casanare al movimiento por parte de una misión nacional e internacional llegada desde Bogotá, ellos quisieron visitar la región, recoger los testimonios, intercambiar experiencias y aportar conocimientos. La segunda manifestación de ese principio de la solidaridad fue el ejercicio de recolección colectiva por parte de los trabajadores de un aporte económico para ofrecer un almuerzo a todos y todas las participantes de la asamblea. Estos  hechos reflejan que las comunidades tenemos un elemento de identidad, que se debe reflejar en avanzar por la vía de la unidad para lograr nuestras metas.

Hemos dado un paso más, el camino es largo y duro, es nuestro deber histórico con nuestro hijos y nietos recorrerlo, queda el compromiso de continuar avanzando en la elaboración de los pliegos a presentar, de continuar educando a las comunidades, de dialogar para construir la unidad, de acompañar nacional e internacionalmente el proceso para evitar sea agredido, de desarrollar las tareas pendientes, los líderes del movimiento deben asumir ese compromiso y guiar a sus comunidades.

Hoy es un día histórico en TAURAMENA, hemos empezado a derrotar al miedo.

Convocamos a los compañeros representantes de la comunidad en las mesas para que nos reunamos para continuar con el trabajo de los pliegos, el día martes 9 de marzo a las 6 de la tarde en la sede de la USO Tauramena.