HALLIBURTON no cumple la ley colombiana su posición en la Mesa de Negociación no ha permitido un acuerdo

{image}http://lh4.googleusercontent.com/-Gu-nCL7aRWY/Uad62RhjahI/AAAAAAAAAUI/T9hXsCK_jbo/s720/uso.jpg{/image}Han transcurrido 19 días desde que se inició la negociación con la multinacional de servicios petroleros HALLIBURTON y los avances en las discusiones han sido mínimos por la posición de la comisión negociadora de la Empresa y la negativa por parte de la compañía de mejorar las condiciones de los trabajadores; su posición mezquina dejan ver con claridad que las elocuentes y continuas expresiones del gerente de Recursos Humanos GUSTAVO ADOLFO GRISALES y su equipo asesor, sobre la voluntad de firmar con la USO una convención colectiva de trabajo para mejorar las condiciones de los trabajadores de la compañía, es simple retórica.

Desde el inicio de las negociaciones la Doctora ANGELICA MARIA CARRION y el equipo negociador, de manera irrespetuosa han afirmado que la USO y el pliego de peticiones presentado por los trabajadores, tienen la intensión de quebrar la compañía; en términos generales, las legítimas aspiraciones de los trabajadores, contenidas en el pliego de peticiones NO han sido tomadas con total respeto y seriedad por parte de la Empresa. La muestra de esa postura, se vio reflejada en la última propuesta que la empresa le presentó la semana anterior a la comisión negociadora del sindicato; por ejemplo, para la compañía no es posible el reintegro de los compañeros que fueron despedidos con ocasión del proceso organizativo, tampoco es posible acordar en la convención colectiva de trabajo el auxilio para anteojos, reconocimiento de la medicina prepagada, el compromiso de unas reuniones periódicas entre sindicato empresa para seguir abordando los temas de interés de los trabajadores, aumento en los montos de alimentación, viáticos, alimentación en especie para los trabajadores de las bases, mejoramiento del servicio del transporte, un modesto capítulo de salud ocupacional; un procedimiento objetivo, como una alternativa para que se le aplique a los trabajadores antes de que la compañía acuda a la terminación de los contratos de trabajo (estabilidad laboral); procedimiento para aplicar sanciones que garantice el debido proceso, turnos y ciclos de trabajo, descansos y otros aspectos importantes para los trabajadores.

Sumado a la anterior, la empresa se niega a pactar en la convención colectiva el respeto por la máxima jornada laboral establecida en Colombia, la Doctora Angélica María Carrión ha dicho que “no se puede crear un nuevo código en Halliburton que respete las jornadas de 8 horas, que eso sería quebrar a la empresa”; esa postura anti laboral y violatoria a la ley, nos obliga a plantear las siguientes inquietudes: con cual código se formó profesionalmente la Doctora Angélica, asesora de la empresa en la mesa de negociación?; Halliburton cumple la ley colombiana?, como hace Halliburton para contratar con empresas como Ecopetrol si está violando la máxima jornada laboral permitida en Colombia?; como las auditorias y las gestorías en Ecopetrol, validan y aceptan que empresas como Halliburton, sometan a los trabajadores a laborar largas jornadas de trabajo en sus campos de producción?; que acciones inmediatas va a tomar el Ministerio del Trabajo, para que Halliburton respete lo que estipula el Código Sustantivo del Trabajo, en materia de jornadas laborales?

Es evidente que Halliburton está acostumbrada a violar la ley colombiana, es tan clara su política de desconocimiento a la ley, que tiene a la mayoría de los trabajadores operativos con contratos individuales de trabajo, bajo la catalogación de dirección, manejo y confianza, cuando a claras luces, sabemos que el personal de dirección, manejo y confianza de una empresa, debe cumplir con unos requisitos que la ley determina, como la potestad para tomar decisiones en la empresa, debe tener funciones administrativas, manejo de personal y presupuestos, tiene poder para tomar decisiones disciplinarias, entre otras funciones; en el caso de nuestros afiliados, ninguna de estas condiciones se cumple; en estos casos, la figura de dirección, manejo y confianza la utiliza Halliburton para embolatarle a los trabajadores el pago de las horas extras, el reconocimiento de descansos y el pago de la disponibilidad. Con un “bono de campo” pretende la compañía “compensar” las largas jornadas a las que son sometidos los trabajadores, las cuales superan las 26 horas continuas en boca de pozo, y hasta 36 días consecutivos de trabajo sin derecho a descansos compensatorios, los únicos “descansos” que tienen los trabajadores son los que corresponden a los domingos y festivos laborados, es decir; en un mes, tienen derecho a “descansar” 4 días que corresponde a los cuatro dominicales laborados, claro está, si la actividad laboral de la compañía o línea se lo permite. Existen casos de trabajadores que llevan hasta un año sin descanso, han acumulado más de 50 días que corresponden a los festivos laborados y que según la política de la empresa son los descansos ganados.

Como si fuera poco, la empresa tampoco le aplica a los trabajadores las convenciones colectivas de trabajo y las tablas salariales que rigen en las empresas operadoras para las cuales Halliburton presta sus servicios, como es el caso de Ecopetrol; por ejemplo, a los trabajadores en la nómina les “reconocen” un “bono extralegal cliente” pero a la vez, se lo deducen con el argumento de que el bono de Halliburton reemplaza la aplicación de las convenciones colectivas de trabajo, afirma la representación de la empresa que reconocer las convenciones se convertiría en una “duplicidad de beneficios”, término “leguleyo” que de manera permanente expresan en la mesa de negociación cuando se quedan sin argumentos en la sustentación de sus tesis y posturas.

Es claro que la empresa no tiene la voluntad real, de pactar una convención colectiva de trabajo que represente para los trabajadores un avance en sus condiciones laborales, lo que pretende Halliburton es pactar como lo expreso textualmente la Doctora Angélica “un papelito de convención”. Por el contrario, para la representación sindical la convención colectiva que se pacte, debe definir unas nuevas condiciones laborales que superan lo que en materia laboral determina la ley; contrario a la actuación de la comisión negociadora de Halliburton, la representación de los trabajadores durante las nueve (9) sesiones de negociación ha mostrado total disposición de llegar a un acuerdo en la etapa de arreglo directo, que por términos de ley finaliza el día de hoy; pero la respuesta de la empresa no ha sido coherente a las propuestas y movimientos planteados por los trabajadores en la mesa.

Manifestamos una vez más, nuestra voluntad de acordar y firmar una convención que sea representativa para los trabajadores en los términos establecidos para ello, pero de no encontrar en la representación de la empresa una actitud y una propuesta diferente a la manifestada hasta la fecha, estaremos también dispuestos a mantener el conflicto colectivo de trabajo por el tiempo que sea necesario.

Invitamos a todos los trabajadores para que se mantengan en un estado de máxima alerta y atentos a las directrices emanadas desde la dirección Sindical.

EXIGIMOS EL REINTEGRO DE LOS COMPAÑEROS IVAN HORMAZA,
MANUEL ULLOQUE Y FABIO CORREA…EXIGIMOS…EXIGIMOS
POR LA PRONTA SOLUCION A NUESTRO PLIEGO DE PETICIONES….UNIDAD, ORGANIZACIÓN Y LUCHA.
VIVA LA GLORIOSA Y COMBATIVA UNIÓN SINDICAL OBREA USO… VIVA… VIVA.

Redactó: Comisión Negociadora, octubre 07 del 2013.