La USO contribuye en respaldo de la OIT para temas laborales en Colombia

El director de la OIT, Guy Ryder, estuvo en Colombia. Se reunió con las centrales obreras del país en el marco de la IX Conferencia Iberoamericana de Ministros de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. La USO hizo presencia para exponer las problemáticas del sector minero energético.

Las denuncias interpuestas por la USO tuvieron el respaldo de las tres centrales y lograron buen recibo de parte de Ryder, junto con su equipo de trabajo de la OIT.

Las centrales plantearon elementos que desvelaron la realidad de las precarias condiciones laborales en el país. El gobierno nacional maneja un doble discurso y el Ministerio del Trabajo no está cumpliendo con su función de proteger a los trabajadores y conseguir mejores condiciones para la clase obrera.

Al respecto, hubo una petición unánime desde las centrales obreras para que la OIT designe una comisión que revise los compromisos que quedaron de una comisión en el año 2011. Esto fue aceptado por el director y esa instancia revisará el avance del gobierno en estos acuerdos; además, verificará el memorando de entendimiento que suscribió el gobierno con la OIT para constatar la voluntad del estado en cumplir con los acuerdos internacionales.

El caso particular de la USO fue un segundo aspecto. Allí, la delegación expuso, primero, “rechazamos de manera categórica los hechos de corrupción que ocurrieron en Reficar. Condenamos que los trabajadores que prestaron sus servicios y vendieron su mano de obra, hoy estén enfermos, accidentados, tirados a la calle sin ningún de protección (…) con la anuencia del Ministerio del Trabajo”, señaló Moisés Barón, directivo de la USO nacional.

Así mismo, la organización reclamó la revisión de su caso 2958 en materia pensional. A efectos que el gobierno colombiano solicite la misión de contactos preliminares de la OIT, para que sea este ente, con un carácter técnico, diga qué debe hacer el gobierno nacional para responder el tema pensional a los trabajadores del sector petrolero. El director se comprometió a hacer un seguimiento personal a este punto.

Así mismo, presentó su rechazo absoluto al decreto 583, con el cual el ministerio del Trabajo avala y promueve la tercerización laboral. Se espera que con la intermediación de la OIT el decreto se derogue y se insista en que las labores permanentes y misionales deben contratarse de manera directa.

Un tema que surgió continuamente en el encuentro fue la paz. Se dejó en claro que la paz no será posible si los sectores sociales y laborales no son escuchados. Por ello, se ratificó que el pliego de peticiones presentado en el marco de una movilización nacional el 17 de marzo pasado, debe ser atendido y respondido por el gobierno. Se le planteó al director general de la OIT que si no son atendidas las reclamaciones, la clase obrera colombiana se verá abocada a un paro cívico.

La reacción de Ryder fue bastante positiva. Barón planteó: “el director ha sido muy solidario con entender la problemática que se vive en Colombia. Ha tenido reacciones encontradas, porque en un encuentro con el presidente de la República, la situación laboral del país era de otro contenido. Pero estos son asuntos que lo obligarán a revisar en detalle qué está pasando realmente”.