Rusia alerta contra utilización de terroristas con fines geopolíticos

El canciller de Rusia, Serguei Lavrov, descartó hoy una normalización estable de la situación en el Medio Oriente si continúan los intentos de «utilizar a los terroristas como peones de ajedrez en dudosos juegos geopolíticos».

Al dar la bienvenida en un mensaje a los expertos internacionales del Club de Debate Valdai, reunidos para analizar la situación en esa región, el titular insistió en que ante todo se debe combatir al autodenominado Estado Islámico.

El texto leído por el vicecanciller Mijail Bogdánov alertó sobre el posterior deterioro de la situación, el cual implica una grave amenaza para el conjunto de la arquitectura global, según la fuente.

Sin mencionar a Turquía ni Arabia Saudita, Bogdánov expresó, por su parte, la preocupación de Moscú por quienes tratan de profundizar la crisis mediante la implementación y creación de «una zona tapón» en la frontera turco-siria, así como por «la conformación de ciertos bloques militares nuevos para una operación terrestre en Siria».

Recordó el viceministro que el presidente Vladimir Putin expuso el lunes último la idea de conformar un amplio frente antiterrorista con participación de los ejércitos de Damasco, Bagdad, las milicias kurdas y la oposición patriótica armada, con apoyo de actores regionales e internacionales con la ONU como coordinador central.

Según muestra el desarrollo de la situación, explicó Bogdánov, «la necesidad de crear este frente amplio no hace más que crecer».

Las palabras del viceministro de Asuntos Exteriores tienen como trasfondo los bombardeos que realizan desde hace una semana las Fuerzas Armadas turcas contra la base aérea de Menagh y sus alrededores, en la provincia siria de Alepo, arrebatada al Estado Islámico (EI) por las milicias populares kurdas.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su primer ministro, Ahmet Davutoglu, intentan justificar esos ataques con el pretexto de que Ankara considera terroristas a los milicianos kurdos, y por tanto una amenaza para sus fronteras con Siria.

La guerra estimulada por Estados Unidos y aliados de la zona con el objetivo de derrocar al presidente constitucional Bashar al-Assad provocó desde su inicio en marzo de 2011 la muerte de más de 250 mil personas y convirtió en desplazados a unos 12 millones de seres humanos.

rc/jpm

[FUENTE: http://prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=4641471&Itemid=1]