La USO toma un papel importante en el Consejo Nacional de Paz

{image}http://lh3.googleusercontent.com/-oQ0vSs1FxFM/U4iV7-HfMtI/AAAAAAAAHZU/qaE6t5PKbyk/s500/asamblea_paz.jpg{/image}La USO participó en el Consejo Nacional de Paz, tras una invitación del gobierno nacional para darle un impulso a la mesa, toda vez que esta se creó en el año 2000 y estaba sin ningún funcionamiento desde entonces.

Al presidente Santos, la USO le manifestó que siempre ha hecho presencia en los procesos de paz,  estuvo en Ginebra, Tlaxcala y en el Magdalena Medio, como actores importantes y aportantes; así que esperan tener un papel igual en el proceso de paz que está próximo a darse en Colombia. Por eso, entre los objetivos de la organización sindical en el proceso de negociación que se avecina considera importante darle un impulso a la II Gran Asamblea Nacional por la Paz y al II Congreso Nacional Petrolero.

Así mismo, la USO ratificó la insistencia en darles cabida en estos diálogos a todos los actores armados. Para la USO esto es relevante, puesto que Ecopetrol ha recibido 242 atentados de grupos insurgentes en el último año y un acuerdo pararía estas agresiones.

En medio del encuentro, el presidente de la República dio la orden al Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, a que antes de un mes debe estar iniciando el Consejo Nacional de Paz y funcionando de manera integral.

“Estamos interesados en que este proceso de paz avance como debe ser y sin ningún tipo de dilaciones.  Nuestro pliego de peticiones no es solamente reivindicativo, sino que está jugando un papel importante en este escenario que hoy se abre a nivel nacional en los diálogos de La Habana. También le pedimos al presidente de manera clara y contundente que se debe hacer un cese de hostilidades sociales, no a la reforma pensional, no a la reforma tributaria, no a la reforma a la salud, no a la reforma laboral. Nuestra posición es de construir escenarios amplios sin ningún tipo de límite de participación de la sociedad civil”, puntualizó Edwin Castaño, presidente de la USO.

Si bien estos compromisos se pueden entender como parte de la coyuntura política actual, la USO cree que el proceso de paz no debe parar después de abordar tres temas importantes y faltando solamente algunos temas de cierre. Es más opina que debería dársele celeridad, con mayor participación de las regiones que sufren el flagelo de la guerra.

“En 50 años se han perdido en esta guerra 265 billones de pesos; los cuales, con un proceso de paz encima, nos servirían mucho en temas sociales, infraestructura y en reconstruir la conciliación que necesitamos los colombianos”, puntualizó Castaño.