Medidas antisindicales y antilaborales en el Club de Ecopetrol

{image}http://lh4.googleusercontent.com/-OdXBr2rNqGs/UbtA0DIMYKI/AAAAAAAAAvA/r8pDj7b9gOI/s800/img_6426.jpg{/image}Aproximadamente hace más de un mes se llevó a cabo la negociación entre los trabajadores del Club Ecopetrol y las directivas del mismo.

Desde entonces, lejos de beneficiar a los empleados, se ha venido aplicando una política de represión contra ellos.

Las negociaciones iniciaron el pasado 16 de junio y finalizaron el 12 de julio, cuando se firmó la convención colectiva. El proceso no fue sencillo, pues las directivas presentaron un contrapliego devastador con la convención colectiva; finalmente, en una mesa de diálogo y concertación, con el acompañamiento de la Unión Sindical Obrera (USO), se pudo llegar a un acuerdo que empezó a regir por cuatro años desde el día de su firma.

Sin embargo, en los últimos días ha habido una acometida por parte de la administración y las directivas, quienes despidieron a un trabajador, para ellos con justa causa, para la organización sindical, sin justificación alguna. Y han aplicado otras medidas contra todos los trabajadores, desconociendo los fueros sindicales y a la organización sindical.

“Hemos tratado de dialogar con la administración y con la Junta directiva del Club, lo cual ha sido imposible, porque a este presidente, Mauricio Casanova, trabajador de Ecopetrol, lo único que le importa es hacer una arremetida contra los trabajadores y desmembrar a la organización sindical, creando terror al punto que los trabajadores sindicalizados están pensando en renunciar a la organización”, indicó Orlando Pérez, presidente de Sinthol seccional Bogotá.

Mauricio Casanova, es geólogo y trabaja hace unos 7 años en Ecopetrol, fue nombrado por los trabajadores afiliados para ser su representanteen la junta directiva y de allí pasó a ser presidentedel Club, el cualhace parte del servicio de recreación para los trabajadores y es uno de los puntos convencionales firmados por la Unión Sindical Obrera con Ecopetrol. A pesar de su origen como trabajador, en su periodo de año y medio ya ha despedido a 8 empleados. “Llegó supuestamente para sacar el club adelante, pero lo único que ha hecho es llevarlo a una arremetida contra los trabajadores”, añadió Pérez.