Halliburton amenaza con echar a trabajadores que porten logo de la USO

{image}http://lh6.googleusercontent.com/-S-4lmCvP8CA/UrHwnV07XSI/AAAAAAAAEr8/2y2eo-ia5Hw/s800/chaqueta_uso.jpg{/image}Como parte de sus políticas antisindicales, Halliburton piensa echar a varios trabajadores porque cargan consigo el logo de la USO.

Los notifica enviándoles una carta por mail donde les advierte que si lo llevan consigo, los despedirán.

El 20 de enero, la USO firmó por primera vez una convención colectiva con Halliburton, luego de una negociación muy difícil. La empresa evitó al máximo el reconocimiento de la organización sindical. Incluso, pactar el artículo 3 de la convención, donde se compromete a reconocer al sindicato como representante de los trabajadores, fue uno de los puntos más duros de la negociación; así como el Artículo 27, donde se define el procedimiento disciplinario para aplicar sanciones.

Después de esta firma, la empresa ha iniciado una campaña persecutoria a quienes portan el logo símbolo del sindicato. Un caso concreto ocurre en la base en Neiva. El obrero John Jaiver Calderón fue presionado por el gerente de Recursos Humanos, Gustavo Grisales, quien hasta llegó a enviarle un mail.El pasado 10 de febrero, lo citaron a descargos el 14 de febrero y antes le notificaron de la suspensión de su contrato de trabajo hasta el 18 de febrero. La argumentación de la empresa es que portar el logo de la USO implica poner en riesgo la vida del trabajador y de sus compañeros.  

“Es una posición que no entendemos desde ningún punto de vista. Lo que sí sabemos es que es una posición política para evitar que los trabajadores sindicalizados promuevan la imagen de la organización sindical”, precisó Ariel Corzo, directivo de la USO Nacional.

También está el caso del gerente de la base en Villavicencio. El 15 de febrero, en rechazo a la presión todos los trabajadores sindicalizados pusieron el logo en su casco como una respuesta a la agresión de la empresa. El gerente les negó la entrada a trabajar, diciéndoles que así no podían entrar a campo.

“Con nuestro equipo jurídico desde el sindicato hemos iniciado las acciones ante los entes encargados de regular este tipo de situaciones en el país, para garantizar el derecho de los trabajadores. Esto una exageración” sostiene Corzo.