La paz de Santos, sin Libertad Sindical

  • Categoría de la entrada:Nacional
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La CUT Nacional y la CTC realizaron un Seminario sobre Libertad Sindical, donde más de 150 organizaciones sindicales elaboraron un panorama actual sobre el tema y llamaron la atención ante la criminalización de la protesta social.

Alberto Vanegas, directivo de la CUT nacional, sintetizó el grave panorama que en materia sindical se vive en Colombia. Muestra de ello es que hay 23 millones de trabajadores en la población económicamente activa, pero solo hay un millón sindicalizados.

“Nos preocupa mucho: la situación de precarización, patrocinada por el Ministerio del Trabajo y los empresarios; de incremento del desempleo, fruto de la crisis económica que viene aflorando en el país; en cuanto a los ingresos económicos, vemos cómo con el aumento de la inflación hoy el salario mínimo no da abasto para atender las necesidades básicas; el anuncio de despidos, el ministerio del trabajo manifestó la solicitud de empresas para generar más de 9.000 despidos, en Archie’s, Hyundai o Pacific Rubiales; en el sector petrolero no hay anuncios, pero de los tercerizados que no tienen contrato estable se han despedido más de 30 mil trabajadores; el gobierno sigue incumpliendo las recomendaciones de la OIT”.

El dirigente sindical expone como ejemplo el caso donde para una construcción, los empresarios privados subcontratan arquitectos y estos, a su vez, subcontratan con otras empresas, formando una cadena de tercerizaciones en la que en últimas el trabajador que hace realmente la labor no tiene ninguna garantía laboral.

Una de las recomendaciones surgidas fue la elaboración de querellas al Ministerio del Trabajo, donde no hay sindicalización y donde se están presentando estas situaciones anómalas, para que el ente responda estas quejas en referencia a que no se puede seguir violando la libertad sindical.

“Nuestra preocupación es que se vienen intensificando las amenazas, las violaciones de derechos humanos a los sindicalistas, a los campesinos, a los defensores de derechos humanos en medio de un proceso de paz. Nos preocupa avanzar a que se termine el conflicto, a que haya acuerdo de paz, pero sin garantías para los líderes sociales y nos sigan revictimizando”, puntualiza Vanegas.

Además denunció los recientes asesinatos de la docente Marcelis Méndez, afiliada y dirigente de Fecode; el líder campesino Daniel Abril, que luchaba contra las multinacionales; y el campesino William Bermeo en Argelia, Cauca.

Mientras Santos habla de paz en La Habana, en Colombia está aplicando una política de represión, representada en la ley de seguridad ciudadana o el código de policía que permite una serie de violaciones a los derechos humanos y que hace carrera en el Congreso.

Llama al Ministerio del Trabajo a atender la agenda laboral, pues hace varios años el gobierno no se sienta con la CUT a tratar el tema. En todo este complicado contexto, Vanegas advierte la llegada de una “paz sin trabajo digno, porque el gobierno nacional no ha demostrado la disposición de resolver los problemas estructurales”.