La empresa transnacional Pacific Rubiales con difamaciones pretende desprestigiar a la USO y evitar la organización de los trabajadores

{image}http://eldia.co/images/stories/250711/04.jpg{/image}El pasado 20 de julio la empresa Pacific Rubiales Energy Corp., en un comunicado de prensa replicado por los medios de comunicación nacionales y regionales revela su indignación por la justa protesta de los trabajadores y el ingreso de la UNIÓN SINDICAL OBRERA DE LA INDUSTRIA DEL PETRÓLEO “USO” a Campo Rubiales.

Se esmera PRE, en calumniar a esta organización sindical, cuyo fondo político es evitar la presencia de la organización sindical en la zona, buscando deslegitimar a la “USO” ante los trabajadores con el fin de quitarle el respaldo y se desafilien del sindicato; al mismo tiempo promoviendo en la población de Puerto Gaitán y la opinión nacional e internacional inseguridad y desconfianza hacia la organización sindical.

Señala en su comunicado PRE, que los trabajadores fueron obligados a cesar sus actividades, violándoles su derecho al trabajo,  que fueron amenazados con represalias en caso de no apoyar la protesta. Este tipo de afirmaciones no corresponden a la realidad, no solo porque es imposible que 50  sean capaces de intimidar a más de 6000 personas, sino porque en las condiciones en que se desarrolló la justa protesta, se observa que al unísono cientos de trabajadores iniciaron la jornada  en distintos puntos del área que integra Campo Rubiales; tales como QUIFA, Consorcio Oriente, Morichal y Estación Cuatro. Lo anterior revela la coordinación y decisión colectiva,  entre los trabajadores de las empresas contratistas y subcontratistas privados de condiciones laborales dignas, sometidos a instalaciones locativas como dormitorios, sanitarios, casinos, áreas sociales o de esparcimiento precarias, cuando no inexistentes;  además representando la conciencia de los trabajadores sobre sus salarios supremamente bajos  que no corresponden a la productividad del trabajo de cada uno de ellos.

Carece de solvencia moral la afirmación de PRE cuando menciona que los dirigentes sindicales entraron con escoltas armados, violentando las medidas preventivas de seguridad que ha dispuesto la compañía para proteger a sus empleados directos, los de sus contratistas y las instalaciones. Las medidas preventivas de PRE a decir por los hechos fue la de atravesar camionetas, busetas, bulldozer, camabajas y obstáculos humanos para no dejar ingresar a los dirigentes sindicales que se desplazaban al área con el fin de prestarle asistencia a los trabajadores en la protesta, lo cual debería considerarlo esta empresa como afortunado, pues no se sabría la respuesta y resultado de las acciones defensivas y de conservación de los trabajadores ante el ataque indiscriminado del ESMAD, ataque consentido por francotiradores desde los círculos más reaccionarios en Bogotá y por la autoridad administrativa de Puerto Gaitán que se ha especializado en mandar a golpear a los trabajadores y al pueblo, para conservar sus beneficios y prerrogativas ante las empresas multinacionales.

Otra falacia del comunicado de prensa de PRE, al cual los medios le dieron resonancia es que una vez ingresaron al campo las camionetas blindadas suministradas por el Ministerio del Interior y de Justicia para protección de los dirigentes sindicales, fueron apareciendo un gran número de personas encapuchadas instando a realizar actos violentos – esta es una afirmación tendenciosa llena de perversidad  y provista de un pensado y elaborado infundio para deslegitimar la protesta de los obreros y el papel de la USO en ella.

No es cierto que la uso haya movilizado encapuchados en sus carros, quienes viajaban en los carros en todo momento dieron la cara y se presentaron incluso ante los miembros del ejército nacional y la misma seguridad privada de PRE.

Las denominadas capuchas a las cuales PRE y los francotiradores de los círculos más reaccionarios de la sociedad colombiana en Bogotá hacen referencia;  no es más que una elaboración conceptual y psicológica para presentarla a la comunidad nacional e internacional con el fin de justificar la represión violenta que se infirió a la protesta.

Las tales capuchas a la que hace referencia PRE no es otra cosa que un elemento de trabajo generalizado en la industria del petróleo para proteger a los trabajadores del sol y de los efectos de algunas labores que desarrollan como es la soldadura, por  demás se utilizó camisas u otros trapos con el fin de evitar los efectos de los gases lacrimógenos utilizados por los escuadrones represivos de la policía nacional para evitar la protesta de los trabajadores, además de esa protección contra los gases que era desde todo punto de vista algo lógico, les servía de protección a su propia integridad física y moral, pues era de prever que la respuesta a la protesta podría ser violenta como lo fue y soportarse en la posterior intimidación y amenazas que ya comienzan a evidenciarse.

Los medios de comunicación mostraron a la opinión nacional esta verdad insoslayable que deja mal parada a la compañía petrolera.

Queda de igual manera evidenciada que el discurso de PRE, contiene la clara postura antisindical que caracteriza al empresariado colombiano. No se entiende la afirmación del presidente de PRE al decir que las protestas no las hicieron los trabajadores de esa empresa, como si los trabajadores de contratistas y subcontratistas no fuesen  precisamente quienes con su labor hacen real la proyección de la compañía multinacional que resulta beneficiaria de la fuerza laboral de los obreros/as. No aceptamos la excusa, frente a que nada los vincula o responsabiliza con los trabajadores de empresas contratistas y subcontratistas; porque estos son solo trabajadores indirectos de los que se sirve para obtener las jugosas ganancias reportadas oficialmente.  Desconoce PRE que sin estos obreros/as sería imposible entregarle al país y al mundo los resultados exitosos de sus operaciones.

El presidente de PRE claramente ha señalado en la “W” que ellos nunca  han firmado un acuerdo laboral, manifestación que muestra la justeza de la reclamación  de los trabajadores denunciadas por la “USO” al estar sometidos estos a las reglas de la república independiente de PRE; donde ni el mezquino código sustantivo de trabajo se respeta.

El presidente de la compañía ha acudido a la vieja maniobra con la cual las compañías multinacionales suelen modificar a su favor las leyes en materia de política petrolera, con la que igualmente han logrado las inmejorables condiciones contractuales e impositivas que hoy tienen, al mencionar que lo sucedido en Rubiales es una mala señal para la inversión extranjera. Ojalá que el gobierno nacional no permita que las empresas lo manipulen con el tradicional chantaje y termine exponiendo los intereses de sus conciudadanos y los obreros al arbitrio de las multinacionales.  Frente a tantos problemas sociales y laborales; lo mejor es definir la modificación de  la política petrolera para que la explotación de nuestros recursos ayude a resolver la problemática social del país procurando la participación mayoritaria del estado en la renta petrolera y que la operación de todos los campos en el país pase a manos de Ecopetrol que debe ser 100% una empresa industrial y comercial del estado.

Lo evidente es que hoy la situación en Puerto Gaitán con las empresas CEPCOLSA, HOCOL, PACIFIC RUBIALES y ECOPETROL, esta última que no puede hacerse la de la vista gorda ante los hechos, está en un estado de ralentí, la cual sabrá qué camino tomar si no hay respuestas a las peticiones de carácter social y laboral que hay en la zona.

La UNIÓN SINDICAL OBRERA “USO” está dispuesta y comprometida en buscar de manera concertada la solución al conjunto de esta gran problemática que concluya en soluciones duraderas que permitan una paz laboral y social de largo aliento. Pero igualmente está dispuesta a apoyar sin vacilaciones las reclamaciones justas de los trabajadores y la comunidad de esta zona petrolera colombiana.

La Unión Sindical Obrera es una organización seria con 88 años de experiencia, reconocida por el estado colombiano y la comunidad internacional, cuyo propósito fundamental es el mejoramiento de las condiciones laborales y sociales de los trabajadores y comunidades de las zonas petroleras, muy distinto a lo vociferado por los empresarios petroleros en el Meta; por ello no compartimos las aseveraciones tendenciosas de estas personas y responsabilizamos a las empresas multinacionales, el gobierno nacional y local de cualquier hecho que ponga en riesgo la vida, la integridad física o moral de los trabajadores, sus activistas o la dirigencia del sindicato.

VIVA LA UNIÓN SINDICAL OBRERA Y LA JUSTA PROTESTA DE LOS TRABAJADORES EN PUERTO GAITAN…VIVA…VIVA…VIVA.
LA USO 88 AÑOS DE EXISTENCIA Y DE LUCHA PERMANENTE POR LA DEFENSA DE LA SOBERANIA NACIONAL Y  LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES PETROLEROS.

Redactó: USO Junta Directiva Nacional, Puerto Gaitán 24 de julio de 2011.

Descargar documento en formato PDF.