La no modernización de la refinería de Barrancabermeja comenzó a quebrar empresas

Cerca de 236 familias quedaron en la calle en Barrancabermeja por el cierre de la empresa Transportes y Equipos. Es la primera empresa contratista que se quiebra en el Magdalena Medio por la no realización del proyecto de ampliación de la refinería de Barrancabermeja.

A las 12 de la noche del lunes, la empresa tomó la decisión de militarizar las instalaciones y dejar a sus trabajadores por fuera del vínculo laboral. A este momento, no les han notificado terminación de contrato.

“Por la cantidad de trabajadores que están quedando cesantes, la empresa debería tener un permiso del Ministerio del Trabajo porque esto es un despido masivo. Hemos tenido contacto con los representantes del Ministerio y no se ha solicitado ese permiso”, manifestó Edinson Vásquez, Secretario de Derechos Humanos de la USO Barrancabermeja.

Tal masacre laboral es una de las problemáticas en la crisis que se vive en la región. El comercio y los ciudadanos se endeudaron para estar a tono con el proyecto de modernización y ahora que no se hizo, son muchos los declarados en la ruina.

Transportes y Equipos, en cabeza de su gerente general, Natalia Acosta, cerró las puertas de diálogo con la organización y sus trabajadores. Muchos de ellos presentan debilidad manifiesta, por incapacidades o enfermedades adquiridas producto de su labor. La empresa los citó para ofrecerles uno o dos meses de salario y que firmen una carta de retiro, en una mínima compensación frente al delicado tema de su salud y su vida.

Para Vásquez, Ecopetrol no puede librarse de su responsabilidad. “Solicitamos que se nos respeten los derechos, se nos respeten las condiciones laborales que tenemos. Que Ecopetrol, que es la directa responsable de la situación que está viviendo esta empresa contratista en Barrancabermeja y muchas empresas a nivel nacional, sea solidaria con los trabajadores y con las deudas que la empresa tiene con ellos”.