No solo sobrecostos, Reficar aún está perdiendo recursos

  • Categoría de la entrada:Cartagena
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La Fiscalía anunció ayer que abrirá investigación por los sobrecostos en Reficar. La USO lo advirtió a los entes de control y presentó pruebas en su momento. Hoy, el objetivo es evitar que siga el despilfarro y la pérdida de dineros.

“Muy conmocionados estamos en la organización sindical, porque creemos que después de casi siete años, la Contraloría dio la razón a la organización”, declaró Edwin Castaño, secretario de Comunicaciones y Prensa de la USO. Efectivamente, el contralor en una rueda de prensa el lunes pasado se refirió a los incrementos en los costos del proyecto de ampliación de la Refinería de Cartagena, la cual, al día de hoy tiene sobrecostos por casi 4.023 millones de dólares, casi 13 billones de pesos, alrededor de unas 4 reformas tributarias.

En el marco de un debate de control político que se hizo en el Instituto de Bellas Artes de Cartagena, con presencia de la Comisión Quinta del Senado, y la ex contralora Sandra Morelli en el año 2010, desde ese espacio la USO hizo denuncias y advertencias.

“Uno, por la forma como fue recomprada la Refinería de Cartagena por Ecopetrol y, dos, la forma como fue subastada y entregada a un especulador financiero, como es Glencore. Llegó, usufructuó la refinería y, luego, dejó instalada a la empresa CB&I como contratista. Esta no tiene experiencia como constructores de refinerías, solamente como constructores de terminales de almacenamiento, especializados en tanques y esferas”, recordó Castaño.

De ahí en adelante, también destapó “las plantas de segunda que compró Reficar, una planta de alquilación, dos plantas de mero, una planta de hidrógeno que compraron en Puerto Rico, la dejaron chatarrizar y la vendieron por chatarra en Estados Unidos; y el tema de las nóminas paralelas, 2.460 contratos adicionales durante el proyecto de ampliación y algunos, incluso, con adiciones de hasta el 3.000%, contratos que valían 230 millones y terminaron costando casi 8.000 millones de pesos”. Una rueda prensa, la USO presentará nuevos informes de irregularidades.

Un detalle que no se puede omitir y que la USO rechazó, es la actitud del hoy presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverri, quien aseguró siendo ministro de Hacienda, durante la vigencia del proyecto, que costaría 3.400 millones de dólares y al final alcanzó los casi 8.034 millones. No hay coherencia en su proceder.

Castaño sostiene con fuerza: “Queremos que se adelanten las investigaciones y que los responsables de este derroche y este excesivo desbordamiento de los dineros presupuestados salgan, porque queremos que la Contraloría emita los juicios fiscales”.

Ahora, a la USO le preocupan las pérdidas acumuladas desde el año 2006 hasta el 2014. Alrededor de 1.69 billones de pesos. Hasta el momento la refinería no entra en su 100% y ya los técnicos operadores manifiestan que hay problemas con varias de las plantas y un problema grave en la planta de cóquer.

A lo anterior, se suma la nómina paralela de una empresa venezolana que se llama ICG, Ingeniería Construcción y Gestorías. La USO rechaza esta decisión, porque considera que son puestos que se deben operar directamente.

Ante este desbarajuste tan grande, la Uso asumió una postura, en palabras de Edwin Castaño, “estamos pidiendo que Reficar desaparezca como empresa y Ecopetrol asuma el control directo y total de operación y el mantenimiento de las plantas, que hoy está en manos de empresas contratistas y que incrementa sustancialmente los costos del proyecto”.