Los maestros son las víctimas preferidas de los atracadores de Córdoba

{image}http://lh6.googleusercontent.com/-LpzcbD0a9VI/U7scCxYv-sI/AAAAAAAAH3k/RfS2TrOB3fc/s500/dany_hernandez.jpg{/image}La persecución contra los docentes en Córdoba cobró una nueva víctima. Se trata de Dany Hernández Ariza, quien fue asesinado por desconocidos en la madrugada del sábado pasado. Los actores violentos del departamento han convertido a los maestros en sus ‘presas’ principales.

El profesor de Educación Física,de 33 años, se desempeñaba en la Institución Educativa Cristóbal Colón. Fue atracado en la noche del sábado por delincuentes que lo apuñalaron para quitarle el celular y la billetera. Se desangró sin recibir ayuda, hasta cuando fue encontrado muerto una hora después muy cerca de su casa en un populoso barrio de Montería, hacia la 1:30 a.m.

“Esto es producto de la inseguridad que vivimos en Córdoba, de la delincuencia, de las bandas criminales, de un fenómeno delictivo que se desarrolla en el departamento. A los compañeros docentes los amenazan, les exigen que contribuyan a sus causas y otra serie de situaciones que se viven especialmente en las zonas rurales”, apunta Óscar Licona, Fiscal de Ademacor.

En Córdoba, los actores delincuenciales, desde los organizados hasta los individuales, tienen en los docentes un objetivo concreto. No sólo porque saben que reciben puntualmente un sueldo, sino porque son víctimas fáciles, ya que suelen estar desprotegidos y, por su trabajo, son reconocidos socialmente. En otras palabras, saben quiénes son y cuándo les cancelan.

De hecho, los delincuentes hasta les hacen seguimiento en épocas de pagos esperando el momento oportuno para atracarlos. Varios docentes han sido asesinados de esta manera, incluso por robarles las motocicletas cuando se dirigen a su trabajo en las instituciones educativas.

Ademacor ha sostenido múltiples reuniones con la Policía, donde les aseguran que van a realizar investigaciones que nunca dan efectividad ni resultados. Por eso, Licona exigió “a las autoridades, el cumplimiento de su deber y la protección de todos los docentes del departamento de Córdoba”.