Para el gobierno nacional y Ecopetrol la vida de los dirigentes sindicales no es un derecho fundamental

{image}http://lh4.googleusercontent.com/-Wuvp50Vy2Eo/Uyi2gQzSSEI/AAAAAAAAGKM/cImT3DtykzI/s720/logo_uso.jpg{/image}Se volvió deporte para el gobierno Nacional el desconocimiento a las medidas cautelares  que decretó  La Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Recientemente ocurrió con las medidas proferidas  por este organismo internacional a favor del alcalde de Bogotá Gustavo Petro, ahora se niegan  a cumplir las medidas cautelares proferidas a favor de nuestra  organización sindical que obligan al estado Colombiano a garantizar las  medidas materiales para  el ejercicio de la actividad sindical.

La Unidad Nacional de Protección -U.N.P.- organismo de seguridad adscrito al Ministerio del Interior, al mejor estilo de las bandas asaltacaminos,  ahora se dedica a  detener  los vehículos que ha asignado para la seguridad de los dirigentes sindicales para verificar quien va dentro del carro, en una clara violación del derecho a la intimidad de las personas, como medida complementaria a los recortes  de la totalidad del  combustible para la gran mayoría de los esquemas de los dirigentes sindicales que  finalizará con el retiro de los esquemas de seguridad. 

Esa posición arbitraria de parte del gobierno nacional es validada por Ecopetrol que también evade la responsabilidad con el acatamiento de  las medidas cautelares y además desconoce el capítulo de derechos humanos de la Convención Colectiva de Trabajo vigente como quiera que la empresa tiene la obligación de apoyar la responsabilidad constitucional de velar por la defensa de los derechos humanos y de garantizar el ejercicio de la actividad sindical.

La organización sindical  le ha solicitado a la administración de Ecopetrol que facilite las  garantías para el ejercicio de la actividad sindical  sin que a la fecha se tengan soluciones y por el contrario se han retractado de los avances  en reuniones anteriores.

Los lamentables  hechos violentos contra nuestro sindicato  son la evidencia que   el ejercicio de la actividad sindical  se desarrolla en un contexto violento como ocurrió, por citar solamente tres de más de cien casos,  con los asesinatos de Rafael Jaimes, Aury Sará Marrugo y el secuestro del compañero Gilberto Torres, caso en el cual los mismos victimarios paramilitares admitieron que actuaron en contubernio con funcionarios de  seguridad de Ecopetrol.

Advertimos que cualquier hecho violento que llegare a sobrevenir contra algún dirigente o trabajador, ante la carencia y recorte  de medidas materiales, es responsabilidad exclusiva de  la Unidad Nacional de Protección y  de  Ecopetrol.

¡VIVA LA UNION SINDICAL OBRERA, ORGANIZACIÓN SINDICAL QUE HIZO POSIBLE LA CREACION DE ECOPETROL, PATRIMONIO QUE SEGUIMOS DEFENDIENDO…V I V A…VIVA…!

Redactó: JUNTA DIRECTIVA NACIONAL USO – Mayo 08 de 2014