Llamado fraterno a la unidad, a la organización, y a la lucha

{image}http://www.eldia.co/images/stories/230310/uso.jpg{/image}Por estos días la Junta Directiva Nacional de la USO declaró la anormalidad laboral en ECOPETROL, atendiendo a razones absolutamente objetivas, y no, como pretenden hacer ver algunos administradores, a asuntos caprichosos del sindicato o algunos dirigentes.

Como se le expreso al presidente de la empresa en la carta que ustedes ya conocen, con la firma del “acuerdo para promover relaciones de confianza” suscrito el 24 de abril de 2009, el sindicato demostró su firme voluntad de iniciar y mantener un diálogo constructivo y productivo con la administración de la empresa, y le apostó a edificar una nueva realidad en las relaciones obrero patronales, sobre la base del respeto, la dignidad, la preservación de la vida, la creación de un clima de respeto en las relaciones empresa-sindicato y la garantía del mutuo cumplimiento de las obligaciones laborales tanto de la empresa y sus contratistas. Esto sobre el entendido de aceptar, que el respeto de los derechos de los trabajadores, de los acuerdos, de la convención colectiva, harían viable esta nueva forma de relaciones, sin embargo,  estamos enfrentados a una realidad distinta, a una realidad en la que la administración se empecina en demostrar, que ese intento por un nuevo estilo de relaciones, no es posible aun en ECOPETROL.

Pero pienso, compañeros y compañeras, que el hecho de que el sindicato le haya apostado a ese propósito, que haya intentado cumplir con el espíritu de ese acuerdo que suscribió con la administración, no fue un ejercicio perdido, ni debe ser la excusa para dejar de asumir las responsabilidades y los retos que hoy nos plantea la administración y el gobierno. Todo lo contrario, estos ejercicios le permiten al sindicato valorar su madurez política, su capacidad dialéctica, sus potencialidades, por eso, nos hemos propuesto a realizar los correctivos necesarios a nivel nacional, para enfrentar las problemáticas generadas por la administración. Esto no es nuevo para la USO y sus dirigentes, siempre hemos acudido a los retos que nos plantea la historia en los términos en que se nos planteen, sea dentro del diálogo pacífico y productivo, o en el fragor de la lucha, y jamás hemos sido inferiores a ese llamado. En esta hora de nuestra historia, después de esa política de exterminio a que nos ha sometido Uribe, nuestra organización ha sabido sortear todos los escollos, ha mantenido su vigencia, ha crecido numérica y políticamente, hoy nos hemos atrevido a ingresar a áreas históricamente vedadas para la USO, hoy estamos al frente de tareas que consolidarán el crecimiento y la presencia de nuestra organización, en todos los frentes petroleros del país.

Pero también tenemos otro reto, enfrentar esta política de dilación e irrespeto, que viene utilizando la administración de ECOPETROL, en los escenarios que se crean para tratar de resolver los temas generadores anormalidad, temas que entrañan un sinnúmero de violaciones a los derechos de los trabajadores, a la Convención Colectiva, y a los acuerdos. A esa política de desconocimiento hacia la organización sindical y su dirigencia, intentando verla como un simple instrumento de notificación a los trabajadores, de lo que define la administración arbitraria y unilateralmente, de ese estilo de interpretar y aplicar a su antojo lo que estima de la convención colectiva.

Por eso frente a este reto, quiero hacer un llamado a la unidad, a la organización y a la lucha, para que en todas las subdirectivas a nivel nacional, nos organicemos y salgamos a confrontar todas las problemáticas regionales y nacionales, que hasta la fecha la administración de ECOPETROL no ha querido resolver por la vía del diálogo. A que hagamos un trabajo de concientización a nuestras bases, para que tengan claridad absoluta y disposición de lucha para acompañar las tareas que trace la organización sindical. A que toda nuestra dirigencia, llena de mujeres y hombres valiosos todos, dispongan de toda su sapiencia y voluntad, para salir en la defensa de nuestros trabajadores y de nuestra empresa. Ya habrá tiempo para discutir cualquier situación interna. Ahora es la hora, de ocuparnos en resolver toda la problemática que ha generado la Administración de ECOPETROL.

Hemos estado y estaremos dispuestos al diálogo, a lo que no hemos estado ni estaremos dispuestos es a ese diálogo distractor que se utiliza como manto para ocultar los intereses que intentan timar los derechos de los obreros, o a aquel que se plantea sobre la base de que el más débil legitime la agresión arbitraria del poderoso. Germán Osmán.