LOS CANDIDOS DE LATINOAMERICA II. “En defensa de la vida, detengamos ya la locomotora minero energética”

{image}http://imagen.eldia.co/cache/logos/uso_595.jpg{/image}En la columna anterior veíamos que en Colombia, bajo el actual contrato de exploración y producción (concesiones modernas), la participación del Estado en la renta petrolera (State Take) no supera el 42 por ciento en el mejor de los casos. Estos cálculos no incluyen las excepciones tributarias, pues al incluirlas, esta participación baja hasta el 25 por ciento.

A diferencia de Colombia, en Ecuador el State Take es del 87 por ciento, pues allí las empresas petroleras (son contratistas más no concesionarias) están obligadas a venderle el crudo al Estado, quien se lo paga a 32 dólares barril. Luego el Estado lo vende, a través de sus dos empresas estatales, en el mercado internacional. Con los 32 dólares las petroleras cubren sus costos, que oscila entre 12 y 15 dólares el barril, obteniendo una utilidad de 17 dólares por barril en el peor de los casos. El 15 por ciento de esta utilidad debe, la empresa petrolera, invertirla en las comunidades y sus empleados. Adicionalmente, debe pagar un impuesto sobre la renta del 25 por ciento.

En Bolivia, donde los hidrocarburos están nacionalizados, el State Take es del 73 por ciento en promedio. Las petroleras privadas que operan deben pagar el 50 por ciento de regalías y el 25 por ciento de impuesto sobre la renta. En Venezuela el petróleo también está nacionalizado (toda la renta petrolera es para el Estado); sin embargo, las contratistas que operan allí deben entregarle al Estado la tercera parte de la producción como impuesto de extracción y regalías. Con las dos terceras partes que les queda cubren los costos, los cuales no superan los 16 dólares por barril (aquí las petroleras reportan costos hasta de 70 dólares), y luego deban pagar un impuesto sobre la renta del 50 por ciento. De esta forma el State Take para el Estado venezolano es del 70 por ciento, aproximadamente.

En Argentina tienen un esquema contractual parecido a nuestro anterior contrato de asociación que desmontó Uribe. Allí las petroleras deben pagar un 12 por ciento de regalías en cabeza de pozo, y luego entregarle al Estado el 45 por ciento de la producción. La petrolera después de descontar sus costos (no superan los 15 dólares por barril) deben pagar un impuesto sobre la renta del 35 por ciento. De esta forma, la participación del Estado argentino en la renta petrolera es del 70 por ciento, aproximadamente.

En el Perú (un país gasífero como Bolivia), las regalías son el 37,8 por ciento y el impuesto sobre la renta del 30 por ciento. De esta forma el Estado se queda con el 61 por ciento de la renta petrolera. En Brasil (país al que le hemos copiado sus cambios en política petrolera) las regalías son del 11 por ciento (el uno por ciento es para los trabajadores), y el impuesto sobre la renta del 34 por ciento; quedándole al Estado, de esta manera, el 45 por ciento de participación en la renta petrolera. Es un State Take muy parecido al nuestro, pero allí las petroleras privadas no tienen prebendas tributarias y el Estado sí vigila los costos de producción y el correcto pago de los impuestos (no hacen trampa).

No es necesario analizar México, pues allí el petróleo está nacionalizado desde 1938, por lo cual es obvio concluir que la renta petrolera es toda para el Estado. No vale la pena analizar los demás países latinoamericanos, pues no son productores de petróleo. Pero sí podemos concluir que nosotros los colombianos somos los cándidos de Latinoamérica, ya estamos casi que regalando nuestro petróleo, bajo un sistema extractivista, víctimas del saqueo de las multinacionales.

*Ing. de Petróleos. Prof. UIS. Director del Centro de Altos Estudios Minero-energéticos. Investigador del Instituto de Estudios Políticos UNAB.

TRAS DE LADRONES…BUFONES

El pasado jueves 09 de Agosto; nuestra organización sindical hizo uso del derecho constitucional a la protesta en el Instituto Colombiano del Petróleo ICP, a la cual no renunciaremos porque parece una constante que los administradores de Ecopetrol  interpreten que el dialogo, es un instrumento para burlarse de los trabajadores.  Y las soluciones solamente se dan con acciones de movilización y de protesta; así ECOPETROL y las firmas contratistas respondan con la agresión por parte de sus funcionarios y de la fuerza pública, como ocurrió en este caso y como lo hacen actualmente OCCENSA y EQUION en Casanare.

Sumada a la negligencia en resolver las peticiones de nuestro sindicato y del uso de la fuerza pública  para reprimir la protesta y “presuntamente resolver los conflictos laborales”; el colmo del cinismo se evidencia cuando el pasado viernes 10 de agosto Ecopetrol sacó un comunicado titulado “Ecopetrol rechaza bloqueo realizado en las puertas de ingreso al ICP” donde deja ver su doble lenguaje y moral; por una parte dice que respeta los derechos humanos y el libre ejercicio del derecho de asociación sindical, pero amenaza con adelantar las acciones y procesos correspondientes por la jornada de protesta. Sobran explicaciones para entender que como es su costumbre buscará adelantar procesos a través de la inquisidora oficina de control interno disciplinario contra los dirigentes sindicales, mientras defiende a capa y espada a las firmas contratistas.

La legítima protesta generó reacciones soberbias como la del señor EYNER OSPINA, un funcionario que pertenece a la firma HONOR & LAURENS, responsable del tema de seguridad que se movía como perro rabioso mientras daba órdenes a la fuerza pública para que rompiera la tarea informativa y de denuncia, a tal punto que un policía sacó su pistola de dotación para amenazar los dirigentes sindicales que se encontraban en desarrollo de la jornada.

Ahora si estamos bonitos….ECOPETROL patrocina que las empresas contratistas, como en el I.C.P. ocurre con T.I.P. LTDA, ejerzan persecución sindical, desconozcan las obligaciones legales que tienen con los trabajadores y encima amenaza porque se protesta contra esta serie de atropellos. Claro está que estas prácticas de defender o estar en connivencia con el victimario por parte de ECOPETROL no son nuevas, pues ya existen nefastos precedentes como cuando nuestro compañero GILBERTO TORRES, dirigente sindical de la SUO, fue secuestrado en febrero de 2002 en Casanare por paramilitares con el concurso de funcionarios de seguridad de OCENSA y de ECOPETROL, denuncia ratificada en las versiones de justicia y paz por los mismos paramilitares o como cuando el compañero RAFAEL JAIMES TORRA, tesorero de la U.S.O. Barranca fue asesinado el 20 de marzo de 2002 por paramilitares atendiendo órdenes de los hermanos SOSA dueños de la empresa contratistas MARPED en la refinería de Barrancabermeja.

ABAJO LA LOCOMOTORA MINERO ENERGETICA DE LAS MULTINACIONALES Y EL GOBIERNO DE JUAN MANUEL SANTOS…ABAJO…ABAJO…ABAJO.

ATRÁS EL DESMEMBRAMIENTO Y PRIVATIZACIÓN DE ECOPETROL…ATRÁS…ATRÁS.

POR LA DEFENSA DE NUESTRA SOBERANIA MINERO ENERGETICA, LA DISTRIBUCION DE LA RIQUEZA, LA DIGNIDAD Y EL BIEN VIVIR…ADELANTE. 

Redacto: Junta Directiva Nacional – Bogotá D.C. Agosto 13 de 2012.

 

>> Descargar documento en formato PDF