Puerto Gaitán Meta, con Petróleo y sin Futuro

  • Categoría de la entrada:Meta
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

{image}http://imagen.eldia.co/cache/logos/uso_595.jpg{/image}“Un Pueblo ignorante, es instrumento ciego de su propia destrucción”.

¡Despierta Puerto Gaitán, están saqueando tu riqueza, se están robando tu futuro!

Las empresas petroleras han mantenido engañadas e ilusionadas a las gentes humildes de Puerto Gaitán en el Departamento del Meta;  han ocultado la verdad de hechos que la comunidad debería conocer y discutir para evaluar su conveniencia y decidir su mejor opción de vida;  para este propósito de engaño y desinformación; han logrado comprar silencios, mandatarios, líderes, curas y emisoras.

Las empresas Pacific Rubiales Energy, Meta Petroleum Corp. Petrominerales, Hocol y Cepcolsa,  se han valido de la CORRUPCIÓN y la POLITIQUERIA de la clase dirigente de la Municipalidad para llevarse la riqueza del subsuelo de la manera más aberrante, de la forma más rápida, con los costos más bajos, incluidos los salariales y con la menor resistencia. En esa lógica aspiran a que no haya gente de por medio estorbándoles, ni reclamándoles.

Las empresas están poniendo en marcha una serie de iniciativas y proyectos, que aunque son para ellas como empresas altamente rentables y convenientes; no lo son para el pueblo de Puerto Gaitán, veamos:

El trazado carreteable por la Vía San Martin: En el Plan de Desarrollo Vial del Departamento del Meta, se genera un aislamiento de Puerto Gaitán. Ya que en el año 2008, fueron intervenidos 67 kilómetros de vías terciarias entre Acacias y San Carlos de Guaroa, que empalma con el tramo Granada Puerto Lleras y  en este recorrido tardarían solo 2 horas con 45 minutos las tractomulas, en transitar entre Campo Rubiales, kilometro 111 o alto de la Virgen, Desvió a San Martin  y llegar a Villavicencio; las consecuencias económicas y comerciales para Gaitán, son tales y como  las que vive la vereda la Cristalina después de la construcción del Llenadero fuera del pueblo, conocido como la estación palmeras. Mientras el pueblo quedo con los hoteles, los restaurantes dotados y las tiendas surtidas, pero sin clientes.

La Frontera Agrícola: El Departamento Nacional de Planeación propone la ampliación de los monocultivos en cuatro millones de hectáreas para la Altillanura, en donde, confluyen los municipios de Puerto Gaitán, Puerto López, Mapiripan del departamento del Meta y los municipios de la Primavera, Cumaribo, Santa Rosalía y Puerto Carreño del Vichada, éste nuevo modelo de desarrollo territorial, rompe todo el acervo económico, ambiental, cultural y social que se ha venido construyendo sin el apoyo del Gobierno en esta zona de Colombia, reforzando con esto la protección de la gran inversión privada que ya está en ejecución, acabando con la seguridad alimentaria.

La palma africana, el caucho, los maderables y otros monocultivos representan un peligro por la exagerada extensión de cultivos que rompen los ecosistemas estratégicos. Puerto Gaitán no es sólo sabana, sino que es una zona que involucra el ciclo del agua que nace en los páramos y si estos no se cuidan se tendrán grandes pérdidas y altos costos para la existencia.

Hidrodinamismo de suelos y nivel freático como daño ambiental irreversible: Las licencias ambientales, los planes de manejo ambiental, el  monitoreo control e imposición de sanciones, no han sido suficientes, hoy se desbordan los límites de la oferta ambiental del territorio. Con la llegada de la industria petrolera, especialmente la actividad sísmica, se rompen los microsistemas y microcircuitos de circulación subterránea del agua, al romper esas arterias el agua se pierde porque se va a mayores profundidades, (perdida del nivel freático), las capas vegetales superiores mueren en la sequía y el paisaje se torna en un desierto.

La mirada académica y de las corporaciones ambientales anuncian con gran preocupación, la enorme fragilidad de la altillanura como área productiva de tipo comercial, porque están en peligro los mosaicos ecológicos necesarios para la supervivencia de las especies y del suelo.

Coinciden en denunciar el deterioro ambiental de suelos y agua por las explotaciones petrolíferas, mineras, las de palma, y la explotación agropecuaria de la Fasenda.

La propuesta de un Consejo de Política económica y social – Conpes; para la  Altillanura,  rompe con el desarrollo en la perspectiva y prospectiva de Región; se trata de aprender a vivir con los humedales, esas sabanas inundables son las que mantienen el agua cuando en la fuente del páramo escasea. Se debe articular este ecosistema, a las políticas de tenencia de tierra, de  reforma agraria y de ordenamiento del territorio.

Oleoducto Bicentenario: Con la entrada en operación próximamente de este oleoducto de 42” pulgadas, que puede transportar entre 450.000 a 600.000 Barriles de petróleo crudo por día, se consigue con ello desembotellar el circuito de bombeo, a través Campo Rubiales, Estación ODL, Estación Corocora ER1, Estación Jagüey ER2, Válvula del Viento, Monterrey, Porvenir, Miraflores, Vasconia, llegando al terminal marítimo de Coveñas. Generando desempleo y apagando los circuitos económicos que dependen del sector transportador de crudo, tractomuleros y demás.

Perdida de la identidad y el patrimonio Cultural: El 43% de la población de Puerto Gaitán es indígena. Hay 11.000 indígenas sikuani, en nueve resguardos. Ellos pasaron de ser dueños de estas tierras a obreros de las petroleras. Además de esa, hay comunidades piapocos, sálibas y tucanos. La intrusión de los monocultivos en las tierras de los  sikuanis, que son semi-nomadas se convierte en una amenaza demográfica y cultural. A esto se suma el desplazamiento que vienen causando las empresas petroleras, las necesidades básicas insatisfechas, los altos niveles de mortalidad infantil y desnutrición; es decir su exterminio.

Perdida de las regalías petroleras: En el año 2011 se recibieron noventa y seis mil millones de pesos ($96.000.000.000), que fueron manejados autónoma y directamente por el Municipio de Puerto Gaitán; pero ahora en 2012 ya entro a regir el Acto Legislativo N°5 de Julio 18 de 2012; hoy por sanción presidencial Ley 1530 del 17 de Mayo de 2012, por la cual se regula la organización y el funcionamiento del sistema general de regalías; destinando estos recursos a manos del Gobierno Nacional, atentando contra la autonomía de los Municipios productores que antes decidían en qué invertir y ahora tendrán que esperar que les den aprobación a proyectos que se presenten y el visto bueno desde el gobierno central. ¿Qué viabilidad financiera pueden tener una escuela, un hospital, un Sena, un comedor comunitario o el plan maestro de alcantarillado, que son proyectos vitales para este municipio, pero no para el gobierno? Lo que aquí no se hizo en favor del pueblo en épocas de las vacas gordas, mucho menos se hará en ahora en épocas de vacas flacas.

Proyecto Complejo el Maural: Hotel para petroleros en la llanura, Conconcreto y sus socios, Contexto Urbano y GHL Hoteles; ganó la licitación; una moderna instalación que estará en jurisdicción de los campos de producción de Rubiales y Quifas, en Puerto Gaitán, Meta. La inversión será de US$75 millones de dólares. Se trata de un proceso que lleva más de dos años, en el que la compañía Pacific Rubiales, abrió una convocatoria pública para que le presentaran un proyecto. El ganador se comprometía a construir un complejo con todas las comodidades y servicios, y lo rentara durante 15 años a la compañía petrolera.

Es necesario resaltar que el Campo petrolero de Rubiales debe revertir a manos de la nación en el año 2016, por eso si lo erosionaron y lo inundaron con el rio Guaviare que lo paguen y que no lo quemen con la utilización del método de recobro mejorado por combustión in situ, que ellos llaman tecnología Star.

Conclusión: Puerto Gaitán puede ser grande y del tamaño de los sueños de sus hombres y mujeres, para ello necesita lideres comprometidos con los intereses colectivos y superiores del pueblo, sobre todo necesita que cada uno de sus pobladores se informe y se sensibilice frente a lo que está sucediendo, valore sus riquezas y defienda sus derechos y eso implica que tenemos que movilizarnos, porque pueblo que no lucha está condenado a la miseria, al atraso y al olvido.

Una de las frases más famosas  del hombre que lleva por honor este pueblo, está acuñada como lema en el billete de mil pesos colombianos: “Yo no soy un hombre, soy un pueblo…el pueblo es superior a sus dirigentes”. (Jorge Eliecer Gaitán).

EXIGIMOS QUE LA RIQUEZA DEL PETROLEO, LE BRINDE DIGINIDAD Y BIENESTAR AL PUEBLO GAITANENSE.

Redacto: USO Nacional y USO Subdirectiva META –  Septiembre de 2012.

>> Descargar documento en formato PDF