La administración de Ecopetrol nos avoca inevitablemente a un conflicto laboral

{image}http://eldia.co/images/stories/logos/uso.jpg{/image}Protestar en Colombia no solo desafía la cultura establecida, sino que lo convierte a uno en un perro a cuadros. Uno no encuentra ni los lugares precisos, ni las instituciones que reciban esa protesta y la tomen en serio. ¿A cuántos de ustedes no les ha pasado que cuando van a protestar por una cuenta de gas o de luz que supera lo normal, lo primero que hace la persona encargada es darle a uno a entender que la protesta no es válida y que uno es el equivocado? ¿Han intentado hacer un reclamo ustedes sin terminar convertidos en una especie de apátridas?

Pero no solo se nos reprime para que no protestemos, sino que se nos  adoctrina con los medios masivos de información, las publicaciones internas de las empresas y los reglamentos internos de trabajo; para que  terminemos reeligiendo a los políticos que nos han robado, a los alcaldes que se han enriquecido con el erario y a los que en los últimos 20 años se han aliado con los narco paramilitares; como también para que obedezcamos dócilmente las ordenes de jefes y patronos, aun cuando sus decisiones sean arbitrarias y abusivas; o políticamente inconvenientes para el interés general de la sociedad.

Y como siempre, a los que sí protestan terminan como esos líderes de Córdoba que han sido asesinados por los paras en estos últimos meses luchando por su tierra; o como los cientos de obreros que se han atrevido a desafiar las privatizaciones de las empresas, a reclamar sus derechos mediante la asociación sindical, presentando demandas de mejoras a través de pliegos de peticiones que aspiran sanamente a convertir en convenios colectivos; frente a lo cual la respuesta de quienes no están dispuestos a sacrificar su tasa de utilidad o de ganancias; es aplicar la represión en todas sus modalidades; la violencia en todas sus expresiones, por lo cual es común ver a los patronos recurrir a cartas de llamados de atención, apertura de investigaciones disciplinarias, aplicación de descuentos económicos, suspensiones temporales del cargo y hasta los despidos injustos.  

La administración de Ecopetrol como sujeto que da mal ejemplo en una democracia; no se detiene a revisar en las políticas implementadas que causan o generan permanentemente las protestas a lo largo y ancho del país, el cumulo de problemas sin resolver, sus ineficientes instancias de resolución de conflictos y sus ineficaces actores para la gestión de inconformidades, así como la dilación y la mentira como fórmulas de transacción, son la causa raíz del problema; a todo lo anterior la Administración de Ecopetrol hace oídos sordos y el asunto es más grave de lo que parece porque cuando ni siquiera las protestas cotidianas tienen cabida ni eco, es un síntoma preocupante de que la protesta no es valorada por la sociedad ni por las instituciones.

Tal y como sucede con la alta administración de ECOPETROL, la cual predica canales de diálogo y construcción bilateral sobre la base de construir confianza y mediante reuniones protocolarias las cuales no producen ningún resultado inmediato  ni siquiera a un  mediano plazo, se ignoran las razones expuestas y las comprobadas situaciones de violaciones a los derechos de los trabajadores, tanto en la nóminas directa como en la de contratistas, reflejando este accionar lo que históricamente se ha conocido como el “Arte de la Demagogia” en la relación obrero – patronal, la administración aplica el oír para no responder y el prometer para no cumplir;  siendo  el engaño, la mentira y la dilación  la que prevalece acompañada de una  fuerte y masiva  desinformación institucional.

Uno de los propósitos principales que buscan estos administradores, herederos de esta práctica difusa es diezmar la unidad y organización de los obrer@s, ganando terreno en el  desarrollo de sus políticas unilaterales que van en detrimento de las condiciones laborales,  generando en los incautos y desprevenidos aceptación de estas condiciones de explotación y manoseo, como condiciones naturales de trabajo tal como se puede palpar hoy en todos los rincones de la empresa y que se comprueba y se rechaza diariamente en el ejercicio de la actividad sindical en toda la refinería.

Todo este cumulo de atropellos contra nuestra organización sindical de una forma maquiavélica, ha obligado en su debido momento y bajo los análisis políticos respectivos a tomar acciones que buscan denunciar, neutralizar y  a su vez elevar el nivel de lucha de los trabajadores, pretendiendo  como fin último el bien común y la verdadera construcción colectiva con las bases de un nuevo modelo de bien ser y bien estar.

Estas son las razones que explican por qué? de tareas como el paro del día, Martes, 02 de Agosto del año en curso, que buscaba una salida  a la problemática general y una respuesta pronta y seria de parte de la administración de ECOPETROL, que en varios meses de presunto dialogo no había arrojado ningún tipo de resultado productivo y concreto.  Acciones tan legítimas como estas de protesta pacífica, están garantizadas y salvaguardadas en nuestra carta política, como derecho fundamental, el derecho de asociación sindical está contemplado en el Artículo. 39 de la Constitución Política, Así mismo el orden jurídico internacional ha reivindicado la legalidad de las huelgas en el sector petrolero, tal como quedara señalado con relación a nuestra patriótica huelga del año 2004 en el caso 2355 al ser analizado por la Organización Internacional del Trabajo  la O.I.T. en su instancia del Comité de Libertades Sindicales y ratificado por el Consejo de Administración, además tratados internacionales como el pacto de San José, entre otros ratificados por el Estado Colombiano,  el cual se ufana del respeto de las libertades sindicales, aunque en la práctica política y administrativa es el mismo Estado  y sus empresas más emblemáticas tales como Ecopetrol, las primeras en  cercenarlos al mejor estilo de las repudiables masacres paramilitares, los unos con leguleyadas y los otros con sierra en mano; en un mismo macabro propósito cortar nuestros brazos de acción sindical, aduciendo que estos modos de lucha y reclamación son ilegales, arcaicos e ilegítimos; entrando a estigmatizarlos como actos vandálicos y de terror; pero que además deben  estar infiltrados por grupos insurgentes, tal como lo manifiestan los medios masivos de desinformación nacional ante cualquier movimiento de protesta de obreros, estudiantes, indígenas o campesinos.

La muestra fiel de la continuidad de este tipo de propósitos, Prácticas y conductas es la demanda interpuesta por ECOPETROL en contra de nuestra organización sindical, la USO, para obtener la declaratoria de ilegalidad por vía judicial de la actividad sindical desarrollada el pasado mes de Agosto, buscando así retomar la siembra del terror colectivo y el pánico generalizado en la masa organizada; tal cual lo intento perpetuar YANOVICH después de la huelga del 2004 y que gracias a la misma organización sindical y la conciencia de los obreros se ha logrado a la fecha ir borrando del imaginario de los trabajadores esas huellas marcadas de represión patronal,  y ratificando en el presente reciente de parte nuestra que si es posible tener victorias al calor de la lucha obrera, que si es posible tener la razón ante los estrados, apoyados y apoyando nuestra organización sindical, la cual ya es un patrimonio histórico de la humanidad.

POR TODAS LAS ANTERIORES RAZONES  HACEMOS UN LLAMADO MAS QUE AL ESTADO DE ALERTA, A MANTENER LA ACTICTUD DE PROTESTA CONSTANTE Y A DESARROLLAR ACTIVIDADES QUE LAS MATERIALICEN, FRENTE A ESTA ARREMETIDA TRAICIONERA Y MALINTENCIONADA DE LA ADMINISTRACION DE ECOPETROL, PARA DEMOSTRAR QUE SOMOS MAS LOS QUE ESTAMOS EN PRO DE LUCHAR POR DEFENDER ESTA EMPRESA Y SON MUCHOS MENOS LOS QUE NOS QUIEREN ATEMORIZAR CON VIOLENCIA POLITICA, LEGULEYADAS Y CONCEPTOS AMAÑADOS; TRATANDO  DE DIEZMAR NUESTRA HISTORICA Y GLORIOSA USO Y PODER ARREBATAR NUESTRA CONVENCION COLECTIVA DE TRABAJO.

VIVA LA UNIDAD,  LA ORGANIZACIÓN Y LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA…VIVA.

ABAJO EL TERROR ADMINISTRATIVO PARA INTIMIDAR LA ACTIVIDAD SINDICAL…ABAJO…ABAJO…ABAJO.

OBREROS Y OBRERAS PRESENTES Y BELIGERANTES ANTE LA REPRESION PATRONAL…PRESENTES…PRESENTES…PRESENTES.

Descargar documento en formato en PDF.