Lo logramos, con lucha, unidad y solidaridad. Los campos petroleros de Rubiales, Pirirí y Cusiana pasan a manos del país a través de Ecopetrol

  • Categoría de la entrada:Meta
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Gracias a la hermosa terquedad de creer en el futuro, logramos decirle no más a PACIFIC que se había apoderado del nombre, las tierras, el agua y el oro negro de las veredas de Puerto Gaitán en el Departamento del Meta en Colombia.

A partir del primero de julio, la multinacional Canadiense Pacific, sale de Campo Rubiales y Pirirí, al pasar a ser operados directamente por ECOPETROL SA, la renta petrolera producida por estos campos pasara a ser 100% de la nación, El departamento y el municipio verán aumentar sus regalías de un 20% a un 32%, así mismo los trabajadores a partir de la no prórroga, tendrán como referente salarial y prestacional la Convención Colectiva 2014 – 2018, pactada entre la USO y Ecopetrol.

En julio de 2011 catorce mil trabajadores directos e indirectos,  al unísono con las comunidades, se levantaron contra las condiciones de esclavismo, contra los retenes y desmanes que en su propio territorio había construido la multinacional con el sugestivo eslogan de “Bienvenidos a un pedazo de Canadá en Colombia”

La Unión Sindical Obrera acudió a esta cita, llano adentro, para contribuir a la dignificación de trabajadores y comunidades. Lo propio hizo las fuerzas de seguridad pública y privada al servicio de la transnacional, que extendieron sus alas de muerte; desde helicópteros comandados por el general Palomino, que conminaban  a desalojar  inmediatamente el campo por las buenas o por las malas, anunciando con ello que estaban dispuestos a repetir la masacre de las bananeras en 1.928. Recordemos que para el 2013 los campos estaban plagados de paramilitares, pero los obreros y su dirigencia sindical tuvieron la sabiduría de replegarse para recomponer fuerzas y lanzar la ofensiva por la reversión de los campos petroleros.

PACIFIC en asocio con la alcaldía y las autoridades civiles, ambientales y militares persistía en el despojo de la tierra de los campesinos mediante órdenes perentorias e impostergables. La contaminación ambiental del proyecto de combustión in situ, pomposamente llamado STAR, hacía estragos en QUIFA; así como la contaminación de agua por vertimientos  y saqueo por captación ilegal, eran el pan de cada día de la multinacional, en contra de las comunidades  indígenas Sikuani, salibá y Piapoco.

En la lucha contra  todos y cada uno de estos abusos la voz de las comunidades apoyadas por la USO, se fue consolidando. Logramos afianzar tres años antes de la expiración del contrato, la ALIANZA RUBIALES PARA ECOPETROL conformada por: senadores, movimiento social, partidos políticos, ONGs y sindicatos nacionales e internacionales. Todos trabajando en un solo propósito y en clave de unidad por la defensa de la soberanía nacional, entendida como la sumatoria de las dignidades de obreros, campesinos e indígenas.

Así como en el 2011 la lucha de Puerto Gaitán encendió los llanos, generando las reversiones de Rubiales y Pirirí en el Meta, produjo también como efecto reflejo la reversión de campo Cusiana en el Casanare que se revertirá a la nación este 4 de julio.

Por estos motivos estamos de plácemes en medio de las fiestas folclóricas del llano, celebramos y llamamos al país a continuar defendiendo a Ecopetrol como principal activo de la nación, en momentos en que la quieren vender a pedazos, como lo han anunciado con Propilco.

Dejamos clara nuestra postura de absoluto rechazo e inconformismo con los anuncios del Consejo de Ministros en torno a la “venta” de PROPILCO y COMAI, lo que en realidad resulta ser un obsequio a las multinacionales de un segmento que hoy goza de buena salud, “venta” que de paso entierra el Proyecto de desarrollo petroquímico llamado Casa Blanca, asociado a REFICAR, concebido como la mejor manera de generar valor agregado y que serviría para recuperar los 4.016 millones de sobrecostos de la ampliación de la refinería de Cartagena.

Tampoco compartimos el anuncio de la venta de 20 activos de ECOPETROL para generar flujo de caja, teniendo 18 billones de peso para inversiones estratégicas que garanticen el suministro de hidrocarburos y el abastecimiento de combustibles. Activos entre los que se encuentran los campos mas promisorios del país en la plataforma continental, donde es 15 veces mas barato perforar que en la plataforma marina, campos en los que hemos hecho billonarias inversiones y sobre los cuales tenemos información privilegiada, en áreas que con ocasión del conflicto armado eran inseguras, riesgosas e inestables. Campos como Tibú, Orito y los de la amazonia, que hoy gracias a la firma de cese al fuego bilateral y la perspectiva de un acuerdo final de paz, se vuelven atractivos para los inversionistas privados.

Bienvenida la paz entendida como la posibilidad de potenciar todos los acumulados que tenemos, los bienes que la naturaleza nos ha dado, con los que hemos construido a  ECOPETROL que encarna el saber, el hacer y el haber de los colombianos en la industria petrolera. A esa paz entendida como SEGURIDAD INVERSIONISTA nos opondremos, y tendrá en frente a una comunidad de manos juntas, como la que acaba de hacer posible las reversiones de los contratos de los Campos Rubiales, Pirirí y Cusiana a la nación. Para decirle no a la exportación de nuestros hidrocarburos a precios bajos e importación de combustibles y derivados a precios elevados, que acaban con la capacidad de compra de nuestros ciudadanos, destruyen el aparato productivo nacional,  nos hagan poco competitivos ante el mundo y la región latinoamericana, además de no generar empleo, ni conocimiento y por tanto nos devuelven a la era de la ignorancia en la industria y la dependencia energética.

La paz  requiere de un patrimonio público solido como lo es Ecopetrol, que hoy más que nunca estaremos defendiendo en las calles y en los espacios donde se define la suerte de lo público para el  bien del pueblo colombiano.

Por ello celebramos la llegada de los Campos de Rubiales, Pirirí y Cusiana a manos de nuestra empresa colombiana de petróleos  y llamamos a todos los Colombianos y Colombianas, a exigir su fortalecimiento continuo y consolidación como patrimonio público estatal y colectivo.

Rendimos tributo homenaje con este logro a favor del país, a los miles de trabajadores que fueron despedidos por afiliarse a nuestra organización sindical USO, a nuestros compañeros detenidos y encarcelados Campo Elías Ortiz, Dilio Naranjo y Héctor Sánchez. Pero muy  especialmente a nuestro compañero Milton Rivas, asesinado por enarbolar las banderas de lucha por la soberanía y la dignidad de la clase trabajadora.

ECOPETROL S.A. ES COLOMBIA. ¡VIVA LA PATRIA NUESTRA!

Redacto: Junta Directiva Nacional USO – Comité Ejecutivo Funtramiexco.
Junio 28 de 2016.