Schlumberger-Surenco rompe negociación con la USO

{image}http://www.eldia.com.co/images/stories/030310/jdn_uso.jpg{/image}“La semana  pasada la empresa Schlumberger-Surenco  rompió  las  negociaciones del  pliego con la USO  después de de asumir posiciones intransigentes  por parte de su comisión en la mesa”, señala Martín Ravelo, secretario de asuntos energéticos del sindicato y uno de los negociadores.

“Nosotros hemos sido propositivos, bajado puntos  en aras de encontrar una vía posible y aceptable para las partes, pero al contrario, la compañía se empecina en no reconocer la realidad de los hechos lo que no ayuda para el futuro de los trabajadores y de la misma empresa”, añade.

Ravelo denuncia que Schlumberger-Surenco  a pesar de ser una de las empresas dedicadas a ala industria del petróleo, violenta los derechos de los trabajadores  en todos los frentes de este vital sector de la producción.

Añade que por ejemplo, en el contrato de alianza y cooperación  técnica  con Ecopetrol en los campos de Casabe, en el Magdalena Medio, no se aplica la convención USO-Ecopetrol a pesar de que hay cláusulas claras que exige su cumplimiento en materia salarial y prestacional.

“En el contrato Infantas en  El Centro  se desconocen las disposiciones salariales plasmadas en los acuerdos convencionales que cobija dicho contrato y esto se reitera en todos los campos de producción donde tiene asiento dicha compañía”, enfatiza.

Denuncia también que la empresa somete a sus trabajadores a jornadas extenuantes como laborar seis meses consecutivos sin darles un descanso y se acumulan hasta 150 días en un año sin compensatorios que no pueden disfrutar porque sus ingresos se desprenden de las horas extras.

“Es muy grave que estos compañeros laboren jornadas que van de las 24 a las 36 horas sin descanso violentando las disposiciones de seguridad industrial sobre la materia y que reposan en los mismos contratos”, indica.

 Agrega que se han encontrado casos en los que se ocultan los  accidentes de trabajo para mantener en forma tramposa bajos índices que se reportan a las empresas a las cuales prestan sus servicios, mientras han creado un sistema de medicina prepagada para eludir a las ARP como ordena la ley.

“Es colmo que Sclumberger, tan prestigiosa en el mundo como la Hallyburton, no preste un servicio de transporte para que los trabajadores  se movilicen de sus hogares a los campos de producción”, denuncia.

En materia de escalafón, Ravelo señala que la empresa mantiene estancados a sus trabajadores  y no hay mecanismos adecuados para las promociones a las que tienen derecho.

Señala que el clima de represión es tal que a los trabajadores que se atrevan a denunciar las anomalías  son objeto de sanciones y hasta el despido.

“Nosotros le hemos ratificado a la empresa que no estamos dispuestos a someternos a sus imposiciones arbitrarias y que continuaremos por el camino de las negociaciones siempre que estén en disposición de reconocer la dura realidad de la situación laboral allí reinante”, concluyó Ravelo.