La estabilidad laboral, el pago de salarios iguales y el fortalecimiento de nuestro sindicato

{image}http://eldia.co/images/stories/030311/01.jpg{/image}Fueron los temas que abordé durante mi intervención en la asamblea de socios de la Subdirectiva Única de Oleoductos efectuada en Puerto Salgar el pasado viernes.

 

Mientras realizaba el juramento de bienvenida a esta organización sindical a tres asociados nuevos que prometían cumplir los estatutos y las directrices de su subdirectiva y de las instancias de nuestro sindicato, exponía mi preocupación por esta nueva generación de trabajadores sin estabilidad laboral y sin pensiones.

Mientras que hoy el tema por el cual se han lanzado dirigentes y hasta se han creado sindicato es el tema pensional que reivindique el plan 70 y los artículos 109 y siguientes de nuestra convención para los trabajadores vinculados antes del año 2003, los que ingresaron a laborar con posterioridad a ese año ingresaron por la ley 797 de 2003 al régimen general de pensiones, sin posibilidad alguna, si quiera, de que ECOPETROL S.A. (por ahora) asuma el 4% de su cotización.

No solo sin régimen pensional. Hoy son más de 300 los compañeros que han ingresado a ECOPETROL S.A. en virtud de la ley 789 de 2002 y el extinto artículo 121 convencional que consagraba la prohibición a la patronal, de despedir sin justa causa. Esa protección convencional que debemos reivindicar nuevamente, ha permitido que ECOPETROL S.A. despida “sin justa causa” a más de 5 directivos a nivel nacional quienes no poseen esa “estabilidad laboral” o que la han perdido a raíz de su adhesión al pacto colectivo de facto denominado “acuerdo 01 de 1977”. El reto del capitalismo y del empresariado mundial es negarle a los sindicatos pactar clausulas de estabilidad laboral. Nuestro reto es el contrario.

Ésta población de trabajadores a las que hago referencia, también viene siendo víctima de un trato ilegal y discriminatorio al venir recibiendo pagos inferiores en los recargos por trabajo suplementario y dominicales. “Se han alcanzado a evidenciar diferencias hasta del 200%” señaló un compañero asambleísta. Ésta situación ya había sido identificada por el suscrito en Barrancabermeja, pero tenemos que reconocer que nos ha faltado vehemencia para atacar, como un solo hombre, este atropello contra esta población de compañeros, en su mayoría sindicalizados. Por ahora, en su momento orientamos a los trabajadores, con proformas proyectadas para ese efecto, hacer las respectivas reclamaciones conforme el artículo 87 convencional a efectos de interrumpir la prescripción. Tenemos el reto de llevar hasta la prosperidad, estas justas reclamaciones.

Todos estos temas, sumados a los retos que nos impone la privatización de nuestra empresa, la tercerización de las actividades directas, el recorte de libertades sindicales en las filiales de la misma, la defensa de nuestra convención colectiva de trabajo y la unidad de la clase obrera solo lo podemos sobrellevar, en la medida que fortalezcamos nuestra organización sindical a través de los procesos de afiliación masiva que arrojaron reciente y positivamente saldos de más de 19mil afiliados. Tenemos el reto, además de llegar a todos los rincones del país, donde los trabajadores demanden presencia sindical, defensa de sus derechos y procesos de organización.