Por qué estamos en huelga

{image}http://eldia.com.co/images/stories/120213/02.jpg{/image}La negativa de Carbones del Cerrejón a tratar el 50% del pliego de peticiones de Sintracarbón que defienden los derechos fundamentales de los trabajadores directos y sus familias , los trabajadores sindicalizados y la comunidad guajira, agravó el conflicto laboral en la mina carbonera más rentable de Colombia, en la que paralizamos actividades desde el 7 de febrero a las 3 de la tarde.

Ocho grandes diferencias en la negociación dieron origen al paro que unifica a los 4.640 beneficiarios directos de la convención colectiva:

El reconocimiento de la dignidad de los trabajadores tercerizados. En la actualidad, 4.497 de los 9.870 trabajadores de Cerrejón son trabajadores indirectos sometidos a bajos salarios y persecución laboral. Aspiramos a una convención colectiva que garantice ingresos de por lo menos dos salarios mínimos legales vigentes y terminar con esta práctica en actividades misionales, como el mantenimiento. La empresa no presentó oferta.

El reconocimiento de las enfermedades profesionales derivadas de la explotación de carbón. En la actualidad, 700 trabajadores mineros tienen diagnósticos de distintas enfermedades. Muchas de ellas son de evidente origen laboral y son irreversibles: silicosis pulmonar, fibrosis pulmonar, cáncer de pulmón, dermatitis severa, lesiones osteo-musculares, son algunas de las más recurrentes. Mediante acciones judiciales y administrativas, quizás inducidas, la empresa se niega a reconocer la existencia de estas enfermedades y desconoce medidas preventivas. Este punto no tuvo oferta.

Las condiciones de acceso a la salud de los trabajadores y sus familias. El convenio de medicina complementaria al plan obligatorio de salud (Pos) suscrito con Coomeva somete a los trabajadores a la atención de una compañía que progresivamente les niega derechos. La convención colectiva debe garantizar la participación de Sintracarbón en la definición de las condiciones de atención en salud. Hay una oferta escasa en el campo de pago de medicamentos.

La propuesta económica. En enero de 2011, cuando firmó su última convención colectiva con Sintracarbón, Carbones del Cerrejón vendía la tonelada de carbón a US $87,84. En octubre de 2012, último registro de precios existente, lo vendía a US $92,98. Expertos afirman que este año estará entre 90 y 95 dólares. El precio promedio en 2011 y 2012 fue de 96,75 dólares la tonelada, con dos meses excepcionales de precio a 102,79 dólares, que le dejaron ganancias por $1,5 billones en 2012.

La historia de la negociación había logrado que el aumento del primer año se firmara en IPC más 3,3 puntos. Este año la compañía propuso como aumento para el primer año, el IPC+2,76

La modificación de la escala salarial. La Empresa ha impuesto unilateralmente una escala salarial con dos niveles nuevos en rango bajo y ninguno en rangos altos, así como condiciones para el ascenso que han puesto a la mayoría de los trabajadores en los ingresos más bajos de la compañía, así muchos de ellos tengan quince o veinte años de servicio. Sintracarbón reclama ser parte de la decisión de los mecanismos para ascenso y de la definición de esta escala. Hay una oferta que se limita a tener en cuenta el tiempo que dura un aprendiz en la etapa productiva, para acceder, si es contratado, a la primera escala (nivel 10, salario base $1.249.044). No hay más oferta.

El sistema de transporte ineficiente y riesgoso. Después de 12 horas de trabajo, los trabajadores de Cerrejón tenemos que transportarnos hasta cinco y seis horas diarias por vías de baja calidad en buses inapropiados, poniendo en riesgo nuestra salud. La oferta es parcial.

La no desviación del río Ranchería. La empresa anunció que por razones del precio internacional del carbón pospone la desviación del río Ranchería. El sindicato aspira a que renuncie a esa idea de una intervención que tiene enormes riesgos para la salud ambiental de La Guajira, porque este es su único cauce y si llegare a sufrir, el departamento moriría de sed. Este punto no fue considerado en la negociación.

El tratamiento a la población que desplazan por la explotación del carbón. La explotación de carbón en la mina demanda grandes costos para las comunidades a las que desplazan de sus viviendas y caseríos para ampliar las áreas de producción. Reclamamos de Cerrejón una actitud responsable con las comunidades para que esos traslados no pongan en riesgo su bienestar económico.

Mina del Cerrejón, 10 de febrero de 2013

COMISIÓN NEGOCIADORA
Sintracarbón