Nuestra USO defenderá de las garras de la corrupción nuestro régimen exceptuado en salud

{image}http://lh4.googleusercontent.com/-EQZcTxy7YlQ/UyC4bMDLDnI/AAAAAAAAGBw/GC45fqXiYGY/s500/salud_uso.jpg{/image}Mientras la Superintendencia Nacional de Salud en días pasados interviene administrativamente a la Corporación IPS Saludcoop por presentar irregularidades en sus finanzas y la prestación de servicios , la corrupta administración de Ecopetrol le pretende entregar la salud de sus trabajadores y familiares, al Grupo Saludcoop de Carlos Gustavo Palacino Antía, mediante la implementación de un nuevo modelo de atención en Salud a través del Sistema y Aplicativo GEOM.

La Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo – USO, una vez tuvo conocimiento del Zarpazo que se orquesta desde el más alto nivel de la administración de Ecopetrol contra nuestro modelo de Salud, se ha puesto a la tarea de organizar la respuesta necesaria ante la agresión, razón por la cual hoy  manifestamos ante los trabajadores, beneficiarios de los servicios médicos de Ecopetrol y la opinión pública en general, la férrea decisión de defender, con cuerpo y alma, derechos fundamentales en la contradicción Capital – Trabajo, como son la salud y la vida.

Derechos que hemos reivindicado por muchos años, en primera medida con el logro de la excepción a la Ley 100 de 1993 y a través de las diferentes convenciones colectivas suscritas con la misma Ecopetrol, aportando no solo nuestra fuerza de trabajo y generación de riqueza, sino también contribuyendo económicamente como trabajadores al fondo de solidaridad y garantía.

A la USO esta bandera mantenerla en alto le ha significado despidos, destierros y asesinatos de dirigentes y activistas, para exigir que se mantenga en condiciones de calidad, oportunidad y eficiencia los servicios médicos, y es por ello que demanda de la administración de Ecopetrol absoluta claridad, honestidad y transparencia frente al presente y futuro del modelo de prestación del servicio de salud a nivel nacional y en especial el área del Magdalena Medio, donde obtuvimos un documento también secreto, del plan de tercerización y privatización de los servicios médicos de la Policlínica, decisiones que consideramos mezquinas y nefastas, por lo cual las rechazamos.

Consideramos que con estas actuaciones corruptas y encubiertas no es posible mantener relaciones de armonía y confianza con una administración de doble moral, entre su discurso público  y sus actuaciones ocultas. Esta lamentable y reiterada conducta nos recuerda los días previos a la promulgación del Decreto D-1760 del 26 de Junio del 2003, o también a los días previos a la creación de CENIT S.A.S. Que mientras oficialmente llamaban a construir confianza y desmentían los rumores, estaban al acecho como cualquier vulgar pícaro, esperando el momento preciso para propinar la puñalada por la espalda.

Mientras la USO se esfuerza en su ejercicio de consolidar la paz laboral en Ecopetrol, su administración maquina constantemente propinarle zarpazos a nuestras conquistas laborales, en abierto favorecimiento de terceros particulares, que son entre otras los mismos que se encuentran en el ojo del huracán por escándalos de corrupción y desvío de recursos públicos en el fracasado Sistema General de Seguridad Social en Salud del País. Queda claro que Los recursos que Ecopetrol destina para darle cumplimiento a la conquista de la USO, en materia del derecho a la Salud estipulado en el Capítulo VI de nuestra CCTV, no dejan de ser atractivos para quienes mercadean con la salud del pueblo colombiano, y a quienes al interior de Ecopetrol, como Oscar Villadiego, Andrés Pavía, Carlos Cifuentes, con la anuencia del propio Presidente  Javier Gutiérrez, (Cuota del Uribismo de donde procede la matrona de la familia Saludcoop), promueven a como dé lugar la tercerización de los servicios de salud.

Veamos rápidamente el perfil del contratista que Ecopetrol pone al frente del modelo de atención en Salud:

Tras ser considerado el zar de la salud, el redentor del cooperativismo en Colombia y en Latinoamérica, y de haber creado un holding de empresas que movía 2,5 billones de pesos al año, Carlos Gustavo Palacino Antía fue retirado de la presidencia de SaludCoop, cuando veinte funcionarios de la Superintendencia de Salud llegaron para intervenirla. Unos ocho mil cheques girados y no pagados a proveedores, inconsistencias en el monto de inversiones en activos fijos, discrepancias en las cuentas por cobrar al Fosyga y giros no legalizados y destinados a actividades diferentes a su objeto social, que llevaron a esa EPS a la quiebra, fueron razones suficientes para que el gobierno tomara esa decisión.

Palacino, profesor de Matemáticas y actuario de seguros, una especialidad que se encarga de calcular los riesgos y las proyecciones financieras, estructuró un modelo basado en la integración vertical, gracias al cual conformó un conglomerado de 26 empresas, entre clínicas, cooperativas, laboratorios y compañías de salud que operaban no solo para beneficiar a los casi cuatro millones de usuarios que tiene en la actualidad, sino, al parecer, para favorecer a su casa matriz. Las dudas, que esta semana se multiplicaron, tienen que ver con el beneficio que hayan sacado Palacino y otros ejecutivos de la EPS de este esquema de desarrollo cooperativo.

Lo que muchos no entienden es cómo una empresa que nació con un capital de 2.700 millones de pesos aportado por varias cooperativas, que en 2009 llegó a ser considerada por el Boston Consulting Group una de las cinco multinacionales colombianas que hacían parte de las cien empresas más grandes de Latinoamérica, y que tuvo tanto dinero hasta para comprar un colegio y adecuar un campo de golf, perdió su rumbo y pasó de ser ejemplo de desarrollo a poner en jaque a todo el sistema de salud en Colombia. ¿Qué hizo Carlos Palacino para pasar de héroe a villano?

Además llama la atención que: Desde hace varios años, Saludcoop empezó a trasladar sus clínicas a la Corporación IPS Saludcoop, pero sin recibir ni un peso a cambio. Tras su investigación, la contralora general de la República, Sandra Morellí, dijo que estas clínicas y hospitales se pagaron con plata de la salud, es decir, con dineros del Estado. Por eso, una de las alternativas que el Gobierno considera con las clínicas, incluso por sugerencia de la Contraloría, es vender estas propiedades para que la EPS responda por sus deudas con el sistema y los proveedores. La otra, es que el Estado tome su control -al ser su propietario natural- y con ellas cree una nueva empresa de salud que atienda a los pacientes de Saludcoop.

También ha llamado la atención de la Contraloría y la Supersalud que Saludcoop paga sin mayores contratiempos a sus IPS, contrario a lo que sucede con los otros prestadores en su red de servicios.

 

La Corporación IPS es una entidad privada que está vinculada con el grupo Saludcoop, del cual la EPS fue intervenida en mayo de 2011 y fue la principal aportante en la creación de esta Corporación.

Entre los problemas identificados por el ente regulador, se encuentran la ausencia de contratos, deficiencias en el proceso de facturación, inconsistencias financieras y de habilitación; sobresaturación de los servicios, cancelación de cirugías programadas, tiempos para la atención de urgencias, entre otros. Llama poderosamente la atención que La Superintendencia Nacional de Salud haya decidido intervenir administrativamente por cinco meses a la Corporación IPS Saludcoop en Bogotá luego de que en una visita, evidenciara «fallas reiteradas en el cumplimiento de las normas del Sistema Obligatorio de Garantía de Calidad de la Atención de Salud» y eso justamente es lo que vendrían a traer e implementar en el nuevo modelo de atención en Salud a los usuarios del servicio de régimen exceptuado en Ecopetrol.

De esta intención que hoy estamos develando, al paso siguiente de presentar un proyecto de ley para sacarnos del régimen exceptuado en salud, solo quedamos a un paso y no debiéramos olvidar que el Senador ponente de la Ley 100, hoy está de nuevo en el congreso recientemente elegido.

Llamamos a todos los beneficiarios de los servicios de salud que presta Ecopetrol a rodear a la USO con la mayor firmeza y disposición, para así enfrentar con contundencia el perverso modelo de salud que la administración de turno pretende imponernos en estos tiempo. Modelo que por supuesto nos colocará en manos del carrusel que financia, promueve y ejecuta, el paseo de la muerte.

FUERA LA PANDILLA DE MERCADERES DE LA SALUD DE ECOPETROL…FUERA…FUERA…FUERA.

FUERA CORRUPTOS QUE PROMUEVEN EL PASEO DE LA MUERTE EN EL MODELO DE ATENCIÓN EN SALUD DE ECOPETROL…FUERA…FUERA…FUERA.

Redacto: Junta Directiva Nacional de la USO,  Colombia, Marzo 12 de 2014.