Recordando a nuestros compañeros

{image}http://www.eldia.co/images/stories/040810/005.jpg{/image}Este cinco de agosto conmemoramos el sexto año del asesinato de los compañeros Héctor Alirio Martínez, Leonel Goyoneche y Jorge Eduardo Prieto Noel. Crimen cometido premeditadamente por integrantes del Ejército Nacional,  como fue comprobado en el proceso penal que se sigue contra varios integrantes del Grupo de Caballería Mecanizada No. 18 Gabriel Rebeiz Pizarro, en la vereda Caño Seco municipio de Fortúl en Arauca, y después presentado malintencionadamente en los medios de comunicación  por el expresidente, de la república, Francisco Santos, y los altos mandos militares como bajas en un combate con la guerrilla.

 

Los compañeros fueron asesinados por la misma causa que este régimen ha ocasionado miles de asesinatos: es decir por luchas en defensa de los derechos de trabajadores, campesinos, jóvenes y pobladores pobres.  También eran defensores de la soberanía nacional, de los derechos humanos y velaban porque las ganancias que producen los recursos naturales de Colombia, fueran invertidos en el desarrollo y bienestar de Arauca y sus comunidades.

En el proceso penal que se adelanta por este crimen del Estado, fueron condenados a 40 años de cárcel varios de sus ejecutores.  Esto no basta.  Sus familiares, las organizaciones populares de Aráuca y el movimiento sindical reiteran que iremos hasta donde sea necesario para saber la verdad que se nos quiere esconder y que produjeron este abonimable hecho.

Ahora se ha comprobado que la política de eliminar físicamente a dirigentes sindicales y populares hace parte de la llamada política de “seguridad democrática”, que ve en cualquier contradictor a un “terrorista enemigo” de la patria.  Es la política del espionaje contra toda la oposición, las cortes que aplican justicia, contra periodistas, que para tapar su gravedad han dado en llamar “chuzadas”; la política que ha cometido más de un millar de crímenes por parte de integrantes de la Fuerza Pública, que para encubrirlos han dado en llamar “falsos positivos”.

Recordaremos a Alirio, a Leonel y a Jorge como amigos que dedicaron la mayor parte de su vida a luchas contra las injusticias y violaciones a los derechos humanos que continuamente se cometen en el departamento de Arauca.  Reiteramos nuestra voz de aliento y nuestro apoyo a sus familiares.  Algún día tendremos justicia.