La USO presente en el Paro Nacional, la defensa del pliego de peticiones en CB&I y de un precio justo de los combustibles

{image}http://lh4.googleusercontent.com/-Gu-nCL7aRWY/Uad62RhjahI/AAAAAAAAAUI/T9hXsCK_jbo/s640/uso.jpg{/image}La Unión Sindical Obrera USO, La CUT, al igual que la gran mayoría de Colombianos condenamos la situación en la que el Gobierno de Juan Manuel Santos ha sumido al País como consecuencia de la imposición de sus nefastas , antisindicales y antipopulares políticas en los órdenes económico, político, cultural y social, no haciendo más que arrodillarse y aplicar el recetario neoliberal imperialista, que hoy se evidencia en los tratados de libre comercio – TLC y sus inocultables consecuencias negativas.

Compartimos la reacción de los afectados en recurrir a la unidad, organización y lucha, que se expresa en levantamientos de sectores sociales y partidos políticos de la oposición que son víctimas de amenazas, represión y negación de las más elementales libertades ciudadanas y democráticas. Así como la movilización de los productores agrarios, campesinos, ganaderos; pequeños y medianos empresarios de autopartes, el calzado y los textiles; pequeños y medianos mineros atropellados por el Estado y la gran minería transnacional; de trabajadores despedidos- como los perjudicados en Coca-Cola Femsa, recientemente en Medellín, y desde hace varios años, en la General Motors, Centrales Obreras, sindicatos y trabajadores atropellados por patronos que desconocen los mínimos derechos laborales y por las multinacionales, tales como Pacific Rubiales, Meta Petroleum, Grupo Empresarial Ecopetrol S.A. y sus filiales y contratistas, tales como REFICAR y CB&I;  que actúan como repúblicas independientes, saquean los bienes de la naturaleza, violan los derechos de las comunidades y explotan la clase obrera, sin permitirles sindicalizarse, asociarse y negociar colectivamente, todo ello, con la complicidad del Gobierno y sus autoridades funcionales.

Acogemos Igualmente la actitud de rechazo  que asumen contra el Gobierno y sus políticas, los estudiantes agrupados en la MANE, opuestos a la privatización de la educación, que reiniciarán sus movilizaciones el 28 y 29 de agosto; los gremios, la academia y las organizaciones de pacientes y usuarios de la salud aglutinados en ANSA animados en contra de la nefasta Ley 100 que luchan por un servicio de salud basado en éste como un derecho y no como una mercancía, y el magisterio colombiano ante los reiterados incumplimientos del Gobierno a los acuerdos celebrados con FECODE.

A lo anterior, se suman las crecientes expresiones de inconformidad y luchas de importantes sectores de la producción unidos en repudio generalizado a los tratados de libre comercio, firmados y por firmar; tratados ruinosos para el país, y causa de cierre de empresas, despidos de trabajadores y quiebra total de nuestra economía. Se agrega a este oscuro panorama la política de combustibles, convertida en uno de los más descarados atracos a la población en general, con gravísimas consecuencias para el sector transportador y para los productores nacionales por los elevados precios. Somos el país productor de petróleo con los precios más altos del mundo. Desde la USO y la CUT, estamos llamando a todas nuestras subdirectivas, y al resto de organizaciones sociales a participar masivamente en las jornadas que arrancaron el 19 de agosto – convertidas en categórica expresión de unidad y lucha, para exigir del gobierno nacional el cumplimiento de los acuerdos, la solución a los pliego de peticiones presentados y la concesión de garantías democráticas para el ejercicio de la oposición y la movilización social y política.

Respaldamos y apoyamos la HUELGA adelantada por los trabajadores exigiendo la solución de su pliego de peticiones presentado a la multinacional DRUMMOND; nos solidarizamos con la comunidad educativa del SENA en la defensa del carácter público de la institución y acompañamos las exigencias de los trabajadores del ICBF, hogares infantiles y madres comunitarias, mientras extiende su voz de aliento a todos los colombianos víctimas de la política económica oficial. En la defensa del mercado interno, estaremos igualmente al lado de los productores nacionales en la recuperación de nuestra autonomía y soberanía alimentaria, industrial, política y social.

Para avanzar en la coordinación de acciones con el fin de centralizar la movilización contra las antinacionales políticas del gobierno de Juan Manuel Santos, la USO hará parte del II Encuentro Nacional de Unidad Popular a realizarse el 31 de agosto y 1 de Septiembre en la ciudad de Bogotá.

GASOLINA A PRECIO DE RICOS, PERO CON SALARIOS DE POBRES.
JUAN GOSSAÍN – Especial para EL TIEMPO del 15 de Agosto del 2013.

En Corea del Sur, la gasolina es más barata, aunque ese país importa el combustible desde Colombia.

“Ojeando la edición electrónica de este periódico y, como nunca falta quien le agüe la fiesta a uno, tropiezo en el correo de los lectores con la carta que envía el ciudadano Alberto Niño Peña: “En Bogotá, llenar el tanque de un vehículo puede costar facilito un salario mínimo”. Las palabras del señor Niño me dejan pensativo. Sugieren un paralelo entre lo que cuesta la gasolina y lo que ganan los colombianos. Siento que es casi un desafío periodístico. Una verdadera provocación.

A partir de ese momento me pongo a investigar. Encuentro, por ejemplo, que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, le dijo a la prensa en abril del año pasado, cuando todavía era ministro de Minas, que a Ecopetrol hay que pagarle por la gasolina que vende en Colombia lo que cobraría si la vendiera en el exterior.

Si nos acogemos a esos argumentos de quienes nos gobiernan, en la plaza de Manizales podrían arrancarnos por una taza de café lo mismo que vale en un hotel de Tokio. O cobrarnos la papa boyacense como si la hubiéramos importado de Siberia. Yo no sabía que da lo mismo ser productor que importador.

Conclusiones
Después de comparar países, costos e ingresos, las conclusiones a que uno llega son lúgubres:

1.- Los precios que se cobran por la gasolina en Colombia, país productor, son más altos que los de muchos países que se ven obligados a importarla.
2.- Los precios de la gasolina en Colombia son considerablemente más altos que los de países vecinos con salarios similares al nuestro.
3.- Los precios de la gasolina en Colombia son más altos, incluso, que los de algunos países que tienen salario mínimo mayor que el nuestro, y cuyos ciudadanos, en consecuencia, podrían pagarla más cara. ¿O será, más bien, que los nuestros deberían pagarla más barata?
4.- Y la peor de todas las injusticias que encontré en este trabajo: el precio de la gasolina colombiana es más alto en Colombia que en algunos países que importan gasolina colombiana. Parece un juego de palabras, un galimatías, pero es una realidad muy cruda, tan cruda como el mismo petróleo.

Demagogia y buses
La pregunta que hay que hacerse es a qué se debe semejante desequilibrio. “A que, si bajamos el precio de la gasolina, se quiebra Ecopetrol”, es la respuesta que dan siempre los gobernantes. Yo no veo por qué ha de quebrarse alguien que cobre precios justos. ¿O es que en otros países se han arruinado las empresas petroleras?
Otra disculpa tramposa consiste en afirmar que la gasolina barata se vuelve un subsidio para los ricos. Eso es demagogia infantil y ramplona. ¿Los que viajan en bus son ricos? ¿O son magnates los que se ganan la vida con un carrito? Es al revés: el abuso en los precios de la gasolina golpea, primero que todo, a la canasta familiar de los más pobres.

Epílogo
La verdad desnuda es que Ecopetrol, cuyo máximo accionista es el Estado, se gana 51 por ciento en cada galón que vende. Como si fuera poco, el propio Estado, a través de los impuestos, se queda con otro 27 por ciento. Aunque insista en negarlo, el Gobierno, como ciertas especies de plantas parásitas, se ha acostumbrado a vivir a costillas de Ecopetrol. La corrupción también. ¿O de dónde cree usted que sale la plata que se roban? Ecopetrol, a su vez, vive a costillas de los colombianos.
Es por eso que, con el permiso de los insignes estadistas del país, yo quiero terminar dejándoles a los lectores una inquietud muy chiquita, probablemente boba y que a lo mejor no tiene sentido: ¿no será que, si algún día controlaran las venas rotas de la corrupción, se le podría bajar el precio a la gasolina sin que se quiebre Ecopetrol? ¿Y sin que se quiebre el bolsillo de los colombianos?

Por ultimo con relación al PROCESO DE NEGOCIACIÓN DE NUESTRO PLIEGO DE PETICIONES; queremos felicitar a todos los trabajadores que se han afiliado masivamente en la última semana, igualmente a  quienes asistieron disciplinadamente a la asamblea informativa celebrada el pasado viernes 16 de agosto en la sede de la USO Cartagena, donde quedo en evidencia el inconformismo y rechazo a los vulgares ofrecimientos de la Empresa CB&I en la mesa de negociaciones y quedo claramente socializada la posición nuestra, así como los movimientos que hemos efectuado en búsqueda de un acuerdo negociado a través del dialogo y sobre todo quedaron tres grandes tareas para esta semana que comenzamos la cual es definitiva para nuestros interés como obreros, negociadores y sindicato. Primero difundir en todos los rincones del proyecto el estado de la negociación, segundo manejar el ritmo de la producción del proyecto al 0,25% y tercero aprovisionamiento, alistamiento y logística  para una eventual hora cero de la huelga general.  

EXIGIMOS A REFICAR Y CB&I, SOLUCIÓN A NUESTRO JUSTO PLIEGO DE PETICIONES…EXIGIMOS…EXIGIMOS…EXIGIMOS.

VIVA LA UNION SINDICAL OBRERA USO…VIVA…VIVA…VIVA.

Junta Directiva Nacional  USO –  Subdirectiva Cartagena,  Agosto 20 de 2013.